Opinión

Los globos de ensayo de Duque

Pareciera que ahora se quisiera gobernar con globos sonda, que se sueltan sin importar si prospera o se revientan.

Por:
Febrero 20, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los globos de ensayo de Duque
Los globos sondas de Duque se llaman reforma tributaria, ley de financiación, Plan de Desarrollo, y quizá nos falta el Plan de Inversiones

Para sacar adelante un proyecto de Gobierno es usual que los presidentes busquen formas de sondear la receptividad que pueden tener sus propuestas o sus políticas.

En tiempos recientes Álvaro Uribe soltaba ideas para que los diferentes funcionarios que no formaban parte del gabinete –y generalmente que pertenecían a los gobiernos seccionales- debatieran alrededor de los temas, presentándose después el mismo presidente como quien definía el resultado; por eso se decía que él era al mismo tiempo el gobierno y la oposición, y por eso eran repetidos los casos en que quien había sostenido la posición perdedora resultaba regañado por el mandatario. El país iba hacia la extrema derecha porque el presidente era el führer y se iba para donde él mandaba.

El presidente Santos tuvo como sistema el de permitir o estimular a los miembros de su gobierno para que lanzaran ideas que circularan durante bastante tiempo –no se inventó pero si utilizó la palabra ‘socializar’- y que fueran los diferentes sectores interesados los que acabaran mostrando un  consenso que sería plasmado como proyecto de gobierno. Entre las mayorías que garantizaban la ‘gobernabilidad’ (es decir que pasaban y aprobaban lo que el gobierno presentara) y la falta de una verdadera orientación del gobierno en materias diferentes de la negociación del ‘Acuerdo de Paz’, en el trámite en el Congreso ni se produjo ni se definió mucho respecto a una línea de gobierno.

no parece tener la misma habilidad para maniobrar, ya sea ante la opinión pública o en el Congreso.

 

Encontramos una segunda versión de  orientaciones hacia la extrema derecha,
pero a diferencia de la original
sin la misma habilidad para maniobrar, ante la opinión pública o en el Congreso

 

Hoy nos encontramos con una segunda versión de  orientaciones hacia la extrema derecha (las nuevas propuestas de autorizar portes de armas, de informantes, de tendencias económicas que favorecen la gran empresa, etc. son repetición de la ‘seguridad democrática’, así como el poder y la presencia de Álvaro Uribe y su ‘Centro Democrático). Pero a diferencia de la original, no parece tener la misma habilidad para maniobrar, ya sea ante la opinión pública o en el Congreso.

Pareciera que ahora se quisiera gobernar con globos de ensayo. O peor, que se sueltan sin importar si prospera o se revientan.

En España la no aprobación de un presupuesto presentado por el gobierno lleva a elecciones generales porque es lógico que si no se cuenta con los medios para desarrollar las políticas que se proponen estas quedan en entredicho. No poder volver ley lo propuesto lleva a buscar claridad respecto a cuál es o quien representa la voluntad popular mediante nuevos comicios.

Nuestro Gobierno, después de renunciar a una reforma tributaria que debía ser  su columna vertebral, presenta una Ley de Financiamiento sin saber qué respaldo puede tener por parte de la población; tampoco mide la capacidad de sacarla adelante en las Cámaras; ni ‘se sacude’ ante un resultado que ni representa lo que buscaba ni logra un cuadre de cuentas que le dé tranquilidad para manejar lo que sacó adelante.

Y lo repite con lo que supone aún más ser la medula de su proyecto, es decir la Ley del Plan de Desarrollo. No se trata solo de tener que echar para atrás lo que es presentado por sus propios subalternos –como la reducción de los subsidios o la entrega de la Planeación Nacional al Ministerio de Hacienda-; lo inquietante además de la incapacidad de presentar un proyecto coherente donde se plasma una orientación y un programa para desarrollarla es la indiferencia ante el hecho de que se convierta en un ‘árbol de Navidad’ donde pueden caber todos los colgandejos.

Y todavía nos falta oír qué trae y en qué se puede convertir el Plan de Inversiones que debe complementar esa Ley.

 

 

-Publicidad-
0
1964
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Juan Manuel López

¿Cuestionamiento a la sentencia o a la JEP?

¿Cuestionamiento a la sentencia o a la JEP?

¿A quién beneficia la parálisis del país?

¿A quién beneficia la parálisis del país?

De Chuzadas e Interceptaciones

De Chuzadas e Interceptaciones

Los casos de Antanas Mockus y Ángela María Robledo

Los casos de Antanas Mockus y Ángela María Robledo

Del caso de Claudia y Navarro

Del caso de Claudia y Navarro

La lenta desaparición de la sociedad patriarcal

La lenta desaparición de la sociedad patriarcal

De la desaparición de ‘Tradición, Familia y Propiedad’ a la conformación del nuevo Derecho

De la desaparición de ‘Tradición, Familia y Propiedad’ a la conformación del nuevo Derecho

Duque, el aprendiz de brujo

Duque, el aprendiz de brujo