Los enredos de Jennifer Arias que le hundirían la Presidencia de la Cámara

Protegida por el Presidente Duque y Álvaro Uribe y apoyada por Mininterior, la representante estaría relacionada con narco-pilotos y una cuestionada campaña política

Por:
julio 08, 2021
Los enredos de Jennifer Arias que le hundirían la Presidencia de la Cámara

En los acuerdos políticos que se hicieron en el 2018 se dispuso que al partido Centro Democrático le correspondía la Presidencia de la Cámara de Representantes para el último periodo legislativo (2021-2022) desde el próximo 20 de julio. Este cargo también implica las funciones de la vicepresidencia del Congreso de la República.

Por orden del ex presidente, ex senador y máximo líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, se decidió elegir a la representante al Cámara del Meta Jennifer Arias. En el gobierno vieron con muy buenos ojos la decisión de Uribe, ya que Arias es de su entera confianza, razón suficiente para tener el respaldo y el guiño del propio presidente de la República Iván Duque y del ministro del Interior, Daniel Palacios .

Con 34 años, Arias se convertirá en la primera mujer del departamento Meta en ser presidenta de la Cámara de Representantes después de 17 años, gracias a la lealtad que ha tenido con Uribe Vélez, a quien ella misma califica como su “mentor”, como se observa en un trino enviado el pasado 23 de junio cuando se hizo oficial la postulación, derrotando a sus colegas Edward Rodríguez y Enrique Cabrales del mismo partido.

jennifer-twitter1

La bancada de la Cámara de Representantes del Centro Democrático añadió que también postulaban a las congresistas Yenica Acosta, como presidente de la comisión Cuarta encarga del presupuesto, y Margarita Restrepo, como vicepresidente de la Comisión Primera de asuntos constitucionales.

Jennifer Kristin Arias Falla nació en Nueva York, Estados Unidos, el 13 de enero de 1987. Es ingeniera industrial de la Universidad de los Andes con maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado. Pertenece al Centro Democrático desde su fundación en 2013, fue su directora en el Meta y candidata a la alcaldía de Villavicencio en las elecciones municipales de 2015 por ese mismo partido y se quemó con 25.496 votos. La campaña de Jennifer Arias utilizó, para esos comicios, el mismo eslogan que históricamente ha publicitado Álvaro Uribe desde 2002: “Mano firme, Corazón grande”.

Logo de campaña de Jennifer Arias del Centro Democrático a la Alcaldía de Villavicencio, departamento del Meta

Mientras era aspirante a la Alcaldía de Villavicencio en 2015, Arias tenía un contrato por $214.302.850 como representante del consorcio Urbano 2013 dentro del proceso de interventoría para la construcción de varios espacios públicos en la capital del Meta. El contrato se firmó el 23 de diciembre de 2013 por un plazo de tres meses. A través de una serie de prórrogas el proceso de extendió hasta el 5 de diciembre de 2014. La ley establece que nadie que haya contratado con el Estado un año antes de las elecciones puede ser candidato.

Tarjetón de las elecciones regionales de Colombia del 25 de octubre de 2015 a la Alcaldía de Villavicencio,
departamento del Meta

Según su autobiografía , inició su carrera política en 2010, labor que siempre ha sido direccionada y apoyada por Álvaro Uribe. Fue elegida representante a la Cámara por el departamento del Meta en las elecciones legislativas de marzo de 2018 al conseguir 31.125 sufragios. Desde ese momento conforma la Comisión Séptima de asuntos de salud, la misma de la que Uribe formaba parte en el Senado. Arias afirma que su familia ha tenido la tranquilidad de volver a Colombia “gracias” a Uribe Vélez.

Trino del 16 de agosto de 2014. (De derecha a izquierda) Luis Eduardo Arias Castellanos (padre de la congresista), Jennifer Arias, Álvaro Uribe y Laura Falla Londoño (madre de la representante)

Arias Falla también fue señorita Meta en el reinado nacional de belleza Miss Colombia 2007, el mismo año en el que su hermano Andrés Eduardo Arias Ochoa fue capturado en una operación de narcotráfico llevada a cabo por la DEA en Miami, Florida, Estados Unidos. La Fundación Paz y Reconciliación también logró documentar que el padre de la congresista es un poderoso contratista del Meta que fue condenado por homicidio en 1993.

Jennifer Arias fue la coordinadora de campaña a la presidencia de Iván Duque para los departamentos de Vaupés y Guaviare, estrechando una relación entre el ex presidente Álvaro Uribe Vélez e Iván Duque con empresarios de la aviación de los llanos que están vinculados a actividades del narcotráfico. Dos pilotos de la campaña del Centro Democrático aparecieron en operaciones contra la droga, una en Guatemala y otra en Providencia en Colombia. La representante a la Cámara es reconocida por ser lobista de las empresas de aviación de los llanos, a quienes les logró conseguir autorizaciones para hacer vuelos al declararse la pandemia en marzo de 2020.

El entonces candidato a la Presidencia de la República del Centro Democrático Iván Duque Márquez y un grupo de aspirantes al Congreso, liderados por Álvaro Uribe Vélez, fueron transportados en sus actos de campaña de 2018 en vuelos a los departamentos del llano colombiano por aeronaves de la empresa Llanera de Aviación. Esta compañía de transporte aéreo, es investigada por la Dirección Especializada del Derecho de Dominio de la Fiscalía General de la Nación por lavado de activos . Esta empresa ha obtenido dos contratos con el Departamento Administrativo de Aeronáutica Civil de Colombia, sin ningún mérito e incumpliendo los requisitos.

Samuel Niño Cataño fue el piloto oficial de la campaña a la Presidencia de Iván Duque y también trasportó al senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez

A pesar de que ella es del departamento del Meta, Uribe y Duque le encargaron responsabilizarse de los departamentos del Vaupés y del Guaviare para las campañas del Centro Democrático. “Yo nunca había ido al Vaupés, pero curiosamente fui concebida en Mitú porque mi papá iba mucho y mi mamá también y allá quedó embarazada mi mamá”, sostuvo en una entrevista la representante Arias.

Foto izquierda: en primer plano, Samuel Niño Cataño, difunto piloto del cartel de Sinaloa y de las campañas de Álvaro Uribe e Iván Duque. Detrás de él, Juan Camilo Cadena, piloto del avión que cayó en la isla de Providencia con media tonelada de cocaína

Los pilotos de Llanera de Aviación Samuel David Niño Cataño y Juan Camilo Cadena realizaron vuelos oficiales para las campañas del Centro Democrático entre febrero y mayo de 2018 en los que tuvieron como pasajeros, entre otros líderes, al hoy presidente Iván Duque, al ex senador Álvaro Uribe Vélez, la representante Jennifer Arias, la ex congresista Nohora Stella Tovar, el fallecido ministro Carlos Holmes Trujillo y el ex embajador de Estados Unidos Francisco Santos.

De izquierda a derecha: Hernán Gómez Niño, hermano del piloto del Cartel de Sinaloa; el ex periodista Juan Pablo Bieri, la actual jefe de Gabinete de la Presidencia, María Paula Correa, el candidato Iván Duque y Alicia Arango, hoy embajadora de Colombia ante la ONU

El piloto del cartel de Sinaloa también estuvo con Iván Duque haciéndole campaña a la hoy representante a la Cámara del Centro Democrático, Jennifer Arias, junto a su hermano Hernán Gómez Niño, también piloto y candidato uribista a la Gobernación del Meta en 2015.

Jennifer Arias en campaña política en Guaviare

 

Una investigación del medio de comunicación independiente La Nueva Prensa, reveló que Samuel David Niño Cataño, piloto de la campaña electoral de Iván Duque y de confianza de Álvaro Uribe Vélez, se precipitó a tierra y desapareció el martes 3 de diciembre de 2019 en la frontera de Guatemala y México transportando desde Colombia una remesa de cocaína para el cartel de Sinaloa. Mientras que Juan Camilo Cadena era el piloto del avión bimotor de matrícula estadounidense N 722KR, que cayó el pasado domingo 23 de mayo en la isla colombiana de Providencia con 446 kilos de cocaína pura, en el cual está involucrado Miguel Jaramillo, pareja de la actriz y comediante Alejandra Azcárate. Durante las inspecciones judiciales iniciales practicadas al avión fueron recogidas muestras de tierra rojiza del Guaviare que estaba adherida principalmente al tren de aterrizaje, dijo la fuente de la Sociedad de Activos Especiales consultada por La Nueva Prensa .

Juan Camilo Cadena Botero (derecha), aviador que transportaba media tonelada de cocaína capturada en Providencia, fue piloto de Álvaro Uribe en un vuelo a Puerto Lleras, Meta, en 2018, a cuyo lado va Nohora Stella Tovar, exsenadora del Centro Democrático y candidata en 2019 a la gobernación del Meta. Foto tomada por Hernán Gómez Niño (izquierda), hermano del piloto de cartel de Sinaloa que transportó en esa misma campaña a Uribe y a Iván Duque.

Niño Cataño donó 20 millones de pesos a la campaña de 2018 que reeligió a Álvaro Uribe Vélez en el senado, de acuerdo con el registro oficial de contribuciones, donaciones y créditos en dinero y especie del Consejo Nacional Electoral.

Cuando se supo que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez ocultó durante 23 años el hecho de que su hermano Bernardo había sido condenado en 1997 por tráfico de heroína a los Estados Unidos , ella aseguró que se trató de una “tragedia familiar” .

Desde entonces se han acuñado estos términos para referirse a los vínculos que existen entre familiares de políticos del Centro Democrático y aliados políticos del ex presidente Álvaro Uribe con el narcotráfico, pues el caso de la canciller y vicepresidenta no es el único. Entre otros acontecimientos, están los de la senadora Paola Holguín que es hija de Frank Holguín, testaferro del jefe del Cartel de Medellín Pablo Escobar y el embajador de Colombia en Estados Unidos Juan Carlos Pinzón es sobrino de un narcotraficante a cadena perpetua en ese país .

La representante Jennifer Arias no ha sido ajena a estas “tragedias familiares”. La primera tragedia en su familia tiene que ver con uno de sus seis hermanos: Andrés Eduardo Arias Ochoa, de profesión piloto, aceptó cargos de narcotráfico en marzo de 2008 ante la Corte del Distrito Sur de Florida, así lo demuestran los documentos judiciales obtenidos por la Fundación Paz y Reconciliación.

Arias Ochoa es conocido con el alias de “Fosforito”.

En febrero de 2007, Arias contactó a una fuente confidencial de la DEA para comprarle cocaína y heroína. Le dijo que había manejado de Nueva York a Miami y que le interesaba reunirse con la fuente para negociar la compra de estupefacientes para comercializarlos en Estados Unidos. El 5 de marzo se encontraron en el restaurante Denny’s del sector Coral Gables. En esta reunión, la fuente confidencial y Arias Ochoa negociaron la compra de 10 kilos de cocaína y uno de heroína. Arias le dijo a la fuente que estaba comprando cocaína para sus socios en Miami.

El 9 de marzo se encuentran para concretar el negocio. Arias le pide la cocaína a la fuente y ésta le pide que le muestre el dinero del pago en primer lugar. Arias lo lleva hacia su carro y le mostró un sobre blanco con alrededor de US$15,000 en billetes de $100 y de $20. Inmediatamente después, Arias fue capturado por la DEA y en ese momento renunció a su derecho a la no autoincriminación y reconoció que se encontraba en esa reunión con el fin de comprar cocaína.

(De izquierda a derecha) Fabio Rojas, empresario de la región, Mauricio López (centro), dueño de la discoteca de Villavicencio “Capachos” y Andrés Eduardo Arias Ochoa (sombrero), hermano de la congresista Jennifer Arias

Paradójicamente, Jennifer Arias dijo que antes de reina y política quería ser piloto. En su cuenta de Facebook escribió un mensaje compartiendo esta anécdota a sus seguidores: “¿Sabían que a los 15 años cuando me gradué del colegio quería ser piloto de helicóptero? Me presenté a la Fuerza Aérea Colombiana pero no me aceptaron. Hoy sirvo a mi patria desde otra orilla pero con el mismo amor”.

La segunda tragedia familiar de Jennifer Arias tiene que ver con su padre Luis Eduardo Arias Castellanos. El 21 de enero de 1993, fue condenado por homicidio por el juez cuarto penal de Villavicencio a 40 meses.

El 5 de noviembre de 1992, Arias Castellanos asesinó a un hombre en el barrio La Esperanza de Villavicencio “con su arma de fuego (…) causándole la muerte, quien había llegado en estos instantes en compañía de la señora Laura Falla Londoño, quien hace unión libre permanente con el sindicado”.

castellanos-contratista

Luis Eduardo Arias Castellanos es un poderoso contratista en el Meta, como se observa, es representante legal de la Unión Temporal Ganaderos Altillanura que firmó un contrato por 4 mil 356 millones con la alcaldía de Puerto Gaitán.

Jennifer Arias es conocida en el mundo de la política como la lobista de las empresas de aviación del llano. Desde que fue electa como congresista, ella ha actuado como representante de los pilotos articulando reuniones de ellos con el ex presidente y ex senador Uribe, en general con el partido Centro Democrático, sus directivas y otros congresistas, y haciendo contactos con el gobierno nacional, en especial con la Aeronáutica Civil y el Ministerio de Transporte, para favorecer los intereses de estas empresas y pilotos.

En el Informe de Gestión de Jennifer Arias del periodo legislativo del 20 de julio de 2019 y el 20 de junio de 2020, planteó como gestión exitosa, algunos de los compromisos que asumió con las empresas de aviación.

En la página 78, deja constancia de una reunión efectuada el 6 de mayo de 2020, con representantes de las empresas y escuelas de aviación del Meta, para conocer de primera mano la crisis que atrevieran, y que se ha venido ahondando tras la emergencia económica por el Covid-19. Dicho gremio manifestó preocupación por temas como: Aumento desmesurado en el precio de las pólizas, alto valor del combustible y costos operacionales ante la subida del dólar.

“He trabajado con ellos para llevar sus necesidades y propuestas ante el Gobierno Nacional, buscando soluciones y alternativas que logren aliviar su situación y así evitar el cierre de sus empresas, claves en la economía regional”, dice el informe de la representante. Entre otras cosas, le pidió a la Superintendencia Financiera una respuesta para reducir los altos costos establecidos en la actualidad en relación con el aseguramiento específicamente en pólizas.

Entre otros, en esa reunión participó uno de los pilotos de Llanera de Aviación, Juan Carlos Niño Cataño, tío de Hernán Gómez Niño, hermano mayor; y Samuel David Niño Cataño, piloto del Cartel de Sinaloa, que señaló : “Yo tengo muchísima fe en el presidente. Yo creo muchísimo en él. No solamente voté por él, creo muchísimo en el presidente Duque. Y yo creo con firme convicción que está haciendo muchísimas cosas”.

Dado que la declaratoria de emergencia sanitaria y económica en marzo de 2020 por parte del gobierno nacional debido a la pandemia mundial por el coronavirus, toda la operación de transporte aéreo fue suspendida, afectando no solo a las empresas de aviación a nivel mundial sino a los operadores y trabajadores de las mismas.

Por esta razón, es que la congresista Jennifer Arias adelantó reuniones con la ministra de Transporte Ángela María Orozco y las empresas de aviación del oriente colombiano, logrando que los pilotos pudieran expresar las necesidades que aquejaban a este reglón de la economía nacional. En esas reuniones se acordó con el gobierno: a) Crear una mesa de trabajo con Mintransporte, para abordar temas como IVA a los combustibles, costos operacionales, créditos al sector y reinicio de actividades. B) Iniciar hoja de ruta con la Aero Civil Colombia, Ministerio de Energía Colombia y Ministerio de Hacienda a fin de buscar alternativas a la problemática expuesta.

El 25 de junio de 2020 , el Centro Democrático organizó la reunión sectorial con representantes del gremio de transportadores de la industria aérea con la participación de Álvaro Uribe Vélez, moderación de Nubia Stella Martínez, directora del partido, y de las congresistas Paola Holguín y Jennifer Arias.

En el evento, fueron escuchada las propuestas y quejas de distintos pilotos que le pedían al Centro Democrático gestionar ante el gobierno nacional la autorización de

reactivación de los vuelos, bajo los parámetros de bioseguridad planteados. En ese momento Colombia llevaba tres meses sin operaciones aéreas por la emergencia económica por cuenta de la pandemia. A la reunión también citaron al entonces presidente de la Federación de Departamentos de Colombia, Carlos Camargo, y a Gilberto Toro de la Federación de Municipios, con el fin de que estos ayudaban a convencer a los alcaldes y gobernadores para autorizar los vuelos.

Jennifer Arias tomó la palabra y dijo que quería poner sobre la mesa que esta aviación en lo local ha tenido dificultades, y que, como depende de las alcaldías la autorización, “nos toca empezar a decirle a los entes territoriales que nos ayuden a agilizar todos estos trámites que han venido siendo un tanto demorados”. Acto seguido, el entonces senador Uribe señaló que “el llano expresa todo lo que Colombia requiere de la aviación”.

Fue así como la senadora Paola Holguín dijo que la solución estaba en autorizar la figura de “vuelos humanitarios”.

“Yo creo que a nosotros la tarea que nos toca hoy es primero sensibilizar a los colombianos y autoridades locales sobre algo que aquí se dijo que es fundamental: los pilotos empezaron hace tres meses cuando empezamos los vuelos humanitarios, yo creo que a eso hay que hacerle mucho énfasis, para darle un parte de tranquilidad a los mandatarios locales y a los ciudadanos”, propuso la senadora Holguín, ante lo que el ex presidente Álvaro Uribe dio autorización y vía libre para formularle esa propuesta al gobierno nacional. El 21 de julio de habilitó el primer vuelo entre Bucaramanga y Cúcuta.

“Una de las primeras intervenciones fue de nuestra compañera Jennifer Arias que manifestó toda esa problemática del llano. Yo creo que en la parte de Colombia donde más se expresa hoy, bueno en toda Colombia, pero diría uno el llano expresa todo lo que Colombia requiere de la aviación”, argumentó el senador Uribe Vélez.

Curiosamente, bajo la figura de “vuelos humanitarios” es que cayó la avioneta en Providencia en mayo de 2021 con media tonelada de cocaína. El piloto Cadena le había dicho a la Policía que tenía un cargamento de cajas de tapabocas en el marco de un servicio humanitario, hasta cuando se descubrió que era cocaína.

 

Te puede interesar:

Lo que oculta el escándalo de Alejandra Azcárate

-.
0
12900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los titiriteros del poder

Los titiriteros del poder

Nota Ciudadana
Caricatura: ¡Presidente, el apátrida es usted!

Caricatura: ¡Presidente, el apátrida es usted!

Nota Ciudadana
Uribismo, el virus más peligroso que puede contraer un colombiano

Uribismo, el virus más peligroso que puede contraer un colombiano

Nota Ciudadana
La incompetencia que desnudó el Coronavirus

La incompetencia que desnudó el Coronavirus