Los días felices de Carlos Calero como diplomático en Estados Unidos

A pesar de haber sido uno de los cónsules más queridos, su nombramiento en San Francisco terminó tumbado por cuenta del Tribunal Administrativo de Cundinamarca

Por:
diciembre 04, 2021
Los días felices de Carlos Calero como diplomático en Estados Unidos

La mayoría de personas que conocen San Francisco, fantasean con algún día vivir en dicha ciudad, desbordada de belleza, de cultura e innovación. Pero la belleza viene con su precio y es alto. La ciudad californiana es una de las metrópolis más costosas del mundo para vivir. Sin embargo, dicha urbe -sueño platónico de millones- es hogar de una comunidad colombiana cuantiosa y fortalecida. Tanto así que desde los años 90, el gobierno colombiano abrió un consulado general permanente para la atención a los connacionales.

Dentro de los sueños del famoso presentador Carlos Calero vivir en San Francisco nunca fue un plan de vida, sino una especie de fortuna que le llegó por coincidencia. Durante los meses preelectorales en el 2014, el entonces presidente Juan Manuel Santos en campaña presentó un evento en el Campín donde se encontró con Calero a quien ya conocía. En aquel entonces, Carlos Calero tenía varios años trabajando como coach de políticos en manejo de medios tras haber finalizado una maestría en Marketing y Opinión Política. Aquella faceta, paralela a su carrera en tv, no era tan conocida por los colombianos, pero si por las altas esferas de poder.

Por eso, cuando el contrato en RCN finalizó y Calero quedó desempleado no dudó en tocar la puerta de presidencia. Así terminaría representando al país en la lejana ciudad de California. Con un salario cercano a los 5 mil dólares mensuales exento de impuestos y fuero diplomático, Calero empezó a construir una cómoda vida haciendo lo que más le gusta hacer: servir a los colombianos. La comunidad de connacionales en San Francisco se encariñó rápidamente con su cónsul quien demostró ser muy proactivo y sensible ante las necesidades de los ciudadanos en situación de dificultad.

El problema fue que el cargo de cónsul de Carlos Calero fue efectuado en provisionalidad, una figura administrativa que responde a la necesidad de posicionar funcionarios que no hagan parte de la carrera diplomática. Y en el escalafón de Ministro Consejero, el rango al que fue asignado en su nombramiento como cónsul, si habían diplomáticos de carrera esperando nombramiento en el exterior y que por ley deberían tener prioridad. Poco después nombrado, un abogado interpuso una acción legal ante un Tribunal Administrativo de Cundinamarca que meses después terminó tumbando su nombramiento. No le quedó de otra que volver a Colombia y a la televisión colombiana, que estuvo encantada de recibirlo devuelta.

En San Francisco, la comunidad colombiana hizo todo lo posible para que Calero se quedara. Varios grupos de Facebook consolidaron plantones de protestas en diferentes puntos de la ciudad. “Apoyo a nuestro cónsul el señor Carlos Calero” era el nombre del principal colectivo ciudadano. Inclusive recogieron firmas por medio de Change.org para apoyar al carismático cónsul.

Le puede interesar:

La inmoral explotación de Yanfri en "Día a Día" de Caracol

 

 

 

-.
0
1600

"Las mujeres negras: bravas, perezosas y brujas": el racismo en la campaña contra Francia Márquez

Los sapos que no se tragarían los uribistas frente al Acuerdo de Petro

Los sapos que no se tragarían los uribistas frente al Acuerdo de Petro

¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus