Los días amargos de Carlos Calero azotado por las redes

A su abrupta salida del consulado en San Francisco le siguió un intenso bullying que se sacudió y arranca ahora presentando la nueva versión de Yo me llamo

Por:
septiembre 01, 2019
Los días amargos de Carlos Calero azotado por las redes

A mediados del 2016 le llegó una propuesta de RCN, el canal con el que había firmado un contrato de exclusividad a finales del 2009. Había dejado su casa, Caracol, para irse a trabajar a la competencia. Los números lo convencieron. Sin embargo, el programa que presentaba, Duro contra el muro, solo duró tres años. En el 2013 Calero empezó una crisis creativa que no había vivido. Su experiencia en Profesión Hogar, un programa de fin de semana que tampoco funcionó lo tenía a bordo de la desesperación. El programa con el que pensaban relanzar su carrera no lo convenció. Le dijo no al canal y, una semana después, recibió una carta de despido. En ese momento Calero supo que hacer: llamar al Presidente Santos.

Barranquillero de pura cepa, nacido en julio de 1969, Calero tenía dos pasiones desde niño: la música y el periodismo. Estudió en la Tadeo en Bogotá y fue discípulo de Pachecho y Yamid Amat quien lo puso, pese a su juventud, como el primer presentador de Noticias Caracol en 1998. Se cansó de las noticias y se dedicó al entretenimiento. Hubo un momento en que era considerado el reemplazo de Fernando González Pacheco pero el paso con RCN fue fallido. Sin embargo, un flotador lo mantendría a flote.

En el 2014, días después de haber sido reelegido, Carlos Calero fue llamado por el equipo de Juan Manuel Santos para presentar uno de sus actos programados en el Coliseo El Campín. Después del discurso el entonces presidente habló largo rato con el presentador en el camerino. Congeniaron. A la semana lo llamaron a un acto en Medellín y desde ahí era uno de los presentadores habituales. Cuando RCN lo echó llamó directamente a Santos. El presidente le dijo que en una semana lo llamaba y hablarían con calma. En Palacio Santos le soltó la bomba: lo quería de cónsul de Colombia en San Francisco. Al principio Calero sintió alegría. Después la noticia le estallaría en la cara.

En septiembre del 2016 su antiguo jefe y mentor, Yamid Amat, lo llamó para comentarle que en la sección 1,2,3 uno de los confidenciales sería su nombramiento. “Bien jefe, hágale”, le dijo confiado Calero. Cuando salió la noticia se convirtió en tendencia nacional en Twitter. No se hablaba de otra cosa en redes sociales. El nombramiento no cayó bien sobre todo en el sector diplomático. Gente que había durado años estudiando relaciones internacionales y que trabajaba en Cancillería pusieron el grito en el cielo, ¿el presidente Santos le daba ese cargo a Calero sólo por ser famoso? Pocos sabían que el presentador había estudiado un año en la Universidad Javeriana una especialización en Opinión Pública y Marketing Político. Pero el azote en redes se ve en estos trinos:

En medio de la tormenta viajó a San Francisco con su esposa, la también comunicadora Sandra Calero y sus dos hijos. Contrario a lo que la gente esperaba la labor de Calero como cónsul fue excepcional. Lo primero que hizo fue ponerse en contacto con las docenas de colombianos que están presos en las cárceles de esa ciudad. Ellos no podían creer que existiera un cónsul tan cálido, tan pendiente de ellos. Los visitaba y les solucionaba problemas cotidianos como tener una cuchilla para afeitarse la barba o comprarles cepillos de dientes y crema dental. Incluso a un manizalita que llevaba 34 años preso le consiguió una pinta en estreno para poder salir libre vistiendo bien. Gente que se pudría en la cárcel recibieron la visita y percibieron la buena energía y la calidez del Consul.

Pero en Colombia las aguas no se calmaban. Una tutela interpuesta por un ciudadano le dio las razones a un Tribunal Administrativo de Cundinamarca para tumbar su nombramiento el 29 de septiembre del 2017. Calero regresó a Colombia y al principio todo parecía una pesadilla. Su hija, estudiante de Derecho de la Javeriana, tenía que aguantarse como profesores nombraran en clase a su papá como ejemplo de corrupción. No quería ni salir a la calle, ni dar la cara. Pero las heridas se fueron cerrando y Calero vio que la gente no lo olvidaba. Dos años después de la humillación pública que significó su retiro regresa a la televisión en Yo me llamo. Su prestigio y el cariño que siente la gente están intactos.

-Publicidad-
0
154500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nueva cuota conservadora en el Consulado de Boston

Nueva cuota conservadora en el Consulado de Boston

Petro no se rinde: interpondrá una nueva tutela dirigida a Santos

Petro no se rinde: interpondrá una nueva tutela dirigida a Santos

Nota Ciudadana
El desagradable y rancio machismo de Jessi Uribe

El desagradable y rancio machismo de Jessi Uribe

Éxito total: Yo Me Llamo arrasa con el rating

Éxito total: Yo Me Llamo arrasa con el rating