Los colombianos detrás del San Raffaele, el barco hospital del Pacífico

Iván Ramiro Córdoba, Diego Posso y Ana Lucía López apoyados por un sacerdote italiano le dieron vida hace 11 años y vándalos estuvieron a punto destruirlo en Buenaventura   

Por:
agosto 03, 2020
Los colombianos detrás del San Raffaele, el barco hospital del Pacífico

Antes de dejar Italia, el sacerdote italiano Luigi María Verzé le encomendó al médico caleño Diego Posso construir un gran barco hospital para que recorriera el Pacífico. Se habían conocido en Milan donde Posso formaba parte del grupo de urgencias del Servicio Médico y del Hospital San Raffaele de Milán. Verzé, un influyente sacerdote con cercanía a grandes personajes como el millonario ex primer ministro Silvio Berlusconni, lo había fundado en 1970.

Diego Posso se le había adelantado en la tarea al clérigo y ya había ido enviando vía el puerto de Buenaventura, varios equipos médicos de segunda, desechados en Italia pero aún en buen estado y que resultaban de gran utilidad en el abandonado Hospital San Juan de Dios de su natal Cali. Coincidía con el sacerdote en la necesidad de una embarcación para cumplir la tarea en las abandonadas poblaciones ribereñas del Pacífico colombiano.

La pasión de Diego Posso por la medicina comenzó con las clases en el Hospital Universitario del Valle, donde se formó como paramédico. Como parte del equipo del hospital departamental le tocó atender a sus 25 años a las víctimas de la guerra entre Pablo Escobar y el Cartel de Cali. Viajó a Milan en 1995 para asistir al matrimonio de su hermana y terminó arraigado en Italia, durante casi veinte años. Comenzó como bombero y en 1998 ya hacía parte del equipo interno del Hospital San Raffaele, encargado de atender los servicios de urgencia.

Muy pronto vio la posibilidad de conseguir equipos de segunda que desechaban los hospitales italianos: incubadoras, máquinas para diálisis y hasta ambulancias para enviar a su tierra, el Valle del Cauca. Cuatro años después de estar radicado en Italia, en 1999, Posso conoció al futbolista Iván Ramiro Córdoba, quien se alistaba a firmar su primer contrato con el Inter de Milán.

 

Foto: Facebook Diego Posso

Foto: Facebook Diego Posso

Se unieron en la causa y empezó la recolección de fondos a través de la fundación “Colombia te quiere ver” y con donaciones de 5 y 7 euros completaron los 1'894.000 euros para la construcción, compra y funcionamiento de dos años con el fin volver realidad el barco hospital. La donatón fue la puerta de entrada al sacerdote Luiggi María Verzé, quien decidió apoyarlo con tal de que orientara la ayuda médica al Pacífico.

La obra comenzó en el 2004 con la embarcación médica de La Esperanza que rescataron de su deterioro. Había sido organizada por el médico chocoano Emiro González en 1992 y permanecía en desuso anclada en el muelle de Buenaventura. Con una lancha alterna recogían pacientes de las poblaciones cercanas para ser atendidos allí y en siete travesías habían logrado beneficiar a cerca de 7.000 enfermos. Allí aprendieron, y cinco años después, el 16 de junio de 2009, Diego Posso hizo sonar la campana del barco hospital San Raffaele, apoyado por Verzé y Córdoba, quienes habían conseguido 20 millones de euros para dotarla de cinco consultorios, farmacia, laboratorio clínico, una recepción, una sala operatoria, dos puestos de recuperación y un espacio para odontología.

El barco tiene 24 metros de largo, 7 de ancho y cuatro pisos. Foto: Barco Hospital

El barco tiene 24 metros de largo, 7 de ancho y cuatro pisos. Foto: Barco Hospital

El entonces presidente Álvaro Uribe asistió y se comprometió con vincular la embarcación a la Red de Salud del Pacífico para trabajar de manera conjunta con las Empresas Sociales del Estado (ESE) y hospitales municipales. Era la manera de compensar nacionalmente un esfuerzo básicamente italiano, que vinculaba además del sacerdote del hospital San Raffaele de Milán, a la Asociación Italiana para la Solidaridad de los Pueblos (AISPO), la Fundación Ítalocolombiana del Monte Tabor e Iván Ramiro Córdoba.

En el primer recorrido se juntaron en un grupo médico 26 colombianos e italianos, entre los que se encontraban los fundadores Diego Posso y Ana Lucía López, directora de la Fundación Italocolombiana del Monte de Tabor en Colombia, y visitaron los municipios de Guapi, Timbiquí y López de Micay, en la costa caucana.

Foto: Barco Hospital

Foto: Barco Hospital

En 2011, vino el primer tropiezo cuando el padre Verzé le soltó la responsabilidad de la operación del barco al gobierno de Juan Manuel Santos. La situación económica era calamitosa: la EPS Caprecom les adeudaba $230 millones y Asmet Salud 90 días de cuentas vencidas; los hospitales Guapi y Timbiquí debían $42 millones y cada misión de diez días que cubría 3 mil pobladores costaba $150 millones. Aunque las EPS siempre mantuvieron que estaban al día. El San Raffele quedó atascado en el puerto de Buenaventura durante dos años.

Los promotores Diego Posso y Ana Lucía López que tanto le habían invertido no se dejaron derrotar. Empezaron de nuevo a buscar financiación internacional. La embajada de Japón ayuda ahora en la renovación de los elementos tecnológicos y la Unión Europea financia la actividad propia del barco mientas ellos como fundadores se ocupan de los recursos para responder por los profesionales y los insumos médicos. Cada misión que hace por el Pacífico cuesta entre 120 a 150 millones de pesos.

Foto: Barco Hospital

Foto: Barco Hospital

Esta es una misión de gran envergadura que cumple con un gran servicio humanitario y que se ha sostenido por la tenacidad de sus fundadores. De allí la reacción que produjo el robo de la semana que pasó y la solidaridad para recuperar los objetos robados pero también para reparar los daños del San Raffaele. Esperan zarpar pronto y recomenzar de nuevo su misión como lo hacen las otras cuatro embarcaciones que recorren océanos y ríos alrededor del mundo: El USNS Mercy y Comfort de la Armada de Estados Unidos, el Africa Mercy de la ONG Mercy Ships y el Esperanza del Mar de España.

Foto: César Karrion

Foto: César Karrion

-.
0
500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El Superpuerto de Guayaquil que tiene en jaque a Buenaventura

El Superpuerto de Guayaquil que tiene en jaque a Buenaventura

Nota Ciudadana
Si al puerto de Buenaventura le va tan bien, ¿por qué sus habitantes la pasan tan mal?

Si al puerto de Buenaventura le va tan bien, ¿por qué sus habitantes la pasan tan mal?

Cinco directores de la DIAN no vieron la corrupción de Ambuila en Buenaventura

Cinco directores de la DIAN no vieron la corrupción de Ambuila en Buenaventura

Nota Ciudadana
El único colombiano que ha ganado la Champions League

El único colombiano que ha ganado la Champions League