"Los colombianos debemos unirnos para luchar por nuestra dignidad"

"Hoy quiero hacer énfasis en la necesidad que tiene el pueblo colombiano de reconocerse a sí mismo como una sola estructura"

Por: Martín Zamudio Espinel
enero 27, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Me desperté hoy igual que usted; abrí los ojos y  sentí ese sinsabor que causa vivir en una sociedad como la nuestra, porque a pesar de que hace ya un largo rato no vivo en ella la sigo sintiendo viva en mí. Gracias a la vida logré apreciar las dos caras de Bogotá, de Colombia, esa de los ricos y esa de los pobres, porque durante toda mi vida viví en el delirio de la clase media colombiana, una clase media que no es estable, sino que fluctúa de un lado para el otro arrancándonos cualquier conciencia de lo que somos. Desde hace un año que vivo en Francia pero no quiero que piensen, queridos lectores, que yo voy a ponerme a hacer politiquería xenófila barata como la de cierto alcalde que basa todas sus acciones y filosofía política en una sociedad extranjera la cual, aparte de todo, desconoce totalmente. No, justamente lo que quiero a través de este escrito es que usted, como colombiano, se empodere de lo que usted es (es decir miembro activo –por más pasivo que sea- de un sistema) y deje de una vez por todas de pensar que su vecino es un pobre ignorante por ser petrista, santista o uribista.

Cuando se logra ver todo desde lejos, desde una distancia prudente, se logra ver una sociedad estancada en su soberbia. Basta con leer los comentarios que hay bajo los encabezados de las revistas y periódicos electrónicos para darse cuenta del odio que nos tenemos los unos a los otros cuando en verdad todos vivimos lo mismo, arriesgamos lo mismo y penamos igual. Lo realmente incoherente es cuando una persona decide que su único método de acción es publicar esos mismos encabezados a través de sus redes sociales para continuar con el debate politiquero el cual va a quedarse en aquel mundo virtual, donde todos somos activistas por excelencia.

Hoy quiero hacer énfasis en la necesidad que tiene el pueblo colombiano de reconocerse a sí mismo como una sola estructura, como una sola cosa, para empezar a luchar juntos por aquello que es necesario para todos: salud, educación, seguridad, cultura, buenos medios informativos, justicia, entre otras muchas. Para lograrlo no es suficiente con salir a votar porque si algo me enseñó  la vida y mis cursos de ciencia política es que la democracia no solo se basa en el derecho al sufragio, se basa en la presencia popular y en la desobediencia social. Sí, leyó bien, desobediencia social, y ahora si voy a hablar de la sociedad francesa; una sociedad donde la unidad crea la fuerza y donde la gente se manifiesta a través de paros y acciones simbólicas cada vez que no está de acuerdo con una política –pública o privada- que tiene como consecuencia la desdicha de muchos o de pocos. Pero no piense que hay que hacerlo solo porque lo hacen acá, hay que hacerlo porque nosotros como colombianos tenemos la capacidad de pensar en nuestras acciones, en lo que para nosotros está moralmente bien y/o moralmente mal y yo, personalmente, no veo donde haya un error en demostrar el descontento popular, es más, el error está en no hacerlo.

Vamos a enumerar lo que va del año (o más bien lo que no va) a solo 27 días: La venta de Isagén, segunda productora de energía sostenible del país, subastada al por mayoreo a un solo comprador, incremento mínimo del salario mínimo (redundante pero cierto), alza en los impuestos (iva a 19%), una mujer que muere en la vía pública debido a la ineficiencia del sistema de salud y antes de que se presente el CTI llega una tanqueta de la ESMAD, 200 pesos más en el transporte público capitalino (uno de los más caros e ineficientes de américa latina), una honda de calor causada por el fenómeno del niño (la solución es quitarle el agua a los ciudadanos mientras la megaminería gasta 1000 litros de agua por minuto), 40% menos de inversión para los hospitales públicos, miles de millones de pesos botados a la basura por el orgullo de un supuesto “visionario” que quiere hacer un metro “super play” el cual va a desvalorizar predios y va a costarnos una ciudad todavía más ruidosa y visiblemente más fea, entre otras miles de noticias de corrupción, pedofilia, asesinatos y descontentos. La pregunta es, usted, colombiano ¿qué piensa hacer?

Yo le tengo la solución. Movilícese, actúe, haga, grite. Deje de creer en la patraña politiquera de que el buen ciudadano es aquel que se queda callado, buen ciudadano no es el que no habla en público porque eso empeora las cosas, sino aquel que denuncia, bueno ciudadano no es aquel que se indigna de su EPS es aquel quien en vez de devolverse enfermo a su casa va por su acción de tutela, aquel que si sabe que en el congreso roban, que al presidente le encanta la mermelada y que hasta en la suprema corte huele a gato muerto sale a la calle a hacer la justicia que el estado no hace. Deje de hacerle el feo a su vecino y sonríale y por una vez, luche con el sin pensar en la opinión política que puede tener porque aquí lo que se lucha es solo una cosa: Dignidad.

Deje de caer en el enredo hipócrita que es la política colombiana y luche por sus derechos, no por el orgullo de ver en el poder al político que le simpatiza, así y solo así, aquel que esté verdaderamente dispuesto a dirigir a una sociedad “embejucada” va a lanzarse a la presidencia, a la alcaldía, al senado. Es hora de que vean que Colombia se respeta, que a los colombianos no se les engaña y que el dinero que nosotros pagamos hoy en impuestos debe ser para construir un mejor mañana y no para inflar el patrimonio de unos pocos.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
2772

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus