Los abusos de la Empresa de Energía de Boyacá

31 familias de Villa de Leyva, Sutamarchán y Sáchica se encuentran sin luz luego de que un transformador se dañara el 23 de marzo. La empresa sigue sin responder.

Por: Olga Lucía Riaño Ortiz
marzo 28, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los abusos de la Empresa de Energía de Boyacá
Foto: colombia.com

La historia que contaré a continuación nos está sucediendo a 31 familias colombianas, comunes y corrientes, que soñábamos con una Semana Santa tranquila y pacífica con nuestros familiares y que una empresa prestadora de servicios públicos decidió mandar al traste e, incluso, sin exagerar, atentar contra la vida humana, y ya verán por qué.

El miércoles 23 de marzo, en la zona de Villa Leyva, Sutamarchán y Sáchica se presentó una falla de energía.  Ese daño, que ocurrió muy de mañana, quemó el transformador de la zona donde habitan las 31 familias de la historia. Hasta ahí, entendible y tolerable la situación. Pasan las horas, el sector tiene energía y los afectados comenzamos a reportar el daño. Primero nos ignoran y casi a las seis de la tarde, luego de buscar personalmente a unos funcionarios, recibimos una visita y deciden que hay un problema. Esa noche, a oscuras, conservamos “tolerantemente” la esperanza de que al día siguiente todo se soluciones. El jueves regresan los funcionarios y descubren que el transformador se ha quemado. Nos dejan sin energía y se van a buscar uno de repuesto. Aquí empieza nuestro calvario. Pasan las horas y nadie aparece. Llamamos a la línea 115 de EBSA y las señoritas, que van adquiriendo cierto tono de grabadora dañada, nos informan que “hay un transformador quemado y que —léase bien— están verificando si hay disponibilidad de un trasformador similar o de más potencia para hacer el cambio respectivo”. En eso llevamos ya cien horas.  ¿Verificar disponibilidad? ¿Cómo así? ¿Acaso el trabajo de ellos no es suministrar energía? ¿Cómo no van a tener disponible un transformador? Si alguien se está imaginando una subestación, torre de energía o algo parecido, mire la foto, ese es el trasformador que la Empresa de Energía de Boyacá no tiene disponible.

Ahora bien, en algún punto de este relato mencioné el hecho de atentar contra la vida humana. Pues sí, así es. Resulta que por esas casualidades de la vida, esta vez, infortunada coincidencia, tres miembros de esas 31 familias son oxigenodependientes, es decir, deben recurrir a máquinas de oxígeno para sobrevivir. Tales máquinas funcionan con electricidad y esa circunstancia a EBSA le importa un soberano pepino. Si se les dice lo que ocurre, simplemente contestan que debemos estar preparados para una situación como la descrita. Claro que estamos preparados. Las empresas que suministran oxígeno, además de la máquina, proporcionan una bala mecánica para  cualquier eventualidad, pero tales balas duran 48 horas, como máximo, y al momento en que escribo esto llevamos 106 horas sin energía.

Que el mercado que se hizo para vacaciones de Semana Santa se haya botado, que no pudimos ver el partido de Colombia, que los amigos y familiares se fueron dadas las condiciones, es, al fin de cuentas, tolerable. Pero que no haya disponibilidad de equipos, que no haya disponibilidad de personal, que paguemos energía correspondiente a 24 horas al día, siete días a la semana, para recibir servicio de emergencia solo de lunes a viernes, de 8:00 a 5:00, con excepción de festivos, que las personas que necesitan la energía como soporte vital sean totalmente ignoradas y quedarse callado ante todo eso es cohonestar con un atropello a los derechos más elementales.

Obviamente preguntamos cuándo nos arreglan el problema, nadie sabe, nadie responde. Ingenuamente solicitamos hablar con un supervisor, un jefe, un gerente, y como son días festivos, resulta que los “ingenieros” tampoco están disponibles. O sea, EBSA no tiene disponibles equipos, personal… ¿qué será lo que tiene? Ya sé, quizá la tarifa de energía más alta del país y unos dueños canadienses, los mismos que fueron los únicos postores en la venta de Isagén. Esta historia se la cuento porque no quiero cohonestar con tanta irregularidad, porque lo único que me queda como ciudadano agredido es buscar de algún modo una sanción social, y porque, en últimas, y aquí sí por verdadera tolerancia, espero que no le pase a usted.

-.
0
1375
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El Parque Nariño, un monumento a la mediocridad

El Parque Nariño, un monumento a la mediocridad

Nota Ciudadana
Los trabajadores de la cultura en Boyacá no aguantamos más

Los trabajadores de la cultura en Boyacá no aguantamos más

Nota Ciudadana
El irrespeto de Iván Duque con los boyacenses en el Bicentenario

El irrespeto de Iván Duque con los boyacenses en el Bicentenario

En redes
¿Vallas a favor de Uribe inundan Boyacá?

¿Vallas a favor de Uribe inundan Boyacá?