Lo que Isabella Wills debería saber

Si la controversial joven, que se hizo conocida por despotricar de la marcha docente en redes, tanto detesta todo lo que huela a socialismo o izquierda, debe conocer esto

Por: Andrés Rodrigo Santana Murcia
marzo 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lo que Isabella Wills debería saber

Tras las objeciones presentadas por Duque a la JEP se revivió el clima de extrema polarización de finales de 2016. Si bien en el centro del debate debían encontrarse los argumentos jurídicos expuestos por el gobierno, la Corte Suprema de Justicia y la comunidad internacional, en redes sociales la discusión argumentada se ha perdido completamente, de manera que pueden leerse ataques personales y directos, asociando a los defensores del acuerdo con el socialismo, las guerrillas y, en el mejor de los casos, a la izquierda colombiana.

Esta situación no es nueva, tales confrontaciones vienen dándose desde la consolidación de fuerzas políticas alternativas tales como la Unión Patriótica, el Polo Democrático Alternativo, el Partido Verde y la Colombia Humana o las victorias de los partidos de izquierda en las elecciones presidenciales de Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Nicaragua.

Estos procesos de alta complejidad pueden compararse con otras situaciones coyunturales —no por ello menos relevantes— y en ambos casos los resultados son los mismos: un total rechazo a los defensores del proceso, su estigmatización y su vinculación con el terrorismo y la doctrina marxista-leninista. Para dar un ejemplo de estas situaciones basta con referirse a las marchas estudiantiles en defensa de la educación pública; los paros convocados por las centrales obreras, agrícolas y agremiaciones; las manifestaciones indígenas y en general, cualquier tipo de movilización que pretenda exigir el acceso a derechos fundamentales o reclamar al Estado el cumplimiento de sus responsabilidades como órgano rector del territorio.

Lejos de tratar de estigmatizar a la derecha colombiana, la intención de esta columna es llamar la atención frente a las siguientes interrogantes ¿qué es la izquierda política?, ¿la izquierda está necesariamente vinculada con el socialismo y/o comunismo?, ¿es posible que usted, que se considera de derecha tenga ideas de izquierda?

Es por esto que en las siguientes líneas se expondrán algunas nociones de lo que se entiende es la izquierda política a fin de concluir qué actuaciones son representativas de esta visión, y, si es posible, lograr que el lector interprete de manera adecuada los sucesos y fenómenos del ambiente político colombiano.

Para cumplir tales objetivos se toma el trabajo de González Ferrer & Queirolo Velasco (2013), quienes se interesaron por estudiar la forma en que la derecha y la izquierda han sido definidas en América Latina. Aunque, como es de esperarse, son muchos más los autores que trabajan el tema, las restricciones de extensión y la intencionalidad de este escrito limitan considerablemente el alcance de la revisión bibliográfica.

Para empezar, cabe resaltar que no existen definiciones únicas sobre el tema, tanto así, que los autores explican que existen por lo menos dos enfoques para hacer esta clasificación: la tradición historico-análitica y las teorías espaciales de la competencia entre partidos. En otros términos, la concepción de izquierda y derecha (liberal-conservador), en adelante dimensiones ideológicas, ha evolucionado a través de la historia y su comprensión requiere del análisis de un contexto específico de confrontación democrática.

Esta tradición que para algunos se remonta a la revolución francesa, tiene quizá como único rasgo distintivo y duradero el énfasis por la igualdad económico-social, ya que buena parte de los contenidos importantes que alguna vez se le atribuyeron, como el nacionalismo o el estatismo, cambiaron durante los siglos XIX y XX (González Ferrer & Queirolo Velasco, 2013). Otros rasgos históricos centrales como la igualdad política y la oposición al orden establecido (político, social y económico), también sufrieron cambios importantes en diferentes momentos y locaciones: a finales del siglo XVIII la igualdad política se limitaba a la igualdad masculina y solamente entre varones blancos, europeos, mientras que para las primeras décadas del siglo XXI la igualdad política significó la igualdad entre todos los adultos, sin distinciones de género o étnico-culturales (González Ferrer & Queirolo Velasco, 2013).

La oposición al orden establecido resulta aún más difícil de analizar y esto se debe a que cuando una fuerza política considerada de izquierda, alcanza el poder, ya sea mediante el uso de la fuerza o a través de la victoria electoral, se convierte en el nuevo orden y así las respuestas políticas y la visión de lo que debe entenderse como izquierda o derecha se complejizan.

Se concluye entonces que las nociones de izquierda y derecha se encuentran permeadas por la percepción de los sujetos políticos. Así, por ejemplo, en la Francia de la primera mitad del siglo XX las élites intelectuales y políticas consideraron como comportamientos de izquierda lo que hoy en día se acepta como "políticamente correcto" (Converse & Pierce, 1986).

En Colombia, durante muchos años, no se habló con gran rigor de izquierda o derecha, la pugna por el poder enfrentaba la dicotomía liberalismo-conservatismo. Tras la caída del frente nacional, el partido liberal colombiano, que bien podría ser considerado como el “legítimo partido de izquierda de Colombia”(Es necesario recordar que el partido comunista fue declarado ilegal con la promulgación del Acto Legislativo Número 6 de 1954 de la Asamblea Nacional Constituyente por recomendación directa del gobierno de los Estados Unidos), transitó lentamente a una doctrina mucho más cercana al conservatismo y pocos intentos se hicieron en su interior para retornar a sus raíces.

Se podría decir que antes de la conformación de la Unión Patriótica y excluyendo del panorama político —por su naturaleza de grupos armados ilegales— a las guerrillas y la acción política de los excombatientes del M19, no existió en Colombia una alternativa real de izquierda. A pesar de ello los conservadores más ortodoxos, herederos del legado de Laureano Gómez y Mariano Ospina podrían seguir utilizando el calificativo de izquierda para referirse a los militantes del Partido Liberal Colombiano.

Con todo lo anterior resulta claro que:

  • Los conceptos de izquierda y derecha pueden cambiar de acuerdo a la realidad política, económica y social de un país.
  • El socialismo y/o el comunismo no se encuentran directamente relacionados con la noción de izquierda política, toda vez que la oposición a un régimen socialista puede ser considerada una ideología de izquierda bajo las premisas revisadas.
  • Aunque le duela aceptarlo, gran parte de sus derechos, incluso su propia identidad como colombiano debe atribuirse a ideas y movimientos de izquierda.
  • Si practica el cristianismo, podría decirse que el mismísimo Jesucristo promulgaba una doctrina de izquierda al velar por el amor entre unos y otros (igualdad) y poner en entredicho el antiguo testamento y la autoridad de Roma.
  • Aunque usted pueda declararse en contra de la izquierda, si no era partidario de Santos y estuvo en contra del acuerdo de paz con las Farc puede ser considerado de izquierda ya que su posición era contraria a la del gobierno de turno.
  • Quienes marchan exigiendo al Estado el cumplimiento de sus funciones o la garantía de los derechos que la Constitución Política de Colombia les otorga no deberían ser tildados como gente de izquierda ya que (1) están haciendo uso de un mecanismo legítimo, consagrado en la Constitución y (2) no se encuentran en contravía del orden establecido, es más están velando por mantenerlo y legitimarlo.
-.
0
4882
La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus