Llegó el momento de cambiar el camino que llevamos

"Sí el país no encuentra el norte de su recomposición social, la descomposición ética y moral solo nos puede conducir hacia un peor escenario que el actual"

Por: Octavio Cruz González
febrero 25, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Llegó el momento de cambiar el camino que llevamos
Foto: Flickr Carlos Reusser Monsalvez - dominio público

En un gigantesco círculo vicioso se ha convertido Colombia, pues venimos generando todo tipo de remolinos sociales que producen fuerzas de atracción que necesariamente nos conducen hacia situaciones insospechadas e inesperadas, lo que obligatoriamente nos viene dirigiendo hacia todo tipo de conflictos y problemas, muchos de ellos irresolubles a través de métodos inteligentes y normales, despreciando, en los afanes que provocan estos avatares, reacciones diferentes a la normalidad, para poder enfrentarlos a partir de soluciones sensatas, lógicas, legales y organizadas.

Por consiguiente, estamos inmersos en el centro de un remolino cultural, de un inmenso descontrol político y social, tan es así que nos hemos transformado en uno de los ejemplos más visibles, en el mundo, de lo que significa una sociedad conflictiva, ilegal, insolidaria, vengativa, violenta y disruptiva, en donde cada individuo, en la soledad en que lo han dejado abandonado sus familias, el Estado, los movimientos y partidos políticos, los gobiernos locales, las instituciones religiosas, educativas o gubernamentales, debe encontrar por sí mismo las maneras de solucionar sus conflictos y problemas personales. Lo anterior, sin poder vislumbrar alguna alternativa solidaria, comunal o cooperativa, ya que si las invoca, o las propone, puede terminar siendo catalogado una persona conflictiva, guerrillera o con tintes de violento comunista, viéndose sometido incluso a la muerte.

Por lo tanto, quedando expuesto a otras formas de resoluciones, ya sean estas financieras, sociales, educativas, culturales o psicológicas, teniendo entonces que tomar caminos errados, vislumbrando en los atajos éticos y morales las mejores, o únicas, alternativas para encontrar por ellos las soluciones a sus problemas, teniendo, por esas vías, que toparse, enfrentarse, congraciarse y relacionarse con organizaciones ilegales, ya sea en el plano financiero, por ejemplo, apelando a los usureros o a los mal llamados gota a gota, pues los bancos privados no son para ellos alternativas. En Colombia ya no existen bancos estatales, habiéndose convertido estos en unas sanguijuelas económicas, que en su avaricia y sevicia no dejan opciones legales ni posibles de crédito, creyendo, los individuos, ingenuamente o en su desesperación, que encuentran en la ilegalidad las mejores opciones para resolver esas dificultades personales, incluso creen ver en la corrupción vías expeditas, y más fáciles, para solucionar la situación que enfrentan.

Igual sucede en lo social, pues son tantas las dificultades que acosan a los individuos, que se transforman en bestias salvajes, yendo en contra hasta de sus propios hijos, de sus amigos, de sus familiares, de los vecinos, haciéndose insensibles a las necesidades y sufrimientos de los demás. Algo parecido ocurre con el sistema educativo, ya que se ha transfigurado en unos esquemas para adquirir información y conocimientos sobre temas y métodos para engañar, para usufructuar egoístamente, para sacar beneficios personales sin necesidad de compartir, hasta el extremo que hemos caído en el fango de una anticultura, donde la falsedad y el engaño son las brújulas que llevan a los individuos a buscar el éxito personal, afectando gravemente la psicología general de todas las sociedades que conforman a Colombia, donde en unas el efecto pernicioso se nota más, pero en todas partes estas actitudes se han vuelto norma y costumbre.

Sí el país no encuentra el norte de su recomposición social, la descomposición ética y moral solo nos puede conducir hacia un peor escenario que el actual, aunque de cierta forma ya estemos viviendo entre las leyes de una selva, donde el más fuerte se come al más chico, en donde el más violento acaba con el más débil, en donde el más rico se aprovecha del más pobre, en donde los avivatos y tramposos se han convertido en los líderes y dirigentes, quienes están conduciendo a Colombia, como a un barco en dificultades, hacia su naufragio, nos están llevando hacia la debacle económica, social, moral, ética e intelectual, y en esas condiciones lo peor se convierte en lo mejor y lo ilegal en lo legal.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
'Colombia es el país más machista del mundo'

'Colombia es el país más machista del mundo'

Nota Ciudadana
Camilo Romero y Fico Gutiérrez, en la carrera por la presidencia: ¿qué los diferencia?

Camilo Romero y Fico Gutiérrez, en la carrera por la presidencia: ¿qué los diferencia?

Nota Ciudadana
Niñez, escuela y pandemia

Niñez, escuela y pandemia

Nota Ciudadana
Nayib Bukele: mano dura, tuitero grande

Nayib Bukele: mano dura, tuitero grande