Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Llegaron muy lejos

Nicolás Maduro y sus cómplices mantienen la decisión de seguir aferrados al poder. ¿Por qué?

Por:
Agosto 04, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Llegaron muy lejos
Maduro y su gobierno se defenderán golpeando a su propio pueblo y a los dirigentes de la oposición, como ya lo están haciendo

Desde el miércoles pasado, cuando se tuvo constancia del fraude monumental montado por el gobierno de Maduro para elegir una Asamblea Nacional Constituyente de bolsillo, se le pidió de muchos lados que no siguiera con la farsa. Muchos países desconocieron los resultados, entre ellos Colombia. La oposición interior, representada en la MUD, encontró en esta monumental trampa una razón más para seguir en su lucha. Varios chavistas, entre ellos la fiscal general que ya había marcado distancia del gobierno y tres diputamos se abrieron del Gobierno. Y, sin embargo, Nicolás Maduro y sus cómplices mantienen la decisión de seguir aferrados al poder. ¿Por qué?

Pueden existir muchas razones, pero entre las más poderosas es la de que han llegado demasiado lejos. Parecen esas ratas que intentan colarse por un hueco y quedan atrapadas. Ni para adelante, ni para atrás. Lo único que pueden hacer es tirar dentellas a todo lo que las rodea, furiosas por no poder escapar de la trampa en que ellas mismas se metieron.

Así está Maduro, con sus secuaces, Tibisay en el CNE, Padrino en las Fuerzas Armadas, El Asaimi en la Defensoría del Pueblo, Diosdado en la Asamblea Nacional y toda su familia apoderada de cargos públicos y poder. Ya no pueden avanzar con nada, ni con reformas sociales, ni con la recuperación económica, ni con la legitimación internacional que antes compraban a punta de petróleo.

Tampoco pueden retroceder porque destrozarían sus argumentos, dejarían desnudos sus atropellos y terminarían seguramente en la cárcel. No encontrarían donde refugiarse pues sus aliados estarían temerosos de recibirlos y sus crímenes han sido demasiados. Retroceder sería fatal para semejantes delincuentes.

Solo les queda el terror, la violencia sin límites legales, ni talanqueras morales. Se defenderán golpeando a su propio pueblo y a los dirigentes de la oposición, como ya lo están haciendo con descaradas violaciones a los más elementales derechos humanos.

Frente a esta situación los movimientos de la oposición no serán fáciles. Ya se escuchan voces de inconformidad frente a la actitud pacifista de algunos dirigentes y rechazo a la beligerancia que exigen otros. Inclusive en la Asamblea Nacional, dominada por partidos de la oposición, ya hubo un rifirrafe que dejó un mal sabor entre dos dirigentes del MUD.

Tampoco serán fáciles los movimientos de la comunidad internacional para no caer en el intervencionismo o en provocaciones guerreristas. Los temores sobre las sanciones de Trump, son justificados, porque sin querer podrían terminar dándole algún aire de legitimidad a los reclamos de Maduro, sobre injerencias indebidas del “imperio”.

 

El rechazo a Maduro no es de derecha, ni de izquierda es de demócratas
y en eso estuvo bien lo que finalmente hizo Colombia,
desconocer el resultado de ese robo descarado

 

De manera que los momentos que se viven o mejor, se sufren, en Venezuela son determinantes pero muy confusos. La rata atrancada no está muerta y podría, forcejando y forcejando, salir y creer que se ha fortalecido. Maduro es tan elemental, que puede llegar inclusive a creerse sus propias mentiras. Aunque el fraude fue tan burdo y tan grande que va a ser muy difícil ocultar las pruebas que ya están apareciendo, como la de la propia firma que suministró los equipos para las elecciones.

Es un momento en que la unidad de la oposición y la firmeza de la comunidad internacional debe seguir y buscarle el quiebre, a esa nueva dictadura, dentro de procesos democráticos para no repetir errores que han generado muchas dolorosas experiencias en América Latina.  El rechazo a Maduro no es de derecha, ni de izquierda es de demócratas y en eso estuvo bien lo que finalmente hizo Colombia, desconocer el resultado de ese robo descarado. Creo que los puntos que ganó Santos en la última encuesta se deben a que, por fin, le habló al gobierno vecino con firmeza como todos esperábamos.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

Publicidad
0
1317
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

El paraíso al otro lado de la frontera

El paraíso al otro lado de la frontera

Los venezolanos llegan con la esperanza de un paraíso, así se llame Colombia, y Álvaro Uribe crea que este es un infierno creado por Santos y la Far
Están en todo su derecho, pero…

Están en todo su derecho, pero…

Los hermanos de Garzón tienen todo el derecho a no compartir la puesta en escena, y los detractores de Timochenko a amargarle sus giras, pero en ambos casos hay tela por cortar
Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

Abuso o violación, dos caras de la misma moneda

El terrible caso de Claudia Morales abre el debate más allá de la denuncia. También está el nivel de acoso, abuso o agresión contra una mujer o un niño y la posición de poder del agresor
La serpiente del paraíso

La serpiente del paraíso

Francisco respalda a obispo chileno cuestionado por pederastia y se va lanza en ristre contra las “fake news”
Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos