Lecciones de la reforma tributaria para los departamentos

La región de origen o las cualidades personales de los congresistas poco o nada tienen que ver en sus decisiones, eso quedó claro

Por: Camilo Andrés Prieto Vargas
enero 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lecciones de la reforma tributaria para los departamentos
Foto: Las2orillas

“¿Por qué elegir representantes por departamento si no representan al departamento sino a los intereses de las bancadas?”, preguntó un amigo periodista después de enterarse del porqué del voto positivo del representante y la senadora del Centro Democrático por el departamento de Casanare a la reforma tributaria presentada por el gobierno nacional. La respuesta corta a ese interrogante se puede resumir en una afirmación: la ideología, el modelo de desarrollo que representa cada partido y que a su vez, es la base fuerte de la democracia, es lo que se plasma en cada decisión que se toma en el Congreso y en el gobierno. La reforma tributaria, precisamente, es uno de esos proyectos en los que se puede evidenciar de mejor manera ese hecho, y en el que se puede entender que los ciudadanos cuando votan por un candidato al Congreso, lo hacen, en la práctica, por un partido y no por una persona.

Durante la discusión de la reforma tributaria fuimos testigos de la existencia de dos grandes tendencias políticas en Colombia, de dos formas de definir el desarrollo económico del país. Una, la del gobierno, el Centro Democrático, la U, los Conservadores, los partidos cristianos y Cambio Radical, que fundamentan su posición en la reducción y exención de impuestos, enfáticamente para los multimillonarios, y así generar empleo y el crecimiento de la economía. La otra, la de los partidos alternativos como la Alianza Verde, el Polo Democrático, Decentes, Colombia Humana, ASI, que pretende que la lógica sea que el que más tiene más debe pagar impuestos, llevando los incentivos a los pequeños y medianos empresarios del país que son quienes generan más del 80% del empleo.

De la primera tendencia, la neoliberal, se puede agregar que es la teoría que se viene aplicando desde hace décadas en el país, y cuyo resultado muestra que, a pesar de que nos revelan cifras de crecimiento, también hay cifras que nos ubican como el cuarto país más desigual del mundo. Pero, ¿cómo puede ser posible eso? Es sencillo, para ellos el crecimiento es un simple número que debe aumentar sin importar las variables o causas. Por ejemplo, en Colombia el sector financiero, al cual pertenece el hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo, es uno de los pocos que muestra un crecimiento exponencial, y es tan significativo el enriquecimiento de ese sector que, a pesar de que la mayoría de sectores se mantienen estancados o en decrecimiento, este, en la matemática, alcanza a arrastrar los resultados globales de la economía como positivos, es decir, la economía crece porque unos pocos ricos hacen crecer aún más sus fortunas producto de los incentivos y exenciones tributarias que reciben del Estado.

De la segunda tendencia, la progresista o de avanzada, se puede afirmar que tiene también como objeto el crecimiento de la economía, pero procurando que ese crecimiento se dé producto del enriquecimiento de todos los sectores; que no sea un resultado producto del aumento de las arcas de los más ricos del país, sino que se mida por el número de familias y empresas que logran progresar económicamente generando, estas sí, empleo y bienestar social. En este caso los estímulos estatales deben ir dirigidos a estos sectores menos privilegiados pero más productivos, sumado a la protección de la producción nacional, tal y como lo hacen en Estados Unidos.

La conclusión es que los congresistas legislan para todo el país, así los representantes sean elegidos por circunscripción departamental, y su voto obedece a lineamientos políticos e intereses de sus respectivos partidos que son quienes los avalan. Este hecho es lógico y es sano, si lo que pretendemos es tener una democracia fuerte y si respetamos el concepto de voto programático establecido en nuestra Constitución. Ya está en la conciencia de cada ciudadano con qué tendencia se identifica para darle su voto de confianza. Pero algo debe quedar claro, la región de origen o las cualidades personales de los congresistas poco o nada tienen que ver en sus decisiones.

-.
0
401
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Ahora sí nos jodimos: pandemia, reforma tributaria y uribismo

Ahora sí nos jodimos: pandemia, reforma tributaria y uribismo

Duque le pinchó el globo a Ernesto Macías desde París

Duque le pinchó el globo a Ernesto Macías desde París

Nota Ciudadana
Por qué no debería ir la reforma tributaria

Por qué no debería ir la reforma tributaria

Nota Ciudadana
Los huevos de Carrasquilla

Los huevos de Carrasquilla