Opinión

Las viudas de Pékerman

Defenestrar a un técnico como Queiroz porque no suelta primicias ni da titulares, es la prueba máxima de mezquindad del periodismo futbolero nacional

Por:
octubre 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las viudas de Pékerman
¡Qué falta de profesionalismo la de Óscar Rentería usar el micrófono de “El pulso del fútbol” para liderar la campaña contra Queiroz!

Y miren que esta vez Carlos Antonio Vélez tiene razón. Existe un ambiente hostil alrededor de Queiroz. Se nota que le están haciendo la cama. En ESPN los muchachos sin carisma lo ven muy limitado tácticamente. Incapaz de cambiar de esquema. En El pulso del fútbol Óscar Rentería, dolido porque el portugués echó de la nómina a su yerno, Eduardo Niño, le hace una guerra grosera, atarbana, descarada. ¡Qué falta de profesionalismo usar el micrófono de un programa con esa tradición para liderar la campaña contra Queiroz! Le han dicho de todo y lo critican por las razones que no son. Le reprochan el haber estado en Europa en época de pandemia. De los 11 titulares que saldrán al Metropolitano a jugar contra Venezuela solo el arquero (Montero) y un defensa, que sería Stefan Medina, juegan en América, el resto lo hace en las ligas del Viejo Continente.

El 20 de marzo de este año Carlos Queiroz dejó el refugio donde se había guardado del coronavirus en la Federación Colombiana de Fútbol y se resguardó en uno de los últimos vuelos internacionales en su casa en Lisboa. Desde allí se mantuvo en contacto directo con las estrellas de la selección. Periodistas nacionales, sin tener mayor información, emprendieron su guerra santa contra el técnico que porque no estaba en Colombia ¿acá que iba a hacer? ¿Entrenamientos virtuales? ¿Microciclos por Zoom? La autorización del ministerio del deporte para entrenar llegó hace poco más de un mes. ¿Y con quién iba a entrenar? ¿Con Álvaro Montero, el arquero del Tolima, único convocado de la Liga Nacional a estos dos juegos de la eliminatoria?

En una entrevista a Soho del año pasado el genial Iván Mejía se refirió a todos esos que criticaban a Queiroz sin fundamento como “Las viudas de Pékerman”. No pudo resumir mejor ese movimiento de falsa indignación nacional. Es que la sombra del argentino en Colombia, Pascual Lezcano, sabía manipular como nadie a los periodistas nacionales abriéndoles las puertas del vestuario, preparándoles chivas, soplándole alineaciones. Al único que marginaban era al pobre del Carlos Antonio Vélez quien es viuda de Bolillo y siempre mantuvo una posición injustamente hostil contra el técnico argentino. Desconocer en esta columna los méritos de Pékerman en la selección sería una completa estupidez. Nunca vimos algo más hermoso que el equipo que disputó el Mundial de Brasil, pero defenestrar a un técnico porque no suelta primicias, por su silencio con la prensa, porque no da titulares, es la prueba máxima de la mezquindad y poco profesional que es el periodismo futbolero nacional.

_______________________________________________________________________________

Hasta mi ídolo Hernán Peláez decidió tomar el bate y darle porque llegó hace cuatro días a Barranquilla desconociendo el extraño contexto en el que se da el inicio de las eliminatorias

________________________________________________________________________________

Hasta mi ídolo Hernán Peláez decidió tomar el bate y darle porque llegó hace cuatro días a Barranquilla desconociendo el extraño contexto en el que se da el inicio de las eliminatorias. Es que no se debían realizar, hay mucha tensión, muchos factores extradeportivos y los resultados seguramente se traducirán en contagios y lesiones. El nivel de los partidos, sin público y con jugadores sin entrenar, no será el esperado. Contra Venezuela las viudas de Pékerman saldrán a pedir como Salomé, la cabeza del técnico. Ningún resultado los saciará. Además están convencidos que tenemos, individualmente, el mejor equipo del Continente. Si, se llega como pocas veces con jugadores que son titulares y figuras en sus equipos, James, Cuadrado, Duvan, Yerry, Muriel, Barrios, son ídolos de sus equipos per mucho ojo que en Sudamérica no hay equipos fáciles. Venezuela tenemos una larga historia de penurias contra ellos y Chile en Santiago es uno de los equipos más difíciles del mundo. Queiroz tendrá que apelar a la memoria táctica y confiar en las individualidades, lo mismo que va a hacer Tavarez en Uruguay y Tite en Brasil. No hay otra cosa para hacer.

Si Queiroz tiene contentos a Falcao y a James el equipo no se volteará en su contra. Sin Ospina ellos son los líderes del vestuario. El ambiente será fundamental para estabilizar el barco. Si quiere estar tranquilo hasta la próxima fecha de las eliminatorias -que no sabemos además si se realizará- deberá ganarle a Venezuela y sacarle un empate a Chile. Él sabe que hay presión, que las viudas de Pékerman están detrás de la puerta, esperándolo histéricas para sacarlo a escobazos.

 

-.
0
85702
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!

Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!

María Jimena Duzán, un error táctico de la W

María Jimena Duzán, un error táctico de la W

El arribismo de ser de Semana

El arribismo de ser de Semana

El holocausto del Palacio de Justicia: otra masacre del ejército colombiano

El holocausto del Palacio de Justicia: otra masacre del ejército colombiano

¿Tienen prohibido los actores colombianos hablar mal de Uribe?

¿Tienen prohibido los actores colombianos hablar mal de Uribe?

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

López Trujillo, el cardenal gay que odiaba a los homosexuales

La asquerosa Colombia que adoraba al Tino Asprilla

La asquerosa Colombia que adoraba al Tino Asprilla

Los ingenuos que creen que las malas personas no son buenos profesionales

Los ingenuos que creen que las malas personas no son buenos profesionales