"Las razones por las que creo que Darcy Quinn no es periodista"

"La norma entre los periodistas de los principales medios de comunicación es parecer agencias de propaganda del poder y los poderosos"

Por: Emilio Lagos Cortés
enero 29, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Foto: Instagram @gusgomez1701

Cuando uno pensaba que con Darío Arizmendi el periodismo colombiano había alcanzado su sima en materia de mediocridad, Darcy Quinn nos colocó los pies sobre la tierra y nos mostró que cada día se puede descender aún más.

Lo hizo ante los miles de oyentes que a diario sintonizan el programa de las mañanas de Caracol Radio; allí afirmó que las universidades no deben involucrarse en investigaciones de laboratorio que pondrían en evidencia un posible fármaco adulterado. Para la “periodista” la labor primordial de las universidades es dictar clase a sus estudiantes, no hacer investigaciones. Parece que el concepto de universidad de Quinn es el de la universidad de garaje donde un profesor se limita a dar conferencias frente a un tablero. La “periodista” no terminó su “argumentación” ya que en ese momento la misma emisora, al parecer buscando evitar dijera más barrabasadas, la sacó del aire.

Es un hecho que Darcy Quinn y gran parte de los periodistas colombianos hacen periodismo sin realizar ningún tipo de investigación, sin saber de lo que hablan; quizá esto los lleva a pensar que, como su periodismo, también es posible la universidad sin realizar trabajo de investigación.

Pero el de Quinn no es un caso aislado; al contrario, casi que es la norma entre los periodistas de los principales medios de comunicación, que más que medios de comunicación, parecen agencias de propaganda del poder y los poderosos, e instrumento de propaganda contra opositores y críticos.

El ejemplo más notable es el de Darío Arizmendi, quien durante años convirtió a su equipo de trabajo en Caracol Radio en tribuna de ataque permanente contra la gestión de Gustavo Petro en la alcaldía de Bogotá cuando este comenzó a afectar los negocios de William Vélez, uno de los grandes contratistas en Bogotá, frecuente anfitrión de Arizmendi en sus fiestas. Su equipo periodístico lo completaba la misma Darcy Quinn, esposa de Alberto Ríos, otro de los mega contratistas en Bogotá. Este equipo periodístico durante cuatro años se dedicó a atacar al alcalde que había perjudicado los negocios del amigo de Arizmendi y el esposo de Quinn, llegando a celebrar al aire cuando se conoció de la destitución del alcalde por parte de la Procuraduría. No se requiere investigación cuando de los que se trata es de proteger determinados intereses.

Otra periodista, también de Caracol Radio, con una fobia terrible hacia la investigación es Diana Calderón. En 2015, cuando arreció la campaña contra las negociaciones de La Habana entre el gobierno y Las FARC, Calderón escribió un artículo en El País, periódico español, donde culpaba a las FARC por el famoso caso del collar bomba. De haber realizado el más mínimo trabajo de investigación, el que señala Fajardo, el observador de ballenas, consultar en Google, Calderón hubiese descubierto que en el mencionado caso no actuaron las FARC, que fue la delincuencia común, lo dice la policía, la Fiscalía, la sentencia judicial. La realidad a un clic; pero muchos “periodistas” ni eso.

Otros periodistas hacen gala de su ignorancia, una vez más por no hacer un mínimo de investigación de los temas que van a tratar, mientras se muestran como poseedores de gran experiencia de vida, a la vez que ganan puntos con sus patrones al ridiculizar a críticos del establecimiento. Le pasó a Vanessa de la Torre, de Blue Radio, mientras entrevistaba a Gustavo Petro sobre el metro subterráneo. Cuando Petro señalaba virtudes del mencionado metro subterráneo, la periodista pensó que podría destruir esa argumentación señalando su gran defecto: "El humo del metro subterráneo que, aseguró, ella misma vio que salía de los túneles en Nueva York, humo en un tren eléctrico". Ignorancia y deseo de agradar al poder tratando ridiculizar a su mayor crítico.

A los ejemplos anteriores se suman Hassan Nassar, entonces vinculado a Noticias RCN, quien en un debate de precandidatos presidenciales les pregunta por la talla de zapatos y los nombres de los nietos de Uribe; y Luis Carlos Vélez, de La FM, quien en la misma campaña presidencial entrevistó a Gustavo Petro con un cronómetro en la mano para medir el tiempo de las respuestas, pero en la entrevista al candidato uribista le preguntó sobre canciones y música rock. Para hacer ese tipo de preguntas no se requiere ningún tipo de investigación. Ahora Hassan pasó del periodismo a manejar el departamento de propaganda de la Casa de Nariño.

Como se ve, la ignorancia y carencia de rigor investigativo en el periodismo colombiano no es patrimonio exclusivo de Darcy Quinn, ella participa de una reñida competencia con varios de sus colegas, para dejar bien claro que investigación y periodismo no han de juntarse. Terrible para cualquier sociedad que personajes de esas calidades lleguen a diario a millones de ciudadanos que buscan informarse. Ahora Darcy Quinn quiere que las universidades colombianas sigan el derrotero de esa parte del periodismo que tan bien representa.

Adenda: en el caso Merlano, Duque busca ganar por punta y punta, evitar que la exsenadora regrese y pueda delatar a los Char o a los Gerlein, y atribuirle la responsabilidad de ello a Maduro.

-.
0
7902
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La vagancia de Queiroz

La vagancia de Queiroz

Nota Ciudadana
Profesores en Colombia, ¿forzados al servilismo?

Profesores en Colombia, ¿forzados al servilismo?

Nota Ciudadana
Estamos en la segunda patria boba

Estamos en la segunda patria boba

Nota Ciudadana
Proclama del Cauca, seleccionado por Google para financiar proyecto periodístico

Proclama del Cauca, seleccionado por Google para financiar proyecto periodístico