Las mañas de los manes para abusar de las mujeres en los buses bogotanos

Desde hacerse los dormidos, hasta golpear a las víctimas porque ellas deciden no dejarse violentar. Esas son unas de las tácticas más violentas que los acosadores usan

Por: María Fernanda Rodríguez
mayo 30, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las mañas de los manes para abusar de las mujeres en los buses bogotanos

¿Cuántas veces tendremos que pasar por lo mismo? ¿Cuántas veces tendremos que aguantarnos el decir en voz alta que fuimos acosadas por miedo a que nos digan "exageradas" o mil cosas más? Además, esa no es la única pregunta, la máxima es: ¿POR QUÉ TENEMOS QUE CALLARNOS? Es peligroso, riesgoso, opresor, inhumano y ridículo seguir creyendo que los casos de abuso a mujeres en Colombia son poquitos o que están "disminuyendo". ¡No! Ya es tiempo de dejar de pensar que esto. Solo en el 2018 el 64% de las mujeres en Bogotá manifestaron ser víctimas de acoso callejero, y esto es un porcentaje mínimo en comparación a todas las mujeres que lo han vivido y no saben que eso es acoso, pues piensan que sus cuerpos deben estar en función de los hombres. Si en el 2018 se pronunciaban solo 4 denuncias de mujeres, en el 2018 aumentaron a 11.098 víctimas de acoso. ¿Esto no alarma a nadie? Pero más importante aún, ¿hay estrategias que prácticas para detener aquellos acosadores callejeros? No las hay, no hay estrategias que nos hagan sentir seguras en la calle.

Hay varias mañas famositas que los acosadores celebran día tras día. Si la mujer tiene una maleta en sus piernas parecer ser un objetivo fácil y las manos del hombre no se detienen en buscar genitales. Si están de pie es más fácil restregarles el pene, o si el sujeto está sentado entonces meter las manos entre sus piernas (porque si tiene falda parece ser más fácil) para tocarla. O la típica: se hacen los dormidos mientras sus brazos "de la nada" deciden rodarse en las piernas de la víctima como si fuera efecto del sueño que tienen porque "están bien dormiditos". Están los otros que deciden masturbarse y mostrar que lo hacen en frente de la víctima, como si a ellas eso les fuera a excitar. Aquellos infelices que deciden golpear a quienes se defienden, insultar y gritar a los cuatro vientos que ella es la culpable por vestirse de la forma en que lo hace, o por ser simplemente una mujer muy bonita. También está este sujeto que solo sabe "echar piropos inocentes en la calle" para "resaltar la belleza de aquella mujer que pasa". ¡POR FAVOR! El acoso es acoso, no hay otra forma de llamarlo. Y si las palabras no son tales y como son, no se nombran como lo que son, estamos jodidas. Hay que dejar los eufemismos, esos no sirven para nada, y menos para este caso.

El caso que se presentó hace poco y se difundió por internet, de Nicole en un video de Instagram TV, deja no solo poco que desear sino poca esperanza. Es desalentador ver cómo una mujer se ve en peligro porque, mientras se queda dormida en el transporte intermunicipal, un tipo decide tocar sus genitales como si tuviera todo el derecho, y en el momento en que esta mujer trata de buscar una salida se da cuenta de que el infeliz tiene un arma blanca enorme que en cualquier momento puede usar para matarla. ¿Cómo se procede con estas situaciones? ¿Cómo hacemos las mujeres para denunciar aquello que nos duele y nos rompe por dentro cuando no hay un solo testigo que pueda "dar razón" de nuestra situación? ¿No es eso bastardo y violento? ¿No desalienta a las mujeres que han tenido miedo? Es preocupante ver el panorama, pareciera que hay dos clases de mujeres en el mundo: las que han sido acosadas y las que faltan por ser acosadas. No asuman que no me duele afirmar esto, me arde escribirlo y reconocer que son cuestiones que nos acompañan como un mal fantasma. Quiero pensar que las estrategias están a la mano y que habrá hombres que podrán ser conscientes de cómo el rol masculino ha adoptado prácticas tan violentas sin medidas, que también se conviertan en nuestros compañeros y apoyen, protejan... pero estoy segura es de que esta lucha y la construcción de estrategias para protegernos está en nosotras, las mujeres. Es un regalo del universo que cada vez haya más colectivos que se preocupen por buscar espacios que conversen estos temas, que se preocupen por la seguridad nuestra. Es hora de unirnos incluso más, difundir y hacer ruido. ¡ESTO NO SE PUEDE QUEDAR EN EL SILENCIO!

Comparto el video de Nicole:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

No estamos a salvo en ningún sitio, ¡Que mierda! Pero no lo podemos permitir, hoy fui yo, mañana puede ser alguien más y la historia distinta.

Una publicación compartida de Nicole. (@mista_mess) el

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
709

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Gustavo Bolívar y su

Gustavo Bolívar y su "lavada de manos".

La exfiscal Zamora entra al círculo de confianza de Petro

La exfiscal Zamora entra al círculo de confianza de Petro

Nota Ciudadana
Cuando Peñalosa embolató a Bogotá con las baldosas de Transmilenio

Cuando Peñalosa embolató a Bogotá con las baldosas de Transmilenio

Nota Ciudadana
En video: la verdad sobre el incremento de $200 pesitos de Transmilenio

En video: la verdad sobre el incremento de $200 pesitos de Transmilenio