Las lesiones que podrían sacar del fútbol a Yerry Mina

Una nueva molestia muscular lo sacaría el resto de la temporada. La mala suerte y una lesión en el pie crónica, lo acompañan desde el mundial de Rusia

Por:
junio 02, 2020
Las lesiones que podrían sacar del fútbol a Yerry Mina

Una nueva maldita lesión sobrevino a Yerry Mina. Esta vez fue la rotura parcial en su músculo cuádruple izquierdo durante una entrenamiento. Serán otras dos semanas. La pesadilla arrancó el mismo día de su gloria, el día que de un cabezazo le empató en l último segundo el partido a la poderosa selección de Inglaterra.

Faltaban dos minutos para terminar el partido contra Inglaterra en los octavos de final del mundial de Rusia. Cuadrado mandó el centro y Yerry Mina saltó más alto que nadie, cabeceó y metió el gol. El muchacho de Guachené salió corriendo a un costado de la tribuna, saltó una publicidad y se abrazó con todos sus compañeros. Después de bailar su tradicional danza se llevó la mano a su pierna izquierda. Todo el tiempo suplementario -30 minutos de desgaste inaudito- lo jugó con el aductor reventado.  A partir de su momento de gloria Yerry no volvería a ser el mismo.

El dolor ha sido un viejo amigo del gigante de Guachené. Para entrenar tenía que caminar tres horas hasta la cancha en Cali porque la única que había en el municipio estaba llena de baches y lodo. Cuando no estaba jugando fútbol o estudiaba en uno de los cinco colegios del municipio, trabajaba en la central de abastos, ganaba 4 mil pesos cargando bultos. Solo se quedaba con mil, el resto se lo daba a su mamá. Muchas veces jugó con un dolor peor que el que puede sentir en sus piernas, en su pie izquierdo: el del hambre. Él sabía que el futbol podría ser el único flotador para sacarlo adelante. Por eso sus entrenadores se sorprendían al ver al muchacho de 12 años triste porque los 25 de diciembre no se entrenaba en Guachené.

Creció, se convertió en un obelisco indestructible desde que llegó al Pasto, a Santafé donde fue campeón de la Copa Suramericana y luego al Palmeiras. Allí recibiría el golpe que partiría en dos su carrera. El 11 de agosto del 2017 Jugaba un partido decisivo por Copa Libertadores cuando, promediando el segundo tiempo, después de saltar junto a un jugador del Barcelona de Guayaquil, Yerry cayó mal. El dolor era tan grande que lo hizo llorar inmediatamente. Un día después el diagnóstico era lapidario: se había roto  el quinto hueso metatarsiano del pie izquierdo. Estuvo parado tres meses. Este no fue el único problema que tenía. El Barcelona, el mejor equipo del mundo, estaba detrás de sus pasos. Había visto su fulgurante campaña con el Palmeiras. Era el mejor central de Brasil, sin embargo ellos sabían lo difícil que era recuperar a un futbolista de una lesión tan delicada. Forzar la recuperación significaría que podría sufrir lesiones musculares posteriores.

Regresó a las canchas el 20 de noviembre del 2017. Volvió a mostrar su clase, su seguridad, sus goles, pero ya nunca sería el mismo. Vendría una cascada de lesiones. El Barcelona, que llevaba un año viéndolo, lo pensó dos veces para comprarlo en nueve millones de dólares, una suma realmente pequeña para el mercado del fútbol europeo. Igual lo compraron en enero del 2008. Había una gran expectativa en España pero al parecer no sólo fue el estilo de Yerry, más férreo y de contacto que el que juegan en el barca lo que evitó que fuera titular. Yerry venía lesionado. Esa mitad de temporada apenas jugó cinco partidos. Igual el entonces técnico de la selección Colombia José Pekerman lo convocó al mundial.

El país se sorprendió ante su suplencia en el debut mundialista contra Japón. Decían que la decisión se había tomado por el poco ritmo que tuvo el jugador en el Barcelona. Pero no, la cosa era más grave. Yerry arrastraba una vieja lesión. Ante la derrota contra los japoneses y la expulsión de la Roca Sánchez, Pekerman habría ordenado su regreso así no estuviera listo. El jugador, tocado, no sólo rindió sino que con sus tres goles se convirtió en el mejor defensa central del mundial. Su nombre volvía a cotizarse y por casi 30 millones de euros el Everton inglés lo compró así hubiera terminado el certamen con el aductor reventado.

En el Everton le costó trabajo arrancar pero cuando lo hizo se afianzó completamente. Hizo goles como este en partidos donde fue vital no sólo defensivamente sino a la ofensiva donde marcó dos goles:

Yerry Mina lo dio todo por Colombia y ese partido en donde jugó con una sola pierna, fue el principio de sus problemas.

 

-Publicidad-
0
700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La publicidad que le costó una millonaria multa a Yerry Mina

La publicidad que le costó una millonaria multa a Yerry Mina

Por vago James nunca le pudo callar la boca a Zidane

Por vago James nunca le pudo callar la boca a Zidane

Nota Ciudadana
Guachené se despertó en duelo

Guachené se despertó en duelo

Nota Ciudadana
El golazo de Yerry Mina con la educación en Guachené

El golazo de Yerry Mina con la educación en Guachené