Las desoladoras lágrimas del doctor Buelvas

"¿Hasta dónde es capaz de llegar la maldad de una sociedad sumida en la depresión?". Un médico escribe a propósito de las amenazas contra uno de sus cólegas

Por: José Ricardo morera afanador
junio 09, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las desoladoras lágrimas del doctor Buelvas

No existen excusas que justifiquen quitarle la tranquilidad a las personas que arriesgan su vida a diario, exponiéndose a enfermedades, infecciones, estrés y ansiedad para tratar de salvar la vida y quitar el peso de una enfermedad de miles de dolientes.

Los médicos muy pocas veces tenemos la oportunidad de expresarnos, pues en nuestro largo proceso de aprendizaje para formarnos jamás nos enseñan cómo manifestar adecuadamente los sentimientos.

En mi corta carrera como docente universitario, siempre he intentado inculcar a mis estudiantes que de nada sirve saber todo de medicina si somos malas personas y hasta el momento creo que he logrado que muchos de ellos lo entiendan.

Pues bien, hoy no pude resistir que mis ojos se llenaran de lágrimas al ver el video de un colega internista, quien recibió 2 coronas fúnebres, en su trabajo y en su casa, por la muy lastimosa muerte de una paciente, por el que seguramente él dio su mayor esfuerzo personal e intelectual, pero inevitablemente sucumbió ante la pesadilla, que es el protagonista más infame de nuestra crisis mundial más reciente.

Ahora usted, que está posiblemente en su zona de confort leyendo este artículo, imagine llegar  casa, el lugar que considera el más seguro del mundo, a donde ansia arribar en las noches después de un largo día de trabajo, ocio, viaje o lo que sea, y sentir que un asesino cobarde y oculto puede golpear su puerta en cualquier momento, disparar un arma y sacar de su cuerpo toda la humanidad por la que sus padres, maestros, amigos, familia y, en nuestro caso, pacientes han trabajado ampliamente y por muchos años, todo por la sencilla razón de que se cree con el derecho a sentirse más grande que Dios.

Ninguno de nosotros como médicos nos formamos para quitar la vida, están totalmente equivocados si piensan que descansamos en una cama de laureles todas las noches y levitamos al levantarnos en las mañanas.

Tenemos familias, deudas, decepciones, problemas y sonrisas porque somos tan humanos como ustedes. No nos creemos superiores a nadie y no tenemos genes diferentes a los que ustedes tienen. Nuestra alma ha venido envejeciendo poco a poco, pues a pesar de que no somos capaces de recordar a los miles de pacientes que vemos cada año, sí absorbermos en cada consulta un poco de sus problemas, que en ocasiones los tomamos como propios.

Quisiéramos poder cambiarlo todo, créanme, cuando lo digo, que el dolor que nos produce cada paciente que falleció, a pesar de nuestros esfuerzos, nos marca y al llegar a casa lo único que quisiéramos encontrar es la seguridad de que las cosas van a mejorar, que solo fue un mal día más, algo que el doctor Buelvas difícilmente va a recuperar en mucho tiempo.

Aun así, no está de más recordarle al pueblo latinoamericano, en especial al colombiano, que mientras nos mantengamos sumidos en la ignorancia y en creer que todo lo que dicen las noticias, las redes sociales y la señora de la esquina es verdad, seguiremos siendo considerados como tercermundistas atractivos y exóticos para el resto del planeta.

-.
0
203
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿A qué se deben los recientes ataques y amenazas contra los médicos del país?

¿A qué se deben los recientes ataques y amenazas contra los médicos del país?

"Yo sigo" la valentía del médico amenazado de muerte en Barranquilla

Nota Ciudadana
Indignantes y vergonzosas, así son las amenazas contra el Dr. Buelvas

Indignantes y vergonzosas, así son las amenazas contra el Dr. Buelvas