‘Las Igualadas’ y su feminismo corrosivo

“Su propósito no es el de empoderar sino el de alienar, alimentar miedos que muchas mujeres no tienen en lugar de eliminarlos”

Por: Ivan Camilo Martinez Mendieta
Marzo 15, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
‘Las Igualadas’ y su feminismo corrosivo

Vivimos en momentos en que lo políticamente correcto raya en el sectarismo desmedido por situaciones que nos acercan con aviso a un ambiente muy parecido al de George Orwell en 1984, un mundo en el que somos vigilados, prejuzgados y ejecutados, y digo prejuzgados porque ya hoy no hay necesidad de tener pruebas en frente de una generación que tiene un ego de cristal que a la menor muestra de una “ofensa” ya no la bajan de discriminación, intolerancia, violencia e incluso felonía.

Este es el caso del feminismo de tercera ola cuyo caldo de cultivo es la internet, donde han mutado en lo que muchos llaman “feminazis” por su tendencia de querer exigir sus derechos imponiendo sus ideas. Cada país tiene su representante, Colombia no hubo de ser la excepción.

El diario El Espectador tiene un espacio en YouTube llamado Las igualadas, que cuenta con 29 videos hasta el momento de escribir este artículo, y dado su éxito, seguirán subiendo. El canal muestra a una señorita que responde al nombre de Mariángela Urbina Castilla arguyendo en defensa de las mujeres y sus problemas en este país.

Cuando el primer video vio la luz el 7 de marzo del 2017 Lo que toda mujer debe saber antes de su primer trabajo prometía, dado que todos los que lo vimos con atención presumíamos que iba a ser una ser de videos contra el acoso laboral muy en boga en esos días por los medios de comunicación.

Pero a medida que se iban subiendo los videos, el mensaje iba pasando de castaño a oscuro, se tornaba pesado y claramente misándrico, lleno de prejuicios, juicios de hecho, generalizaciones y estereotipos de los que solamente las feministas de la tercera ola echan mano. Prueba de ello se ve sin ahondar mucho apenas en los títulos de los videos, aquí algunos de ellos:

  • ¿Cómo así que las niñas no nacen mujeres?
  • Así es un día de oficina en la vida de una FEMINAZI
  • Lo peor de ser venezolana en Colombia
  • Las denuncias de 5 mujeres contra Nicolás Arrieta
  • ¿Por qué creen que pueden decir lo que se les venga en gana?
  • A la policía no le importa que nos manoseen en el bus
  • ¿Las mujeres no denuncian violaciones por brutas?
  • 14 buenas noticias para las colombianas en el 2017
  • Cómo viajar sola y no terminar violada en el intento
  • Las viejas son unas exageradas, ahora a todo le llaman acoso
  • A los hombres como Nacho Vidal y Maluma también los acosan sexualmente
  • 11 trucos para no ser un acosador sexual en el trabajo
  • A las mujeres también nos gusta el porno y otras cositas
  • Las universidades de Colombia son un infierno para las mujeres
  • Los hombres que no saben que odian a las mujeres
  • ¿Alquilaría su vientre por plata?
  • Nos están matando porque nos obligan a dormir con el enemigo
  • La masturbación es una delicia así te hayan dicho lo contrario
  • A Independiente Santa Fe no le importa tener presuntos violadores en su equipo
  • Cómo ser papá sin traumatizar a sus hijas
  • 19 síntomas de que tu novio es un maldito loco
  • ¿Por qué no puedo emborracharme sin que quieras aprovecharte de mí?
  • ¡Abra bien las piernas y no se queje! (La pesadilla de parir en Colombia)
  • ¿Quién carajos les dijo que los piropos son chéveres?
  • ¿Por qué no puedo mandar fotos desnuda tranquila?
  • Las 3 mentiras más estúpidas sobre las mujeres y el amor
  • Lo que toda mujer debe saber antes de su primer trabajo

Claro, muchos de los temas que toca son irrefutablemente ciertos, el machismo es el pan de cada día en este país, pero cuando el tema se toca recurrentemente en un espacio “feminista” es de todo menos eso. De feminista no tiene nada porque para ser un espacio para la mujer es demasiado propagandista, a pesar de lo que quieran creer. No las inspira, las aterra, las llena de miedo. De hecho, muchas mujeres influenciadas por Urbina ya no pueden pensar en conseguir un trabajo sin ser acosadas o ya no pueden viajar tranquilas sin imaginarse que algún hombre las va a violar o no pueden ir de rumba relajadas maquinando que algún tipo las va a embriagar para aprovecharse de ella.

De empoderada no tiene nada, su deber al parecer es seguir restregándole a su audiencia que parece que su destino como mujeres en Colombia es el de sufrir y ser discriminadas, pero vaya usted y pregúnteles de mujeres empoderadas en la historia como Hipatia de Alejandría cuando murió apredreada enseñando ciencias en la Grecia antigua; Rosa Parks, que siendo una anciana de color se rebeló contra el racismo latente de su época al negarle la silla a un blanco; Marie Curie que murió por la radioactividad que le causó su trabajo, que le dio además dos Nobel de Química o Hedy Lamarr, la mujer que siendo actriz de Hollywood prefirió dejar su oficio de glamour y “cosificación” no para quejarse de su entorno machista sino para coinventar el primer espectro ensanchado que iba a facilitar la comunicación inalámbrica que hoy mutó en el Wi-Fi.

¿Cuándo menciona alguna deportista colombiana como Mariana Pajón o Caterine Ibargüen por las medallas ganadas?

¿Cuándo puso de ejemplo a mujeres en la historia como Manuela Saenz, Manuela Beltrán o Policarpa Salavarrieta como muestra de que a pesar de que Colombia es un país particularmente difícil para una mujer, se puede sobresalir siendo aún más valiente que muchos machos de hecho?

O bien hay que intentar escudriñar el momento en que son mujeres en que cometen crímenes en contra de los hombres que si bien son menos frecuentes, si se dan en el país y más son los pasionales; por celos, por encontrar al hombre con otra mujer, etc.

Nunca, porque su propósito no es el de empoderar sino el de alienar, alimentar miedos que muchas mujeres no tienen en lugar de eliminarlos, y en lugar de sobresaltar el papel importante de la mujer, no como mujer solamente sino como ser humano, viene a recordarles todos y cada uno de los escenarios en que el “patriarcado” las cosifica.

Le sirve que tengan miedo para fomentar una guerra que de a pocos se va superando porque si bien hizo algo es que hombres y mujeres que se atreven a ver ese canal se unen en su sentimiento de desagrado por exageraciones, datos sin confirmar y fuentes excluyentes y sin contrastar.

A pesar de lo que ella misma piensa, la mujer colombiana va más allá del miedo y es valiente y también a pesar de lo que ella piensa, los hombres también sufrimos de violencia de género por parte de algunas mujeres. Claramente la violencia contra la mujer es un mal que ha de ser erradicado en todas sus aristas y pronto, pero eso no se hace generando odios al otro.

Entonces le propongo a la señorita Urbina replantear el nombre de su canal porque de igualadas” solamente le queda el significado de altiva, irrespetuosa y berrinchosa, porque de igualdad no promueve absolutamente nada.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3104

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Kika Nieto versus Las Igualadas, una pelea más allá de YouTube

Kika Nieto versus Las Igualadas, una pelea más allá de YouTube