Las 7 narconovelas que más daño le han hecho a Colombia

Algunas alaban a Pablo Escobar y otras dejan a las mujeres colombianas como prepagos. Aquí las siete que más han distorsionado la imagen del país

Por:
febrero 25, 2020
Las 7 narconovelas que más daño le han hecho a Colombia

Las muñecas de la mafia: La serie protagonizada por Amparo Grisales, cuya segunda temporada en 2019 fue un rotundo fracaso para Caracol, refuerza la imagen de la mujer como objeto de adorno por parte de los narcotraficantes. Además, sus críticos señalaban que en términos de producción lucía barata y las actuaciones eran malas.

Sin tetas no hay paraíso: Es la madre de las narconovelas porque fue la primera de todas y después de su estreno se abrió la puerta para que estas producciones conquistaran la tv nacional e internacional. En Pereira fue donde peor cayó pues, según sus habitantes, reforzaba un estigma sobre las mujeres pereiranas y a los hombres los dejaba como sicarios. El alcalde de dicha ciudad amenazó a Caracol con una demanda a raíz de la serie. Sin embargo, fue un éxito rotundo para el canal.

Escobar, el patrón del mal: Tuvo un éxito arrollador. Su primer capítulo en mayo de 2012 marcó 26,9 puntos de rating y se convirtió en el primer capítulo más visto de la tv colombiana. Cuando Telemundo, en Estados Unidos, la transmitió, también tuvo grandes números. Aunque su producción y su nivel actoral fue excelente, la serie contribuyó a que millones de extranjeros se deslumbraran con la imagen de un personaje que hizo infinito daño a Colombia. La serie se sigue viendo en Netflix.

El Cartel: Estuvo basada en el libro del exnarcotraficante Andrés López, quien tras pasar algunos años en prisión y llegar a un acuerdo con la DEA, vendió los derechos a Caracol y participó en la elaboración de los libretos. Fue la primera narconovela que llegó al continente africano, en donde sus televidentes creyeron que era histórica y que documentaba hechos reales. Tan mala imagen dejaba de la Policía de Colombia que la institución tuvo que sacar un comunicado aclarando que dicha novela no reflejaba la realidad. Tuvo dos temporadas.

Narcos: Es la historia del narcotráfico en Colombia contada por gringos. Tan desfasada es de la realidad que el encargado de dar vida a Pablo Escobar es el brasilero Wagner Moura y la serie está hablada en inglés. Por culpa de Narcos, que tuvo tres temporadas y todavía sigue siendo un éxito en Netflix, hay toda una imagen distorsionada sobre el narcotráfico y varios hechos que marcaron la historia de Colombia.

Rosario Tijeras: La adaptación televisiva de la novela de Jorge Franco fue un éxito para RCN en 2011. Sin embargo, por la forma en que toca el tema de la mujer y la delincuencia, fue censurada en Venezuela, y en Ecuador. En ese país la sacaron del aire por respeto a la realidad que afectaba al país. En Costa Rica, aunque no fue sacada del aire, causó controversia. Tiene el deshonroso título de ser la narconovela más censurada internacionalmente.

Tres Caínes: Escrita por Gustavo Bolívar, esta serie se inspiró en la vida de los hermanos Castaño. Fue tanto el rechazo que despertó que en redes sociales se gestó todo un movimiento entre televidentes que exigían a RCN su retiro del aire. Se llegó inclusive a gestar un boicot para afectar a los anunciantes que pautaran en la serie. Hubo más de una empresa que dejó de pautar en dicho espacio por miedo al boicot.

-.
0
7901
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El nuevo lío de Eduardo Mendoza, acusado ahora por las chuzadas a los pilotos de Avianca

El nuevo lío de Eduardo Mendoza, acusado ahora por las chuzadas a los pilotos de Avianca

La mansión de Pablo Escobar en México que hoy es un resort de lujo

La mansión de Pablo Escobar en México que hoy es un resort de lujo

'La Kika' paga una condena de 160 años por la bomba del avión de Avianca, y no fue él

'La Kika' paga una condena de 160 años por la bomba del avión de Avianca, y no fue él

Nuestro miedo a la muerte