La violencia en el Cauca en tiempos de cuarentena

Sobre los grupos armados ilegales y el uso que estos le han dado a la cuarentena como estrategia de control social y territorial en varios municipios

Por: Camilo Lopez
abril 29, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La violencia en el Cauca en tiempos de cuarentena
Foto: Las2Orillas

La guerra en el Cauca no está en cuarentena. Desde que empezó el  aislamiento obligatorio se ha presentado un escalamiento y una degradación de la violencia en el departamento el cual se manifiesta en el incremento de los enfrentamientos entre grupos armados, la violencia contra líderes y lideresas sociales y en el abuso, intimidación y  amedrentamiento de la población civil por  parte de los grupos armados.

Los hechos de violencia de las últimas semanas se enmarcan en el escalamiento progresivo de la guerra que se viene presentando desde el año 2018, así como en la reorganización, reposicionamiento y disputa de grupos armados por las distintas regiones y territorios del departamento. La actual crisis que vive la sociedad a raíz de la pandemia del COVID 19 y las medidas de aislamiento obligatorio implementadas por el gobierno han generado un incremento en la vulnerabilidad de las comunidades, un fortalecimiento de los grupos armados y una mayor degradación en los métodos empleados por estos últimos.

Violencia contra  líderes sociales

Desde que empezó la cuarentena en el Cauca han sido asesinado al menos 8 personas entre líderes, activistas y defensores de derechos humanos.  Los hechos más recientes fueron el asesinato de 4 líderes y activistas pertenecientes a la comunidad de San Juan de Micay en el municipio de El Tambo los cuales hacían parte del Consejo Comunitario AFRORENACER y de la Coordinadora Nacional Agraria (CNA). Estas personas fueron víctimas presuntamente por miembros de la Disidencia de las FARC Carlos Patiño los cuales operan en el sur y en la costa pacífica caucana.

También en la última semana fueron asesinados 2 defensores de derechos humanos en el norte del Cauca pertenecientes a la organización campesina FENSUAGRO, y un líder campesino miembro de una Junta de acción Comunal en el sur del Cauca, estos hechos se presentaron en Buenos Aires, Santander de Quilichao y Mercaderes. Semanas atrás ya había sido asesinado otro líder campesino en municipio de Piamonte en la bota caucana el cual fue masacrado junto a toda su familia y una lideresa indígena en el municipio de Totoro presuntamente a manos de su compañero sentimental.

Además de los asesinatos también se han presentado dos atentados contra líderes étnicos (Buenos Aires y Caloto) múltiples amenazas contra organizaciones indígenas, el desplazamiento forzado de 8 líderes en el Tambo y hostigamientos e intimidaciones contra excombatientes de FARC en procesos de reincorporación a la vida civil en el municipio de Argelia.

Enfrentamientos entre grupos armados:

La región que más se ha visto afectada por enfrentamientos entre grupos armados  es el Norte del Cauca  donde se han presentado más de 10 eventos entre combates, hostigamientos y atentados con bombas. El 26 de marzo se presentaron 4 hostigamientos y 2 explosiones de forma simultánea que afectaron los municipios de Toribio, Caloto, Caldono y Totoro, posterior a estos hechos se volvieron a presentar combates en los municipios de Corinto, Jámbalo y Toribio. En estos enfrentamientos lamentablemente murió un niño indígena de 14 años víctima del fuego cruzado, también se habla de la muerte de dos presuntos miembros de grupos armados ilegales.

La segunda región más afectada es el Alto Patía especialmente los municipios del Tambo y Argelia. En el marco de estos enfrentamientos entre la Fuerza Pública y presuntos miembros de la disidencia de las FARC y el ELN se presentaron los hechos de violencia contra líderes y excombatientes que ya mencionamos anteriormente además de la muerte de 8 presuntos miembros de grupos armados ilegales. Se presume que los enfrentamientos en esta región se deben a la disputa por el control de la desembocadura del Rio Micay, zona estratégica para el tránsito de drogas y armas.

El ultimo conjunto de enfrentamientos se presentaron a inicios de abril en los  municipios de la Costa Pacifica donde se desarrollaron combates entre presuntas disidencias de las FARC y el ELN. Estos combates pusieron en riesgo de desplazamiento masivo a toda la comunidad del rio Napi en el municipio de Guapi según denunciaron organizaciones sociales de la región. .

Abusos de la fuerza pública y control de la población civil de parte de los grupos armados

Organizaciones indígenas y campesinas han denunciado abusos, intimidaciones y mal trato de parte de la Fuerza Pública hacia los puestos de control que vienen desarrollando las comunidades para evitar la propagación del COVID 19, estos hechos se presentaron en los municipios de La Vega, Balboa, Suarez y Corinto, en estos  últimos se denunció la invasión de propiedad privada de parte del Ejército y el hurto de alimentos a un puesto de control campesino.

Finalmente en los municipios y territorios donde hay presencia de grupos armados ilegales y una débil institucionalidad, han proliferado distintos panfletos y amenazas donde se declara objetivo militar a todas las personas que no cumplan y respeten el aislamiento obligatorio. Se presume que la masacre presentada en el municipio de Buenos Aires donde murieron 3 personas en un establecimiento público así como el asesinato de distintas personas en el Sur y el Norte del Cauca, responde a este tipo de violencia y control que realizan los grupos armados hacia la población civil.

Las nuevas violencias que se presentan en el departamento del Cauca se deben al incumplimiento del acuerdo de paz de parte del Estado Colombiano y a la consolidación en los territorios de mafias organizadas en torno al narcotráfico y la minería. Los mayores afectados por esta situación son las comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas y sus respectivos liderazgos, quienes a raíz de la pandemia se encuentran en una mayor vulnerabilidad frente a los actores armados.  Como menciono un campesino del municipio de Argelia, el en Cauca no se sabe que es peor, si el virus o la violencia.

-.
0
103
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"El bullying que nos hacen por ser jóvenes y católicos"

Nota Ciudadana
Los pobres también tienen la culpa

Los pobres también tienen la culpa

Alberto González, el abogado de muchos quilates enfrentado a MinSalud

Alberto González, el abogado de muchos quilates enfrentado a MinSalud

Nota Ciudadana

"Resguardemos nuestras niñas que ya llegaron las tropas gringas a Tolemaida"