¿Por qué el dólar no sube en Colombia?: Análisis de Fanny Kertzman

De ganar la izquierda, el país se arruinaría más rápido que Venezuela: nuestras reservas no están en la industria del petróleo, sino en la coca

Por:
Enero 11, 2018
¿Por qué el dólar no sube en Colombia?: Análisis de Fanny Kertzman

Siempre me ha causado curiosidad que en Colombia el dólar del mercado negro es más barato que el “oficial”. Según nos enseñaron en la facultad de economía, un mercado negro se genera cuando la demanda de ciertos bienes supera a la oferta, y esta última tiene un tope artificial, como es el caso del control de precios a los alimentos en Venezuela. Dado que la oferta es escasa a los niveles de precios impuestos por el gobierno, los demandantes de bienes están dispuestos a pagar una prima por conseguirlos. Se crea un mercado negro donde la demanda de bienes y servicios, a precios más altos, es cubierta por la oferta a ese nuevo nivel de precios, burlando los límites impuestos por el gobierno.

Esta ley de oferta y demanda se aplica universalmente en el caso de bienes escasos como los dólares, en países que aún tienen control de cambios. El ejemplo más clásico es, de nuevo, Venezuela. Mientras la tasa de cambio de un dólar oficial –que ya no se ofrece- es Bs10 o Bs 11.311 para la tasa DICOM (controlada), la tasa del mercado negro es Bs 143.275.

En Colombia, curiosamente, el dólar negro es inferior al oficial. Es el único país del mundo donde el precio en el mercado negro es menor. Esto debido a que en nuestro país hay sobreoferta de dólares. La razón es muy simple: el narcotráfico.

A finales del año pasado una calificadora de riesgo (hay tres reconocidas a nivel mundial) le bajó la calificación a la deuda colombiana de BBB a BBB-, quedando a un solo paso de ser calificado como una inversión especulativa. Nuestro experto en spinning[1], Mauricio Cárdenas, lo interpreta como una “advertencia” para lo que puede pasar en 2019, o sea, cuando él ya no sea Ministro de Hacienda.

El día que se dio a conocer la noticia, el dólar subió de COP 2.980 a COP 3030. Al día siguiente bajó a COP 3015 y al tercer día el dólar oficial había llegado de nuevo a niveles de COP 2.980. La lógica económica supone que al bajar la calidad de la deuda colombiana, el precio del dólar debería subir, porque ha subido el riesgo de la inversión en Colombia y con ello el mercado estaría demandando más dólares porque se presentaría una fuga de capitales, huyéndole al riesgo.

Pero no. En este país narcotizado, el primer productor de cocaína a nivel mundial, hay tal oferta de dólares mal habidos que, aun aumentando el riesgo país, la tasa de cambio permanece estable. Aquí el dólar no se devalúa porque hay un exceso de oferta proveniente del narcotráfico y la minería ilegal.

Al no existir devaluación de la moneda, el país se vuelve más caro y cesan los incentivos a las exportaciones. De ahí que nuestras ventas al exterior estén disminuyendo en lugar de crecer. Esto se llama “Enfermedad Holandesa” y le sucedió a ese país al descubrir enormes reservas de petróleo, que se volvieron casi la única exportación.

Aquí sucede lo mismo, pero el detonador no es el petróleo sino la coca. Es así como el narcotráfico conlleva no solo violencia y corrupción, si no también empobrecimiento del país. La Junta Directiva del Banco de la República y el gobierno no quieren estimular las importaciones –gastando el exceso de dólares en la economía- porque el déficit externo es tan grande, que si estimula el crecimiento, las importaciones se incrementarán y se agravará más el hueco que tenemos en el comercio exterior de bienes y servicios. Por lo tanto, paradójicamente, al gobierno no le conviene que la economía crezca.

Entretanto, la pasividad del gobierno frente al inmenso mar de coca, hace que ella siga aumentando a niveles nunca antes vistos. ¿Quiénes son los beneficiados? Aquellas personas que de una u otra forma trabajan en la cadena del narcotráfico: cultivadores, raspachines, capos, lavadores, contrabandistas, grupos de bandidos organizados, entre ellos las Farc, que nunca dejaron el negocio ni lo piensan abandonar, y toda clase de delincuentes y políticos corruptos, llegando al más alto nivel en todas las ramas del poder público.

Es así como el gobierno crea nuevas expectativas del crecimiento del PIB, 2,8% para 2018, cuando en realidad quiere evitar el crecimiento económico porque se agravaría el déficit externo que hay que financiar. De ahí el origen del déficit fiscal: la necesidad de tapar huecos en el balance de exportaciones e importaciones.

La situación es tan delicada que en caso de elegir un “gobierno de transición” o un gobierno de la izquierda, que no cree en las leyes del mercado, el país se arruinaría más rápido que Venezuela, puesto que nuestras reservas no están en la industria del petróleo, sino en la coca.

Ante la incertidumbre, la inversión en el país disminuirá hasta que no se aclare si el partido del común o Gustavo Petro  ganen las elecciones. Ojo con su voto, es má­­­­s importante que nunca.

[1] Spinning: darle la vuelta a la interpretación de las noticias malas para que parezcan buenas

Publicidad
0
18164
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Vinicio Alvarado, el publicista ecuatoriano que puso a volar a Petro en la segunda vuelta

Vinicio Alvarado, el publicista ecuatoriano que puso a volar a Petro en la segunda vuelta

El terror no acaba en el Cauca: otro líder social secuestrado

El terror no acaba en el Cauca: otro líder social secuestrado

“Rosario Murillo, los asesinos están armados y cumplen órdenes de tu compañero comandante”

“Rosario Murillo, los asesinos están armados y cumplen órdenes de tu compañero comandante”

El mundo de las Farc llega a Cine Colombia

El mundo de las Farc llega a Cine Colombia