La valiente Inspectora de Policía que el alcalde de Cartagena, Sergio Londoño, frenó

Elvia Pájaro quien llevaba 9 años en el barrio Torrices donde se levanta la mega torre Aquarela estaba en el proceso para su demolición cuando fue trasladada

Por:
Febrero 20, 2018
La valiente Inspectora de Policía que el alcalde de Cartagena, Sergio Londoño, frenó

La inspectora de la Policía del barrio Torrices de Cartagena, Elvia Pájaro, no solo alertó de las irregularidades que empezaban a cometerse con la construcción de las cuatro torres del proyecto Aquarela sino que con toda la diligencia y responsabilidad empezó el proceso conducente a la demolición de la mega torre, acorde con la decisión del Procurador Fernando Carrillo en octubre del 2017. Sin embargo el alcalde encargado Sergio Londoño Zureck, como cabeza administrativa de la ciudad, ordenó, a través de su secretaria de gobierno, Yolanda Wong Baldaris, el traslado de la inspectora con lo cual se interrumpió el proceso. Wong fue candidata a la gobernación de Bolívar por el partido de la U

De allí la reacción firme del Procurador Fernando Carrillo de esta semana: le dio 48 horas al alcalde para iniciar la demolición de la mega torre que tiene en riesgo el status de Cartagena como Ciudad Patrimonio de la humanidad otorgado por la UNESCO el 2 de noviembre de 1984.  Así las cosas, el Alcalde quien habría intentado dilatar la instrucción del Procurador Carrillo tendrá que ejecutarla sin subalterno alguno de por medio.

La inspectora Elvia Pájaro llegó al barrio Torrices, donde se levanta la torre de 32 pisos desde el 2009 en la Alcaldía de Judith Pinedo. Su liderazgo y gestión la llevaron a ser muy reconocida por la comunidad y a mantenerse en el puesto durante varias administraciones, algo poco usual con los inspectores de policia que suelen además cargos con un alto componente político.

Las actuaciones de la inspectora son recordadas con anécdotas en el tradicional barrio cartagenero. En el 2010, recién posesionada, actuó para apoyar a una humilde mujer que iba a ser desalojada con sus dos pequeñas hijas. La intervención de Pájaro evitó que la instrucción del juez  fuera humillante y drástica y dejara a la señora en la calle. Consiguió que el demandante le pagara dos meses de arriendo en una casa en calle Santa Fé mientras la mujer conseguía un empleo .

Siempre trabajó con las uñas. Cuando llegó la Inspección Policial Comunal No 2 estaba en un completo abandono. Tenía solo unos cuantos butacos de madera que habían sido donados por la comunidad. El lugar es estrecho, treinta metros cuadrados, húmedo, en donde solo cabe un solo agente que, por cierto, carece de computadores. La estación sólo cuenta con una máquina de escribir que la misma Elvia Pájaro había llevado desde su casa. Sólo había un ventilador y el calor, por lo tanto, era asfixiante.

Elvia atendía entre expediente en un despacho al fondo del lugar. “Aquí yo no tengo privacidad porque me toca mantener la puerta abierta si no quiero ahogarme del calor. Las condiciones ambientales se convierten en nuestro principal problema, pues las paredes también absorben humedad y levantan la pintura”, le contó la Inspectora de policía en el 2013 a un periodista del Heraldo. “Este espacio no cumple con las condiciones necesarias para que funcione una inspección. Además, se atienden personas de bajos recursos que cuando llegan quieren que se les atienda inmediatamente y las personas que hay a veces no son suficientes para abarcar a una comunidad tan grande”. Para acabar de completar la Inspección de Policía atendía no sólo los litigios, las riñas y los problemas cotidianos de la gente de Torrices sino a la de los barrios Loma Fresca, Lo Amador, Santa Rita, Los Comuneros, La Paz, República del Caribe, Pablo Sexto y Petares.

Además de humana, Elvia Pájaro era implacable. Fue ella quien prendió las primeras alarmas cuando vio que arrancaba el proyecto Aquarela con el que se construirían 772 apartamentos que acababan con la armonía del tradicional barrio popular Cartagenero pero además estaban localizados vecinos del Castillo de San Felipe y a  400 metros del Centro Histórico. Todo estaba en contra del proyecto. Este era además vecino del polémico terreno de Chambacú, de 27 hectáreas, erradicado, a mediados de los 70 por el Instituto de Crédito territorial. Los promotores presentaban el proyecto como apartamentos de interés social pero la inspectora, conocedora del barrio, sabía que no era exacto.

Elvia Pájaro tenía clara sus funciones ampliadas a partir del nuevo código de policía que entró en vigencia en mayo del 2017. Además de sus labores en pro de la convivencia, debía vigilar y controlar las licencias de construcción irregulares y la ocupación indebida de espacio público. En octubre del 2017 cuando se hizo acompañar de la dirección de Control Urbano de la Alcaldía de Cartagena a hacer una inspección de la obra cuya primera torre avanzaba vertiginosa en la que comprobaron que ésta no cumplía con los requisitos que exigía la licencia otorgada por el curador Fernando Llamas. Después vendría la actuación del Procurador Fernando Carrillo en  la que exigía la suspensión de la obra.

Inspectora Elvia Pájaro durante la suspensión de la obra poniendo los sellos respectivos. Más adelante el alcalde la trasladaría después de 10 años de servicio en el barrio

El año nuevo  sorprendió a la inspectora Pájaro con mala noticia: el alcalde Zureck, a través de su secretaria de gobierno Wong Baldaris,  había ordenado su traslado. cuando se preparaba para cumplir los 10 años en el barrio. Con su traslado se dilataba la decisión que ya estaba en marcha. El 8 de febrero se posesionó un nuevo inspector, con una agenda ajena a las urgencias frente a la torre Aquarela cuyos trabajaos habian sido suspendidos desde el 25 de octubre por orden del juzgado décimo administrativo del circuito de Cartagena. Cualquier intento de dilación quedó frustrada con el ultimátum del Procurador al alcalde. Una vitoria de la inspectora Elvia Pájaro quien el alcalde debía premiar con el regreso al barrio donde ha trabajado diez años feliz.

Publicidad
0
34321
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El documento firmado por las dos ministras que aprobó la vía Ocaña-Gamarra

El documento firmado por las dos ministras que aprobó la vía Ocaña-Gamarra

El “profe” Santos

El “profe” Santos

“Gabito me pidió que sus cenizas quedaran en Cartagena”

“Gabito me pidió que sus cenizas quedaran en Cartagena”

Transcaribe ¿Un sistema que funciona a las mil maravillas?

Transcaribe ¿Un sistema que funciona a las mil maravillas?