Opinión

La sedación no elimina el sufrimiento

Confirmé de primera mano que a los pacientes sedados no se les duermen ni mente ni emociones, por fuera de toda vivencia espiritual

Por:
octubre 07, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La sedación no elimina el sufrimiento
Es fundamental vigilar nuestras palabras, nuestras actitudes, aun nuestros propios pensamientos, cuando estamos cerca de una persona sedada o en coma

Lo confirmé, la sedación con medicamentos, hasta llegar a la falta de respuesta a los estímulos del medio ambiente, o sea el “coma inducido”, no evita el sufrimiento de la persona.

Fabio (nombre ficticio), médico de profesión, joven, dinámico por la voz que le escucho, centrado por su actitud, me confirma: “si, doctor -me dice- durante la sedación en que estuve en la unidad de cuidados intensivos sentí pánico”. Estaba sedado ante una falla multisistémica por infección. Pulmones con liquido; corazón con fracción eyección 21 % o sea, poco faltó para la muerte; falla renal que requirió hemodiálisis, y demás complicaciones propias de esta patología. “No doctor, -me confirma-, no vi luces, ni sentí presencia de seres espirituales, ni me llegó sensación de paz” “Hubo una visión recurrente de estar secuestrado, metido en la cajuela de un carro o descendiendo por una espiral, hasta el punto de saber que me iban a matar”. El miedo y el pánico llegaron varias veces en esos días de sedación. Sí, sedado tuvo miedo. Fabio sufrió por ello.

La pregunta de familiares es recurrente a médicos y personal de enfermería: “Doctor, ¿mi familiar está sufriendo?” El médico, con toda tranquilidad, al ver que el paciente no responde a estímulos visuales, ni auditivos, ni tan siquiera dolorosos, responde: No, señora, el no está sufriendo”. ¿Revaluamos este concepto? Claro que sí.

Tenía en mi mente la idea que a los pacientes sedados no se les dormían ni mente ni emociones, por fuera de toda vivencia espiritual. Y lo confirmé de primera mano. Solo se publican las llamadas “experiencias cercanas a la muerte”, no se logra leer alguna como esta. Volvemos a las mismas teorías: son los neurotransmisores, las sustancias químicas cerebrales las que producen esto, o es la mente y la emoción que no dependen exclusivamente del cerebro. ¿Cuál es la verdadera productora de vivencias tan potentes y reales para cada individuo? La teoría científica o la energética. Considero que mente, un cuerpo energético compuestos por pensamientos, ideales, información y demás, usa el cerebro para expresarse en este mundo. Igual sucede con las emociones. Son dos cuerpos diferentes al físico y por tanto una acción química como la sedación no los afecta, no los duerme.

 

 Las personas sedadas pueden al despertar relatar:
uno, ausencia de todo recuerdo, nada que contar; dos,
vivencias negativas; tres, experiencias positivas de paz y amor

 

Las personas sedadas pueden al despertar relatar: uno, ausencia de todo recuerdo, nada que contar; dos, vivencias negativas como esta; tres, experiencias positivas de paz y amor.

Mente y emociones siguen conectados al ambiente. Por tanto, es fundamental vigilar nuestras palabras, nuestras actitudes, aun nuestros propios pensamientos, cuando estamos cerca de una persona sedada o en coma. Así como no sabemos que hay luego de la muerte, no es fácil saber que sucede las 24 horas del día en esa persona que no logra comunicarnos su interior. Razón de más para estar sumidos en el amor frente a ella.

Amor que Fabio detectó en las auxiliares de enfermería, -una vez ya despierto- al verlas lavar su cuerpo con esmero y que lo ha llevado a tener mayor respeto por dicha profesión. Va bajando del pedestal de semidiós. También “humanizó” su práctica, ya que ahora tiene más paciencia, escucha más y despierta su compasión (en sus propias palabras) cuando está al lado de la cama del enfermo. Gracias Fabio, gracias por relatarme esta experiencia. Deseo que sea de ayuda para el ejercicio médico de muchos y para la relación de familiares y amigos con sus seres queridos enfermos.

[email protected]

-.
0
49623
La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

La tranquila vida en París que Yolanda Pulecio tras la liberación de su hija Íngrid Betancourt

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Cómo la alemana Fresenuis, que está en Colombia, se convirtió en el gigante mundial de la salud

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus