La rabia de un caleño

La inmensa distancia que hay entre ricos o mafiosos y la masa de pobres, desempleados y sin oportunidades de educación es solo una de las razones

Por: cesar arturo castillo parra
mayo 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La rabia de un caleño
Foto: Las2orillas

Soy un posadolescente que nació en Cali en 1960: como aún quiero vivir en un país mejor, hacer y aprender mil cosas nuevas, me considero un joven, pero de esos que están molestos y no se tragan el cuento de que “Cali es la sucursal del cielo”.

Les voy a contar por qué estoy molesto. Nací en una familia de padre con salario mínimo y, como toda mi vida creí que era posible llegar a tener un trabajo estable, me puse a estudiar con un millón de sacrificios hasta lograr el doctorado que me otorgó el Estado español. Sin embargo, el trabajo soñado nunca llegó porque en la ciudad de Cali, en este “Valle invencible”, las puertas solo están abiertas para los que son descendientes de las familias ilustres y para los que saben arrastrarse en zalamerías con las roscas politiqueras o mafiosas. De milagro duré 15 años como profesor a destajo en la Universidad del Valle con uno o dos cursos por semestre hasta que se me dio por poner en práctica el pensamiento crítico y dármelas de creativo e innovador con mis ideas. Fue entonces cuando me dejaron cesante para que me convirtiera en filósofo urbano, pues ya se imaginará el lector que un profesor así tampoco tiene cabida en una universidad privada.

Yo he sabido canalizar mi rabia haciendo mandalas y haciendo caricaturas para medios como Las2orillas; he podido escribir varios libros y salgo con mi banderita de Univalle a cada marcha de protesta que organizan en defensa de la educación pública. Pero viene la pregunta clave: ¿cuáles son las opciones que tiene el ciudadano del común, el que a duras penas cuenta con educación primaria, para canalizar su descontento ante una sociedad tan corrupta e injusta como la nuestra?

Unos optan por guardar silencio para sobrevivir en medio de la ilegalidad o la informalidad; otros se dedican a la delincuencia; están los que terminan refugiándose en la alienación del alcohol o la marihuana; y ahí están los que han salido a la calle a gritar que están cansados. Pero los defensores de la moral pública, “las gentes de bien” y los prepagos de “la prensa libre” quieren que, ante una realidad tan opresora de miseria y asesinatos oficiales o extraoficiales, la gente salga a las calles a protestar como verdaderos gentleman, caballerosos, perfumados con banderitas blancas y haciendo “expresiones culturales”.

Pues no. Así no funcionan los pueblos. Ellos aguantan y aguantan hasta que un día revientan en mil formas de protesta, arbitrarias o de organización comunitaria. Generalmente quienes llevan la batuta son los jóvenes porque más tienen la ilusión del cambio, la salud y la fuerza física para correr o pelear en las barricadas. En este Paro Nacional quienes más han estado activos son los jóvenes, porque la pandemia obliga a los mayores a cuidarse, en Cali ellos soñaron con un cambio en las pasadas elecciones y perdieron en lo nacional con el subpresidente Duque, pero también porque muchos adultos mayores se mueren de la vergüenza por haber elegido y reelegido gobiernos paramilitares y de mafiosos. ¿Con qué cara van a salir ahora a pedir el cambio y a reclamar un mundo mejor?

En Cali la sensación de rabia es inmensa por la distancia que hay entre ricos o mafiosos y la masa de pobres, desempleados y sin oportunidades de educación. Porque desde los tiempos de la Colonia son las mismas familias de propiedades incestuosas o neocoloniales, las que se reparten la torta del Estado y tienen a su servicio a las fuerzas armadas. Pero eso no es todo, el invento de la división social por estratos socioeconómicos, ha creado y profundiza cada día más la estructura urbana de ghettos, tanto que por eso hay barrios para la gente de bien, con sus iglesias y parques elegantes y barrios donde la gente pobre tiene que vivir hacinada, en medio de la violencia y sin áreas verdes, como en el Oriente y en las zonas de ladera. Igualmente, recordemos que a todos nos venden la idea de que la felicidad y el éxito están en el consumo de productos ostentosos como carros, motos, aviones particulares, pero, como no existe el camino lícito para llegar a ellos, lo único que siembran los publicistas es rabia y frustración.

Ahora bien, para tratar de aplacar a la gente en semejante encrucijada de bloqueos y muertes por represión, al señor subpresidente se le ha ocurrido la idea de salir con el cuento de matrícula cero para los estudiantes de estratos 1, 2 y 3, pero por esa vía se profundizará la discriminación y no se soluciona el problema estructural de la educación superior como derecho universal. También en medio de esta crisis viene en aumento la idea de seguir repartiendo subsidios con sabor a soborno y algunos nos hablan de la necesidad de crear una renta básica, pero yo no creo que a los jóvenes les anime la idea de vivir de la caridad del Estado parqueados en la casa; ellos lo que quieren es un trabajo y contar con la posibilidad de tener algo estable para construir futuro. Por supuesto que no habrá puestos de trabajo con oficina para los que se crean doctorcitos, pero hacer algo por la comunidad es mejor que no hacer nada.

Eso de construir un mañana mejor o soñar con que cada ciudadano mayor de 65 años tenga derecho a una pensión pequeña son cosas que se pueden hacer desde el Estado, otra cosa bien distinta es que el empresariado o la casta dirigente, que hace lo que se le viene en gana con la masa pasiva, lo permitan.

-.
0
300
El mal ejemplo de la CAR-Cundinamarca con el Parque Ecoturístico Río Neusa

El mal ejemplo de la CAR-Cundinamarca con el Parque Ecoturístico Río Neusa

El ascenso de Camilo: de atender la tienda de su papá a ser el más grande de Hispanoamérica

El ascenso de Camilo: de atender la tienda de su papá a ser el más grande de Hispanoamérica

Perú: el Congreso decide si abre un proceso de destitución contra Pedro Castillo

Perú: el Congreso decide si abre un proceso de destitución contra Pedro Castillo

Julio César Turbay y Álvaro Uribe, una vieja relación que todavía pesa

Julio César Turbay y Álvaro Uribe, una vieja relación que todavía pesa

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus