La prepotencia de Pilar Castaño en ‘La Agencia’, el nuevo reality de Caracol

La actitud de la gurú de la moda en el episodio de ayer dejó mucho que desear entre los televidentes, especialmente entre quienes recuerdan a su mamá, la gran Gloria Valencia

Por: Alexander Garzón Ferrer
Enero 10, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La prepotencia de Pilar Castaño en ‘La Agencia’, el nuevo reality de Caracol
Foto: Twitter @CaracolTV

Eran pasadas las 4 de la tarde de un día cualquiera de 1997. Comenzaba a hacer frío y el viento que bajaba por la calle 85 de Bogotá parecía posarse justo en la entrada de la casa de la familia Castaño Valencia, donde se realizaba una grabación con doña Gloria, ‘Primera dama de la pantalla chica’. Ella, a pesar de todo, atendía de manera respetuosa —y como si fuera una niña de siete u ocho años de edad— las instrucciones del director de la crónica que se hacía como homenaje a esta figura del entretenimiento en Colombia.

La escena que se rodaba era importante para recrear audiovisualmente la historia y, pese a que había advertido que no le gustaba salir mucho a la calle, la reconocidísima cara de El precio es correcto y Cumpleaños Ramo accedió a hacer algunas tomas en las vías cercanas, por entonces no tan llenas de gente como en la actualidad. La mujer, que desde muy joven vivió entre luces, cámaras y bastidores, sabía de la importancia de dejar al lado algunos hábitos personales y caprichos a la hora de hacer televisión; también conocía perfectamente que la voz de un director era la más importante en un set, bien fuera en interiores o en exteriores, en un programa concurso, de música, moda u opinión.

Estuve allí porque hacía parte del equipo de producción de la serie documental en la que salió doña Gloria Valencia semanas después.

Unos 12 o 13 años antes vi al hijo de esta ilustre presentadora al frente de un proyecto que se grababa en el museo de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Rodrigo sí que sabía hacer respetar su rol de director. Recuerdo la manera en la pedía silencio a quienes estábamos allí, en el lugar ubicado sobre la Calle de La Fatiga; de manera amable y a la vez enérgica, el también cineasta ordenaba a todos los presentes, incluyendo al gerente de aquella galería de arte, quedarse completamente quietos, pues el viejo piso de madera de dos siglos rechinaba con el menor movimiento de cualquiera… hasta los personajes de las pinturas allí colgadas parecían más mudos que de costumbre.

Tanto Rodrigo Castaño como su mamá, a quien nadie ha podido reemplazar en la televisión de nuestro país, conocían a la perfección el papel de cada uno de los que participan en una producción. Imagino que don Álvaro, esposo de doña Gloria, quien dirigió Naturalia entre otros programas, también lo sabía y por eso llegó a ganarse el reconocimiento del público en los años 70 y 80, cuando se dedicaban más espacios a información cultural que a temas superficiales y banales.

Ese respeto que demostraron los ya fallecidos Álvaro, Gloria y Rodrigo por la realización audiovisual y por cada uno de los roles que hacen parte de esta, particularmente el de director, fue olvidado por este miembro de la familia Castaño Valencia; o así pareció al verla en el primer capítulo del nuevo reality del canal Caracol, La agencia, batalla de modelos.

Pilar es otra estrella de la farándula nacional que se ha hecho a pulso y con el apoyo de sus padres. ‘La colita de la familia’ —como se autodenominaba cuando acompañaba a su hermano a trabajar y durante momentos en que se podía hablar en el set— es hoy un importante referente, particularmente de la moda, que la ha llevado a participar como experta en diferentes eventos internacionales, a escribir varios libros y a ser reconocida como gestora en el tema.

Sin embargo, esos logros y el hecho de que sea considerada por algunos la persona más importante de la industria de la moda en el país no la convierten en una diva con derecho a hacer lo que le parezca en un set de grabación, llegando a desconocer la labor de un director de producto —como un comercial de televisión— que está en todo su derecho de mandar callar a cualquier persona que haga ruido y no deje que la actividad se desarrolle adecuadamente, incluyendo a las divas.

A Pilar, quizá, se le olvidó lo que los estudiantes de Medios Audiovisuales y Comunicación Social aprenden en los primeros semestres de carrera y lo que quienes laboran en cine o televisión conocen como una premisa: el director es quien manda en un rodaje. O, de pronto, la otrora presentadora del Reinado Nacional de la Belleza piense que ser jurado de La agencia le dé la potestad de estar por encima de todo el mundo, pero no es así.

Es un asunto simple de comprender que la importancia de los roles en el mundo de la televisión varía dependiendo el lugar y el momento; hasta ahora la ‘norma’ de darle al director toda la autoridad en un set, y que se ha mantenido durante más de un siglo en la industria, no ha cambiado.

Es la gurú de la moda —porque lo es— quien debe buscar la manera para que pase desapercibida, junto a los otros dos jueces, después de que el director de un comercial sentencia “luces, cámaras, acción”. Si es que quiere hacerse notar un poco más de lo que ya tiene merecido, sus ínfulas y ego pueden estar bien, desde su rol de evaluadora de productos y modelos, en el momento de dar sentencia.

Pilar, como guía del sector de la moda y heredera de ingente talento en la pantalla chica, debe aplicar lo que ella misma dijo en el segundo capítulo del reality: “los modelos son los verdaderos protagonistas”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
7772

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus