La prensa capturada

"Con sigilo, el poder se ha hecho de prensa, radio y televisión abierta. Es así que fue afianzando periodistas que son puestos como fichas en un tablero de monopolio"

Por: José Pastor Pérez Castro
abril 19, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La prensa capturada

No deja de ser una ironía. Una prensa, artefacto parecido a un cepo que sujeta e inmoviliza objetos, hoy en día, gracias a las garras de los poderes políticos, está siendo aferrada por estos de manera tal que parece sobrarle la “N”. Ya no es prensa, es “presa”. Lo increíble es que está pasando en todo el mundo y no hay derecha ni izquierda que se salven.

El 17 de abril de 2021, los portales informativos y agencias de prensa reportan que en Venezuela el diario El Nacional de Caracas ha sido condenado por parte del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela a pagar una indemnización millonaria al número dos del chavismo. La suma, impagable desde todo punto de vista, es evidentemente una maniobra política del exmilitar para hacerse al periódico vía expropiación con el fin de callar a sus críticos y opositores y de paso engordar su ya de por sí gordo capital. Inédito en alguien que presume de socialista.

Sin dudarlo, el diario seguirá las mismas directrices de su similar cubano, el diario Granma, un periódico que desde la virtualidad exhibe la utopía socialista como un aburrido paraíso donde no existen la corrupción ni el crimen y donde el gobierno tiene un puñado de periodistas áulicos del poder cuyas columnas apuntalan el techo desmoronado de una revolución estancada en 1959. Intente usted escribir una opinión de desacuerdo con las de sus periodistas. Yo lo intenté y hasta ahora no han publicado mis comentarios. Supongo que me topé con el criterio que colocan como una advertencia y que reza textualmente: “Nos reservamos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso”. Sería más honesto cambiar el “moderar” por “censurar”, pero se entiende que en todas partes se cuecen habas y tanto allá como acá es costumbre el “lenguaje políticamente correcto”. Algo así como escribir que en vez de reforma tributaria se escriba “reforma social”.

Pero claro, si por allá llueve por acá no escampa. Aquí la prensa (¿presa?) fue capturada. Con sigilo, el poder se ha hecho de prensa, radio y televisión abierta. Es así que con sutileza fue afianzando periodistas que son puestos como fichas en un tablero de monopolio. Duque es muy claro. Él dijo que no repartiría mermelada en el congreso, en cambio la esparció diligentemente en la prensa. Mediático como es, comprendió que si Pastrana hizo carrera en el periodismo y terminó en la presidencia él quiere hacer carrera en la presidencia y terminar en el periodismo.

Digamos que no deberíamos tener en cuenta el caso de Néstor Morales por lo obvio. Hay tres personas con las que en Colombia uno no debe pelear porque siempre pierde: un árbitro de fútbol, un policía de tránsito y la esposa. Estando casado con la medio hermana del presidente, del primer cuñado de la nación no se escuchará durante este gobierno una sola objeción a su mandato, pero como algunos periodistas están enseñados a la crítica irracional y no teniendo a quién criticar en el gobierno el único objeto con el que se pueden ensañar es con la oposición. Una increíble coincidencia con los editoriales de Diosdado a quien ni siquiera lo cobija la denominada “ley contra el odio” en donde toda crítica al poder es odio. Obviamente dicha ley se aplica solo contra la oposición.

La cosa es que Néstor es sutil. Escuche usted su programa del 7 de abril de este año en el que después de una refrescante tanda de canciones sobre Barranquilla (como avizorando el Char que se nos viene), mencionan un presunto “homenaje” realizado por el alcalde menor de Rafael Uribe Uribe a la conocida youtuber y empresaria Daneidy Barrera. El término “homenaje” fue usado por los periodistas que además utilizaron términos como “criminal” y “delincuente” hacia la influenciadora. Estaba claro que la crítica estaba dirigida hacia la alcaldesa Claudia López. Una crítica de desprestigio para quien escribiera en Instagram: “Hemos hablado con el alcalde de la localidad Rafael Uribe Uribe para que te reúnas con él y su equipo de trabajo para que conozcas de las ayudas que tenemos para los emprendedores como tú… A la vez, te invitamos a seguir los lineamientos de seguridad pública de la Secretaría de Salud y del Invima”. Yo me pregunto:  ¿Hubo una orden de homenaje de la alcaldesa?, ¡dónde!

Investigando un poco, se encuentra que Daneidy Barrera es egresada del Colegio Distrital Alfredo Iriarte, cuya sede principal se denomina Chircales. Este nombre, casi abyecto, es el que se daba a las antiguas ladrilleras de suroriente de Bogotá que documentaron a principios de los años setenta los cineastas Marta Rodríguez y Jorge Silva. En él se ve la explotación de hombres, mujeres y niños humildes a manos de terratenientes y empresarios. Cuando escuché el programa vi con mi fértil imaginación cómo lapidaban a punta de ladrillazos a estas dos mujeres, a Daneidy y a Nayibe. El único que fue indulgente fue el padre Lineros. Hubiera quedado mal. La lapidación fue apenas tres días después de Semana Santa.

Un día después, el jueves 8 de abril, menciona la mesa de trabajo de Néstor Morales la disculpa del superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, quien en un trino desafortunado descalificó el apellido Samper (que también ostenta la medio hermana del presidente, es decir la esposa de Néstor). El acto de contrición del funcionario fue recibido con beneplácito por los periodistas quienes vieron humano el errar y más humano el enmendar. Las disculpas del superintendente se pusieron en marcos dorados y fueron ampliamente valoradas, las de Daneidy después de destrozar una estación de TransMilenio no. Comprobado, la justicia es para los de ruana y el periodismo para el poder.

De vez en cuando escucho ese programa. Néstor es sutil. Destila veneno de a poquitos. Es lo que llamaría mi hija de doce años un periodista “tóxico”. Su programa debería ser a las cinco de la tarde. La hora del té en la que la nobleza con Duque y todo rajan de los plebeyos del reino. Ni hablar de Claudia Gurisatti, de Carlos Antonio Vélez y su hijo, de la revista Semana, de Hassan Nasar y de Juan Pablo Bieri solo por citar algunos.

A la pregunta de si la prensa debe ser comprometida la respuesta es: “Debe ser comprometida con la verdad”. Un periodista no debe ser un mago que prestidigita. Un periodista debe estar todo el tiempo revelando los secretos del mago, revelando las “jugaditas” del poder, sus trampas, sus amaños. Un periodista decente debe decir la verdad. Nos quedan las redes sociales, esas mismas donde se ve a Maikel Osorbo en Cuba siendo defendido por gente de la calle de un arresto policiaco. El rapero junto con Gente de Zona, demonizados por la hegemonía de la isla, cantan en la canción Patria y Vida tonadas como: "Ya ustedes están sobrando, ya no le queda, ya se van bajando. El pueblo se cansó de estar aguantando, un nuevo amanecer estamos esperando". Una canción como hecha a la medida de Colombia.

Un 31 de julio de 1703 por coincidencia, un periodista inglés llamado Daniel Defoe (Daniel, qué coincidencia) es puesto en la picota pública por criticar a la reina Ana de Gran Bretaña y su establecimineto. Defoe, más conocido por su novela en forma de diario sobre un famoso náufrago que bautizó Robinson Crussoe y por su Diario del año de la pestel, fue puesto en prisión a causa de un escrito en forma de panfleto: The Shortest way with dissenters entendiéndose esta última palabra como “disidente”, “discordante” o “discrepante”, palabras que como hemos visto en este escrito, disgustan a cualquier poder omnímodo en todo sentido, sea de derecha o de izquierda.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Ser periodista en Colombia, un sueño a prueba de balas

Ser periodista en Colombia, un sueño a prueba de balas

Nota Ciudadana
La verdad sin juzgar da tranquilidad, ¿o no, señores periodistas de Caracol?

La verdad sin juzgar da tranquilidad, ¿o no, señores periodistas de Caracol?

Nota Ciudadana
Prensa, democracia y libertad

Prensa, democracia y libertad

¿La periodista María Isabel Rueda se va de La W?

¿La periodista María Isabel Rueda se va de La W?