La paz no está muerta, está más viva que nunca

"Es hora de seguir apoyando el logro histórico que conseguimos en el 2016. La invitación es a no permitir que algunos sigan llevándose entre los cachos a todo un país"

Por: Diego Andrés Hernandez Bernal
agosto 29, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La paz no está muerta, está más viva que nunca
Foto: Pixabay

La noticia del día no es nada inesperada, se veía venir a pasos agigantados y solo estábamos a la espera del acta inaugural que presenciamos hoy.

El país amaneció con la triste tragedia ya anunciada del rearme de Iván Márquez, Jesús Santrich y El Paisa, cosa que todos estábamos esperando desde el momento en que este segundo se desapareció como por obra de magia en el departamento del Cesar hace dos meses.

Seguramente el sector político de la radical derecha disfrazada en su nombre partidista como de centro, junto con personajes del más alto sector económico como el señor Santiago Castro, presidente de Asobancaria (quien ya se pronunció con gritos de guerra), están brincando en un solo pie de la dicha y la felicidad, pues se pinta de nuevo en discurso político la más efectiva herramienta que por años les ha funcionado: “la guerra”.

No se alcanzaba a terminar de expandir la noticia cuando los más feroces contradictores del acuerdo no se hicieron esperar con sus puñaladas lingüísticas en contra del proceso. “Que el acuerdo se baje de la Constitución y se reforme” se leía en los trinos de Uribe, el que se lava las manos con los demás, en este caso con el expresidente Santos.

Lo cierto de esto, y sin evadir las responsabilidades de los guerrilleros alzados nuevamente en armas y a los cuales el Estado tiene y debe perseguir como rebeldes con toda la fuerza que se le atribuye, es que indiscutiblemente el gobierno de turno tiene mucho que ver y mucha culpa con el resurgimiento de esta guerrilla.

Como bien lo menciona Humberto de la Calle en su comunicado conjunto con Sergio Jaramillo, mucho se le insistió al gobierno en que “los ataques permanentes al proceso y los riesgos de desestabilización jurídica podría llevar a varios excombatientes a tomar decisiones equivocadas”. Al mismo tiempo, es pertinente la petición de los dos exnegociadores al gobierno de “asumir con decisión y criterio de Estado el liderazgo del proceso de paz y dejar de actuar con criterio de partido como lo ha hecho hasta el día de hoy”.

Por su parte, cabe decir que la JEP no puede declinar, más que nunca debe ser fuerte y seguir con el cumplimiento de su mandato constitucional, como lo señala su presidenta, la magistrada Patricia Linares, en su comunicado de hoy. Es su deber seguir administrando la justicia de más de 11.986 personas, entre ellos exguerrilleros, fuerza pública, agentes del Estado y terceros que siguen en pie con lo acordado. Y tal cual como lo estipula la ley estatutaria de la JEP, los que hoy de nuevo están alzados en arman perdieron todo beneficio del sistema y a partir de la fecha entran a ser perseguidos y juzgados por la justicia tradicional.

El proceso no está muerto, vive, y más que nunca. Esperamos que con seguridad el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas siga apoyando con veracidad y mayor esfuerzo todo lo relacionado con el proceso. Es hora de seguir creyendo en la paz y en la reconciliación. Es hora de seguir apoyando el logro histórico que nos ha traído la paz.

La invitación es a declinar lo que otros anhelan con convicción política y económica, a no permitir que sigan (como dirían los abuelos) llevándose entre los cachos a todo un país. Es lamentable que actores del conflicto como Márquez y Santrich se vuelvan parte del juego mediático y político y hagan estas ofrendas a sus enemigos en épocas electorales, pero llorar sobre la leche derramada no es válido en este momento. Será más lamentable si los colombianos no reaccionamos y damos por perdido lo que con tanto esfuerzo y lucha se ha ganado, es momento de poner frente y freno a los intereses de unos por el bien de todos.

Hay que seguir creyendo en la paz por los campesinos, por las madres de los soldados, por los desplazados, por lo niños huérfanos y mujeres viudas, por el dolor y sufrimiento que trae la guerra a nuestro país. No más repetición.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El juez, ficha de Trump, que ordenó la captura contra Santrich

El juez, ficha de Trump, que ordenó la captura contra Santrich

Nota Ciudadana
¿Cuál es la obsesión de Duque con Santrich?

¿Cuál es la obsesión de Duque con Santrich?

Nota Ciudadana
¿A quién queréis?, ¿a Arias o a Santrich?

¿A quién queréis?, ¿a Arias o a Santrich?

Calumnien, que de la calumnia algo queda

Calumnien, que de la calumnia algo queda