La ofensiva final contra el uribismo

"Compatriotas, no tengamos miedo, somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado"

Por: Juan Manuel Montoya Tovar
noviembre 21, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La ofensiva final contra el uribismo
Foto: Facebook @AlvaroUribeVel

Compatriotas, llegó el día D. Hoy empezará el fin definitivo del uribismo, una caricatura montañera del totalitarismo. Una ridícula pero peligrosa amalgama entre el ultraconservadurismo nostálgico, el pseudoimperialismo antioqueño, el traquetismo y el clientelismo de los viejos caciques liberales y conservadores.

Sí bien es cierto que es tonto comparar al "monstruo" con el "innombrable", ahora "imputable", sobre todo en calidades intelectuales, puesto que Laureano Gómez, en su tenacidad ideológica, jamás hubiera coalicionado con las izquierdas para definitivamente aplastar a la oligarquía liberal, ya hemos visto cómo Uribe Vélez ha tenido una notoria elasticidad electorera y clientelista en su vida pública: respaldó la candidatura del izquierdista Gerardo Molina en las elecciones de 1978, como liberal estableció acuerdos electorales con la Unión Patriótica y el conservador Fabio Valencia Cossio, militó en la tendencia izquierdista liberal del expresidente Ernesto Samper, Poder Popular.

Y eso no es todo, ya conocido en la escena nacional, Uribe Vélez, cuando ya había entronizado las primeras [contrar]reformas neoliberales de agresivo calado contra la clase trabajadora y la ciudadanía en general como la ley 50 de 1990 y la ley 100 de 1993, saltó de supuestas tesis de "centroizquierda" a tesis de extrema derecha para poder ganar los apoyos del núcleo duro del Partido Conservador, los sectores reaccionarios de la iglesia católica, las iglesias pentecostales y los sectores guerreristas y represores de la fuerza pública que garantizarían la toma del poder legal por parte del narcoparamilitarismo.

Durante casi 20 años de hegemonía narcoparamilitar, Uribe Vélez ha sido ungido como "mesías" por sus áulicos; ni los castristas en Cuba, ni los chavistas en Venezuela, se han atrevido a tanto. ¿Qué piensan los pastorcitos pentecostales que ofrecen su clientela al uribismo en cada elección? En elecciones Centro Democrático coalicionó con movimientos izquierdistas como el Movimiento Alternativo Indígena Social (MAIS) y el mismo Uribe propuso coalicionar con el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria (Farc). ¿Qué pensará la godarría? Indiscutiblemente en algo hay coincidencia: la acción intrépida y el atentado personal. El hacer invivible la República.

Julio Roberto Gómez, presidente de la Central General de Trabajadores CGT, dizque central obrera, la cual agrupa distintos sindicatos patronales y burocráticos, una vez más ratifica su condición del rey de los esquiroles en Colombia al decir (sic): “Se ha armado una parafernalia frente a esta movilización, se ha señalado el 21 como el día D”.

El esquirolaje, brazo izquierdo de la oligarquía financiera, cree que la realidad social del país es una obra teatro. Bueno, es costumbre de los esquiroles actuar como redentores de la clase obrera y las clases populares cada 1° de mayo lanzado arengas contra la oligarquía y el imperialismo, pero cada 31 de diciembre traicionan, en ágape con los oligarcas, los intereses el pueblo que dicen defender.

Compatriotas, hoy es el día D. Hoy comienza la ofensiva final no-violenta contra la dictadura de la mafia narcoparamilitar sustentada en los preceptos constitucionales tal como lo aclara la sentencia T- 571 de 2008, que reconoce el derecho a la resistencia como un derecho fundamental. No hay vuelta atrás. El uribismo fue castigado en urnas el 27 de octubre, ahora será aplastado definitivamente. La movilización tanto física como digitalmente no debe cesar hasta que la dictadura caiga, es perentorio que el títere renuncie y el titiritero sea judicializado para que la lucha por la verdadera democracia —entendida como lo afirmó Lincoln: “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” continúe por los derroteros constitucionales.

Compatriotas, la dictadura insiste en que las inconformidades ciudadanas son producto de una estrategia montada por el Foro de Sao Paulo, Raúl Castro, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello para desestabilizar a la región. Ahora que los infames nos cuenten una de vaqueros.

Compatriotas, las inconformidades son reales no son artificiales. La dictadura nos burla. Así como el régimen del terror de Caballero y Góngora burló a los comuneros que no podían más con los impuestos de la corona, para luego masacrarlos. Así como el régimen del terror de Pablo Morillo burló a los patriotas que clamaban derechos y unas autoridades propias, para luego fusilarlos. El régimen del terror del narcoparamilitarismo nos burla, sobre falsas concertaciones democráticas para luego conculcar nuestros derechos, inclusive atentado contra nuestras vidas.

No puede ni debe existir concertación sobre la perfidia y la infamia. Lo único que ha de concertarse serán los términos de la renuncia del desgobierno y la confesión del "imputable", para ver si es acreedor o no a beneficios penales.

Se equivocan los áulicos del régimen al afirmar que la lucha es por el socialismo. La lucha no es por el socialismo. La lucha no es por una ideología. La lucha es por la democracia. Para mantener la democracia, primero hay que tenerla, maestro. Sí el pueblo no tiene acceso a empleo digno, tierra, crédito y otras formas de capital con el cual desplegar iniciativas personales y colectivas, acceso a servicios esenciales como salud, educación y seguridad social y todo aquello que permita su prosperidad, bienestar y calidad de vida, la democracia no es más que un abundante recurso retórico para embaucar bobos en elecciones. La democracia económica es la base de la democracia social y política. Sin democracia económica el país está sumido en el subdesarrollo, el pobre no saldrá de pobre por medios honestos y la clase media se empobrece.

El desgobierno renunciará y el dictador será judicializado, luego, solo así, las castas privilegiadas serán realmente sometidas a eso que llaman igualdad ante la ley, porque tener privilegios implica enormes costos sociales, costos que los privilegiados deben pagar, sí o sí, a la sociedad colombiana. Qué la derrota de la dictadura uribista sea el primer y definitivo paso para acabar con el régimen oligárquico, mafioso y corrupto.

Compatriotas, no tengamos miedo, somos descendientes de los bravos que aniquilaron las tiranías en este suelo sagrado. Compatriotas, marchemos con esperanza hacia la victoria porque sí el sol alumbra a todos, justicia es libertad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
900

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Dos mujeres de la confianza de Uribe que Duque no nombró en el gabinete

Dos mujeres de la confianza de Uribe que Duque no nombró en el gabinete

Lo que hay detrás de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá

Enemigos de la JEP, el pánico a la verdad

Enemigos de la JEP, el pánico a la verdad

Nota Ciudadana
Caricatura: Duque, el pequeño dictador

Caricatura: Duque, el pequeño dictador