La millonaria pelea entre las primas Ventura por Laboratorios Lafrancol

La disputa que comenzó en el 2013 con la venta a la multinacional CFR Pharmaceuticals aun no termina, con dos penalistas de peso, Ricardo Calvete y Jaime Lombana también enfrentados

Por:
marzo 22, 2021
La millonaria pelea entre las primas Ventura por Laboratorios Lafrancol

La noche del 14 de junio del 2011 fue para Esther Ventura, una de las propietarias del emporio farmacéutico Lafrancol, fue su gran noche.  Era la celebración años del centenario de la fundación de la empresa por su tío abuelo Bernard Pauly en la Barranquilla de comienzos del siglo pasado.

El Presidente Juan Manuel Santos la condecoró con la Orden al Mérito empresarial en la Casa de Nariño como abreboca de la gran recepción para 600 invitados que la esperaba en el Country Club de Bogotá.. En esa noche pletórica la Orquesta Sinfónica Nacional tocó reconocidas piezas y todo se cubría con una grata atmósfera por el éxito empresarial liderado por Esther Ventura quien había sido presidente de la compañía durante 35 años, siempre apoyada por su esposo el ex Presidente de Ecopetrol Juan María Rendón.

Algo bien distinto ocurría a la distancia donde vivía su prima hermana Vivianne, quien calladamente preparaba su ofensiva; la  presión ya estaba a punto de estallar. Su simpatía y desparpajo la había convertido en una gran relacionista pública con influyentes relaciones en los círculos sociales londinenses, como lo corroboró en su libro Guide to social climbing que fue traducido como Guía del arribista social que se convirtió rápidamente en un Best Sellers y que le abrió el camino al mundo de la elite inglesa.

Vivianne, hija de Michael Ventura Pauly, un piloto de la Real Fuerza Aérea Inglesa, nació en Londres pero a los nueve meses, justo cuando expiraba la Segunda Guerra Mundial, su familia decidió alejarse del infierno de las bombas y la metralla, para refugiarse en el tranquilo puerto del Caribe donde vivía el tío por el lado materno Bernard Pauly quien trabajaba en la naciente industria farmacéutica. Fue así como los dos hermanos Ventura, Michael Roberto, el papá de Esther, se instalaron en  Colombia y tomaron las riendas de la naciente compañía, pionera en los laboratorios farmacéuticos: Lafrancol.

Viviane Ventura en su época de actriz de Hollywood

Roberto había estudiado química farmacéutica en la Universidad Nacional en Bogotá. En un viaje a Cali conoció a su futura esposa,  Isabel Crispino, con quien tuvo seis hijos, incluida Esther. La cercanía al puerto de Buenaventura definiría el traslado de la compañía a esa ciudad en 1948. Su hermano Michael siguió los pasos y se instaló también en Cali. Nutriéndose de las mieles de los cañadulzales y de la energía de Achincayá, Lafrancol empezó a hacer jarabes y mezclas que la fueron posicionando como el laboratorio farmacéutico más importante de Colombia.

Esther siguió los pasos de su padre y se matriculó a estudiar ingeniería química en la Universidad del Valle, que destilaba inconformidad a finales de los años 60. No se olvidan aún las tertulias que sostenía con compañeros de la época, que como Antonio Navarro Wolf estaban dispuestos a cambiar el mundo. Hizo una especialización en Michigan y regresó a enseñar matemáticas en la Universidad del Valle y en 1976 tomó las riendas de la empresa. Combinaba su vida matrimonial con Juan María Rendón con sus responsabilidades gerenciales.

La prima Vivianne tomó otro camino guiada por su madre inglesa. Atraida por los escenarios y el arte, entró a la Royal Academy of Dramatic Art de Londrés donde terminó becada. Hablaba seis idiomas que mezclados con su atractivo físico, más poderoso que sus habilidades como actriz logró un salto inesperado hacia la 20th Century Fox que le permitió trabajar en 17 peliculas de Hollywood al lado de Warren Beatty, Peter O’Toole, Omar Shariff o Roger Moore.

En 1965, con veinte años, debutó al lado de Anthony Quinn y James Coburn en Viento fuerte en Jamaica. Al verla en el set, Darryl Zanuck, el legendario productor, le prometió un futuro que no se cumplió,  como actriz que a la postre no se cumplió. La atractiva Vivianne Ventura no podía ser inmune a la desmesura de Hollywood y terminó enredada nada menos que con Roman Polansky, con tal intensidad, que el director de cine polaco la recuerda en sus memorias. No faltaron nuevos romances de alto calibre con el príncipe Hussein de Jordania, con el magnate constructor de autos John Bentley, o con Julio Iglesias, que la hicieron una habitante de las revistas del corazón.

De la relación con Bentley nació su hija Scherezade quien terminió casada el magante con Zac Golsmith. Después de diez años de matrimonio Scherazade, quien conserva el prestigioso apellido Goldsmith, se casó con el director de cine y ganador del Oscar por su película Roma, Alfonso Cuarón, en una boda que Vivianne quiso que brillara, para la cual su prima Esther le prestó USD 50.000.

Los esposos Rendón Ventura se volvieron el motor empresarial desde 1996 cuando tomaron las riendas de Lafrancol

El verdadero despegue de Lafrancol llegaría cuando los esposos Rendón Ventura, como todo un exitoso tándem, decidieron tomar las riendas de la empresa en 1996.  Una vez concluyó Juan Maria Rendón la Presidencia de Ecopetrol en el gobierno de su coterráneo pereirano César Gaviria, regresó a Cali y puso todo su empeño en el negocio familiar y decidió apoyar a Esther desde la  vicepresidencia ejecutiva. Desde entonces todo fue crecimiento hasta lograr tal maduración que en el ranking de empresas de 2011 Lafrancol ocupó el puesto 264 entre las 1000 empresas más grandes del pais  Colombia con ingresos superiores a los USD 200 millones anuales, convirtiéndose en una atractiva compañía a los ojos de las grandes multinacionales farmacéuticas.

Una valorización galopante y una expectativa que terminaría alimentando la agria disputa entre las dos primas que reventaría definitivamente en 2013 a la hora de vender la compañía a la multinacional chilena CFR Pharmaceuticals.

Los  once primos Ventura desperdigados por el mundo se mantuvieron unidos.  En 1989 Michael Ventura Pauly murió, dejándoles a sus dos hijos Vivianne y Michael el 15 % de las acciones de Lafrancol que había conservado después de las capitalizaciones que fueron reduciendo la participación de Michael. Mensualmente Vivianne y Michael recibían los dividendos por sus acciones que le completaban la holgura con la que igual vivían en Londres.

Viviane y su esposo Errol

La muerte del padre separó definitivamente a los hermanos Michael y Vivianne de Colombia. Entre las decisiones que tomaron, según Esther Ventura, fue la venta de su participación en Lafrancol.

Durante los años 1998, 1999 y 2001, fueron reduciendo sus acciones hasta quedar únicamente con el 7%, es decir la mitad de la herencia que les había dejado su padre.

Pero la versión de Vivianne es distinta. Según ella solo se enteró de la reducción de su participación, cuando se preparaba la compañía para ser vendida, de allí que desde finales del 2011, contrató al abogado Jaime Lombana para que defendiera sus derechos en Colombia frente a la millonaria transacción que se aproximaba.

Concluida la negociación con la multinacional chilena en 2013, los hermanos Michael y Esther recibieron USD 5 millones, equivalente al 7% de los USD 70 millones de dólares que las directivas de Lafrancol reportaron haber vendido la empresa. Obviamente no quedaron satisfechos. Se encendió una disputa, que tomó aún mas calor cuando Vivianne y Michael Ventura se enteraron por la prensa colombiana que Lafrancol había sido vendida por USD $562, con lo cual, aceptando su participación del 7% le adeudaban USD  35 millones.

El pleito está ahora en manos de penalistas de kilates. El abogado Jaime Lombana representa a Vivianne y el apoderado de Esther es Ricardo Cavete, quienes tienen una tarea que parece imposible: conciliar la feroz pelea de la primas Ventura en la que está en juego dinero pero también mucha emocionalidad.

-.
0
13500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Solo dos colombianos le dan la pelea a las gigantes farmacéuticas

Solo dos colombianos le dan la pelea a las gigantes farmacéuticas