Opinión

La memecracia

El auge y penetración de las redes sociales implica el estrangulamiento de la democracia participativa

Por:
agosto 11, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La memecracia
Los memes contra Hilary Clinton fueron parte de la manipulación política a miles de norteamericanos para inducir su voto por Trump

Es aterrador. No hay otra palabra para describirlo. “Nada es Privado” el documental que revela las estrategias de manipulación política a la que fueron sometidos miles de norteamericanos para inducir su voto por Trump, demuestra una verdad que cabalga entre nosotros: el auge y penetración de las redes sociales implica el estrangulamiento de la democracia participativa, tal y como la conocemos hasta ahora. La información que voluntariamente dejamos en nuestros perfiles virtuales, se convierte en el principal insumo para que empresas de dudosa moralidad, rastreen nuestra indecisión política y la exploten estratégicamente; y como consecuencia, nuestro voto favorezca al político o a la decisión de turno y presupuesto. Lo tenebroso es que esta explotación se hace a partir de un bombardeo preciso de mentiras y noticias falsas que llevan al dubitativo elector al rincón más peligroso para un sistema democrático: la irreflexión que trae consigo el miedo.

No obstante, una mirada más periférica de las circunstancias puede liberar -en parte- de responsabilidad a las redes sociales e incluso a las empresas manipuladoras de información. El problema es mucho más de fondo, y consiste en la precarización del debate público de ideas y conceptos en las formas sociales más comunes y frecuentes entre nosotros. Las familias evitan la política en sus mesas para no dañar el ambiente de sus hogares; grupos de amigos prefieren imponerse un veto de silencio ideológico para evitar distanciamientos y disputas; los colegios y universidades enseñan la historia y las anécdotas de las democracias antiguas en vez de promover el debate racional y argumentado de los estudiantes.

Dejar de hablar de política con los nuestros, en la vida real y en el contexto físico, implica hacernos vulnerables a que las decisiones más importantes de la sociedad las tomen otros por nosotros. Y no simplemente otros, sino algunos mucho peores que nosotros. Mentirosos, codiciosos y estafadores que amortiguan su ineptitud con mentiras e incendios pasados por ideologías. Adicionalmente, reducir nuestras discusiones ideológicas a las opiniones circulantes en redes sociales, es dañino por la precariedad de estas plataformas para llevar a cabo un verdadero, profundo y sincero debate de ideas. En las redes todo es escándalo, indignación y olvido. Nada más.

 

Reducir nuestras discusiones ideológicas
a las opiniones circulantes en redes sociales, es dañino.
En las redes todo es escándalo, indignación y olvido. Nada más.

 

 

En efecto, la indiferencia ante el debate político nos ha convertido en presa fácil de las malas decisiones, los malos gobiernos y nos ha llevado de vuelta a cierta oscuridad. Dicha minusvalía democrática -perfectamente detectable por el afán de exhibición en redes sociales que padecemos todos- implica que seamos llevados a ciegas -y engañados- a las urnas. Sin embargo, la solución parece hallarse a la vuelta de la esquina: debemos volver a debatir las ideas y preferencias políticas con las personas más cercanas y queridas que tenemos, aún bajo el riesgo de la saludable diferencia de opiniones. Acostumbramos a la diferencia entre los que amamos para acostumbrar nuestros espíritus a la compresión del extraño y el ajeno.

Por años se ha sostenido que hablar de política es inapropiado e inconveniente; nada más alejado de la verdad y peligroso. La presencia del debate político constante, enriquecido por la diversidad, es la única tabla de salvación de la democracia ante el ataque sistemático de la mentira; solo a partir de confrontar las ideas blindamos y ejercitamos nuestra conciencia política. De esta manera nos hacemos indiferentes y críticos ante el poder del “meme” de última moda y el engaño falso que busca reducirnos a voluntades incapaces de tomar la mejor decisión posible. De otra forma, debemos empezar a evaluar un sistema distinto a la democracia tradicional que ya no parece bastar o ser capaz de adaptarse a los retos impuestos por las nuevas deidades virtuales.

-Publicidad-
0
6200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ensayo sobre la cojera

Ensayo sobre la cojera

La imagen horrible

La imagen horrible

Huérfanos de héroes

Huérfanos de héroes

La enfermedad de la vergüenza

La enfermedad de la vergüenza

Las manos libres

Las manos libres

La fiesta gringa

La fiesta gringa

Lo que la guerra calla

Lo que la guerra calla

El complejo cachaco

El complejo cachaco