La mala leche de los verdes

Los hechos que rodearon la escogencia del segundo vicepresidente del Senado estuvieron rodeados de controversia. La oposición enfrenta ahora una nueva crisis

Por: Gary Martínez Gordon
julio 21, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La mala leche de los verdes
Foto: Twitter @SenadoGovCo

Confieso que al leer las primeras publicaciones acerca de la escogencia del nuevo presidente del Senado, Juan Diego Gómez del Partido Conservador, pensé que la bancada del Pacto Histórico (PH) había caído presa de una jugada mal trazada y que como reza el adagio “fuimos por lana y salimos trasquilados”, pero la realidad fue otra, veamos.

¿Qué sucedió?

Para la escogencia de la Mesa Directiva de Senado se establecen unos acuerdos de trámite en el que se respetan las decisiones de las bancadas mayoritarias y minoritarias para la escogencia de sus voceros en los respectivos espacios.

1. Presidencia del Senado: Bancada mayoritaria.

2. Vicepresidencia del Senado: Bancada mayoritaria.

3. Segunda Vicepresidencia del Senado: Bancada minoritaria.

Para darle celeridad al asunto se acordó hacer una votación por plancha, es decir, que cada congresista votaba en un solo acto por los tres espacios a escoger, entiéndase voto por Presidencia del Senado, por Vicepresidencia del senado y por Segunda Vicepresidencia del Senado, como quien dice un tres en uno, para que se entienda mejor.

Pero todo se truncó desde que en la papeleta se agregó el voto en blanco.

Entonces, mientras unos congresistas honraron la palabra y respetaron la decisión de las bancadas y votaron por Presidencia de Senado y Vicepresidencia de Senado como fue el caso de la bancada del PH y los verdes, otros, los de la bancada mayoritaria, es decir, uribismo, Partido Conservador, Cambio Radical, Partido de la U, Partido Liberal y compañía, votaron mayoritariamente en blanco en la Segunda Vicepresidencia, derrotando a Gustavo Bolívar en un claro acto de veto político para ocupar esta dignidad.

El PH atónito de ver esta nueva versión de las jugaditas gobiernistas decidió retirarse del recinto para discutir y analizar qué hacer, mientras tanto un sector de los verdes liderado por la senadora Angélica Lozano (compañera sentimental de la alcaldesa de Bogotá) aprovechó la confusión y postuló a un senador de los verdes para ocupar la instancia que le correspondía a Gustavo Bolívar en representación de la bancada de los Decentes y como tal fue escogido Iván Name en la Segunda Vicepresidencia del Senado.

Al leer varias publicaciones de congresistas verdes, dentro de las que se destaca la de su vocero en el Congreso de la República, Jorge Eduardo Londoño, quien afirmó: “El día de hoy me aparté de la decisión mayoritaria de la bancada de mi Partido en el @SenadoGovCo, y me retiré de la Sesión. El estatuto de la oposición debe respetarse y es claro en establecer que el @PartidoVerdeCol no podía ocupar nuevamente la 2da Vicepres. sin el consenso”, de esto se coligen varias conclusiones, la primera es que al violarse el Estatuto de la Oposición escogiendo nuevamente a la Alianza Verde en la Segunda Vicepresidencia del Senado, la elección de Iván Name estaría viciada y le corresponde a Gustavo Bolívar asumir dicha instancia. La segunda tiene que ver con la mala fe del proceder de los verdes quienes de forma oportunista y parece que premeditada, pues, otros congresistas verdes han informado públicamente que esta jugadita estaba anunciada desde el fin de semana, se unieron con el oficialismo para darle un zarpazo a la bancada del PH. Y la tercera y no menos importante, es la lección que deben aprender los sectores alternativos de este aparente pequeño episodio: no confiar ni un tantico en los partidos tradicionales.

Por lo expresado en Twitter por congresistas del PH, como Aída Avella, quien manifestó haber votado por Antonio Sanguino —otro implicado en la jugadita— a la Presidencia del Senado, queda la sensación de que en las toldas alternativas reina el desorden y la falta de una instancia de coordinación mínima para la toma de decisiones.

Por lo pronto, esto parece ser el preludio de lo que será la contienda presidencial de 2022, en la que parece que la pugnacidad más enconada se dará entre el Pacto Histórico y los verdes y no entre el sector democrático y alternativo con el uribismo, como debería indicar el sentido común, que es el menos común de todos los sentidos.

-.
0
1300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El reencuentro de Fajardo con Claudia López y Robledo

El reencuentro de Fajardo con Claudia López y Robledo

Los mandamases de los partidos que escogerán los candidatos de octubre

Los mandamases de los partidos que escogerán los candidatos de octubre

El documento perdido que salvaría la curul de Mockus

El documento perdido que salvaría la curul de Mockus

Nota Ciudadana
El abanico de opositores de Santos

El abanico de opositores de Santos