La mala jugada que prepara Partners en Colombia

"¿Qué puede aportar al país un inversionista, si su objetivo no es desplegar infraestructura, posicionarse y competir, sino comprar rápido y vender rápido?"

Por: Carlos López
febrero 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La mala jugada que prepara Partners en Colombia
Foto: Ane Cecilie Blichfeldt CC BY 2.5 dk

Desde hace unos días, con la subasta del espectro radioeléctrico se conoció en Colombia el nombre de un nuevo operador móvil: Partners. Sin embargo, la llegada de este jugador estuvo envuelta en una polémica, pues después de ofrecer 1.74 billones de pesos por un bloque de 10 MHz en la banda de 2.500 MHz y tras la adjudicación del Gobierno, decidió renunciar a la asignación asegurando que su oferta había sido un "error de cálculo", algo prácticamente imposible en un proceso tan vigilado y que supuso la revisión de cada propuesta en numerosas fases.

Esto hizo que todos los reflectores apuntaran a esta empresa y que se empezaran a descubrir sus malas prácticas en el mundo, que incluso han llevado a la quiebra a países enteros como Islandia.

¿Quién es el dueño de Partners?

El fundador de Novator Partners es Thor Björgólfsson. Un billonario islandés conocido inversionista internacional acostumbrado a vivir entre especulaciones y todo tipo de cuestionamientos. La historia del hombre más rico de Islandia ha sido una montaña rusa. En 2005, ingresó al listado de personas más ricas del mundo de la revista Forbes y en 2010 se declaró en bancarrota con una deuda cercana al billón de dólares. Pero para sorpresa de todo un país, en 9 años, Thor no solo recuperó su fortuna, sino que fue declarado como el hombre más rico del país insular.

Lo paradójico es que a la vez es, quizá, el hombre más odiado por sus compatriotas. Thor resultó ser el protagonista principal del desplome de todo el sistema financiero islandés que ocurrió entre 2006 y 2009. Medios como The Guardian, Forbes o Financial Times han publicado sendas crónicas de aquella debacle que convirtió al país más feliz del planeta, en uno de los más endeudados y en bancarrota. La historia del colapso financiero que vivió Islandia a finales en 2008 tiene como protagonista al banco Lansbanski, fundado por Björgólfur Gudmundsson, padre de Thor. El banco Lansbanski era el más importante de la isla y estaba administrado por Thor, al momento de su quiebra. El desplome se explica en tres factores: insólitos créditos que otorgaba el banco a sus propios accionistas y empleados; la emisión de bonos ‘pirotécnicos’ que se vendían como pan caliente en los mercados bursátiles europeos; y las inversiones en otros bancos con similar reputación.

En 2010, el castillo de naipes de Thor se desmoronó. Ahorradores británicos, franceses y alemanes, que habían sido atraídos por las atractivas tasas de interés que ofrecía Landsbanki quedaron con los crespos hechos. Como resultado del escándalo, Landsbankí y el ministerio de finanzas de Islandia fueron puestos durante un período en una lista negra del Reino Unido de organizaciones "sancionadas financieramente" junto a Al Qaeda, Corea del Norte y Birmania. Curiosamente, cuando los acreedores intentaron recuperar algo, Thor olvidó que era dueño de un lujoso Ferrari (que dejó abandonado en un garaje) y de un ostentoso apartamento en San Petesburgo (Rusia), país en el que también tuvo vínculos más que cuestionables con distintos personajes.

Pero ¿cómo un cuestionado (y desterrado) inversionista logró no solo recuperar su fortuna en menos de una década, sino que además se consolidó como uno de los hombres más relevantes en la industria de las telecomunicaciones? La principal respuesta fue la conformación del conglomerado Novator Partners y la relación con los tristemente famosos Panamá Papers. De acuerdo con lo que informan medios de Islandia, Padre e hijo, Bjögólfur y Björgólfur Thor, tienen conexiones con al menos 50 compañías offshore en paraísos fiscales, establecidos a través de la firma de abogados Mossack Fonseca. Resultaron ser, por mucho, los mayores inversores islandeses mencionados en los Panamá Papers. El dato más relevante que se filtró en los documentos tiene que ver con los préstamos otorgados por Landsbanki Luxemburg, una subsidiaria de Landsbanki, a las empresas de los Bjögólfur. Además, se otorgaron numerosos préstamos entre sus compañías offshore, muchos de los cuales nunca fueron pagados Landsbanki era el sexto cliente más grande de Mossack Fonseca en todo el mundo, y la firma de abogados estableció 400 compañías offshore para el banco. Las compañías eran o son propiedad, directa o indirecta, del padre y el hijo.

¿Operador o especulador?

El complejo entramado financiero se tradujo en inversiones. Inversiones que se enfocaron en dos industrias: la farmacéutica y la de telecomunicaciones. Particularmente, las inversiones que ha hecho Novator Partners en la industria de las telecomunicaciones llaman la atención por el modelo que han utilizado y por los países en los que han fijado sus ojos. La carrera comenzó en pleno apogeo económico en 2003, cuando compraron el 70% de un operador en la República Checa por 120 millones de euros y en tres años vendieron su participación por 942 millones de euros. Al parecer, este modelo de comprar participaciones en operadores de telecomunicaciones para luego vender en pocos años, resultó ser una veta de oro. Novator replicó el modelo que utilizó en la República Checa en Bulgaria, Finlandia, Polonia e Islandia. Por ejemplo, en Polonia compró el 30% de las acciones del operador Netia en 2006; solo tres años después vendió su participación por 164 millones de euros. En 2015, Novator puso sus ojos en Sudamérica. El fondo de inversión compró una participación mayoritaria en el operador móvil más pequeño de Chile, Nextel Chile, relanzando la marca como WOM con el objetivo de desarrollar tecnología 4G en la región. Para cerrar el círculo, según los informes, financió la compra pidiendo prestados $60 millones.

La estrategia de Novator Partners de invertir poco, permanecer en un mercado por un tiempo reducido y vender la empresa con premura ha sido cuestionado por distintas autoridades regulatorias. Vale la pena preguntarse: ¿qué tanto puede aportar un inversionista internacional a los usuarios en Colombia si su objetivo central no es desplegar nueva infraestructura, posicionarse y competir en el mercado, sino comprar rápido y vender aún más rápido? ¿Qué tanto ayudaría un operador con este modelo a cerrar la brecha digital en Colombia?

La historia de Thor Björgólfsson es de película. Su filosofía basada en que “las mejores ofertas provienen de elegir compañías quebradas en grandes países o grandes compañías en países dañados”, como ha dicho públicamente, puede impactar a Colombia en los próximos meses. Novator sorprendió a todos en la reciente subasta de espectro, primero por su inesperada participación y, luego, por la polémica adquisición de un bloque de espectro en la banda de 2500 Mhz. Distintos medios de comunicación colombianos han realizado sendos análisis sobre el supuesto error que cometió el nuevo jugador durante la subasta. Sin embargo, recientemente se conoció un detalle que había pasado desapercibido: antes de la subasta los interesados enviaron una serie de dudas al Ministerio de las TIC para tener todas las claridades sobre el proceso de la subasta. Coincidencialmente, una de las dudas que planteó Novator Partners fue: ¿qué pasaría en el caso de que un participante devolviera o se rehusará a comprar uno de los bloques que ganara en la subasta?

Pero la movida no quedó en eso. En la bitácora que publicó el propio Ministerio de las TIC quedó registrado cómo Partners realizó dos ofertas por el bloque de la discordia. La primera sobre las 11:41 de la mañana por un monto cercano a los 1.6 billones de pesos y la segunda oferta, que resultó ser la ganadora, a las 12:27 de la tarde, de ese 20 de diciembre de 2019, por el valor conocido de 1.7 billones de pesos. Para completar, una vez finalizada la subasta, los representantes de Partners firmaron el acta final en la que aceptaban todos los detalles ocurridos en la jornada. Teniendo en cuenta la historia contada, ¿vale la pena que Thor Björgólfsson sea un inversionista en Colombia? Expertos del sector alegan que lo que se conoció públicamente como un error, resultó ser una estrategia bien aceitada por parte de una empresa que, como se puede leer en una recorrida por reconocidos medios internacionales, tiene un pasado más que oscuro. La pregunta queda sobre el tapete ¿qué hará el Ministerio de las TIC frente a un nuevo inversionista que se destaca más por sus cuestionamientos y especulaciones? Con sus altas y bajas, Colombia ha sido históricamente un Estado de derecho, respetuoso de la ley que orienta, limita y encausa las acciones tanto de los particulares como de las autoridades. Lo que pasó con Novator Partners es una oportunidad para sentar un precedente que confirme el carácter objetivo, transparente y obligatorio de las normas y la regulación. Colombia tiene en sus manos no solo una decisión que puede cambiar el rumbo de las telecomunicaciones en el país, también tiene la inmensa oportunidad de enviar un mensaje claro y fuerte al mundo: en Colombia se siguen y se respetan las reglas y las normas¿vale la pena que Thor Björgólfsson sea un inversionista en Colombia? Expertos del sector alegan que lo que se conoció públicamente como un error, resultó ser una estrategia bien aceitada por parte de una empresa que, como se puede leer en una recorrida por reconocidos medios internacionales, tiene un pasado más que oscuro.

-.
0
3200
Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Así aprenden chino los niños de los barrios más pobres de Bogotá

Así aprenden chino los niños de los barrios más pobres de Bogotá

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus