La lucha encarnizada entre lo viejo y lo nuevo
Opinión

La lucha encarnizada entre lo viejo y lo nuevo

Un anquilosado establecimiento saca a relucir todas sus artimañas para detener el cambio. Así ocurre también en el panorama internacional

Por:
abril 28, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

El ELN amenaza de muerte a varios líderes del departamento del Cauca, entre ellos a Cristóbal Guamanga, consejero político de la dirección departamental del partido Comunes y miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo del senador Pablo Catatumbo. De la misma manera, en el Catatumbo, hostiga y amenaza a líderes de ASCAMCAT, a quienes, entre otras cosas, prohíbe usar los vehículos de protección asignados por las autoridades.

Como suelen alegar razones puramente formales para justificar su desatinado accionar, seguramente dirán que pese a adelantar un proceso de paz con el gobierno de Gustavo Petro, no han firmado ningún cese al fuego y de hostilidades que los comprometa a suspender algún tipo de conducta. A su juicio sólo la historia podrá juzgarlos y ella les dará inequívocamente la razón, por lo que no tienen que dar cuentas por nada a nadie.

Concepción mesiánica que recuerda los discursos de Fidel y el Che en los años 50 y 60 del siglo pasado, piezas muy valiosas en su contexto histórico, pero que no pueden seguirse hoy al pie de la letra, pues si bien permanecemos atrapados en los marcos del sistema capitalista de producción, los desarrollos históricos han marcado desenvolvimientos muy distintos a los que se imaginaba entonces. Todo cambia.

El mundo no se divide en capitalismo y socialismo, la URSS no existe, tampoco la Europa socialista del Este, China es algo muy distinto a lo que quería Mao, la revolución cubana atraviesa por el momento más difícil de su historia y las propuestas de Nicaragua y Venezuela tienen serios problemas. La más importante contradicción internacional se centra entre la unipolaridad defendida por los Estados Unidos y la multipolaridad que reclaman los BRICS.

Putin no es Stalin, ni defiende el socialismo, mientras que el camino adoptado por China dista mucho de la ortodoxia de la revolución cultural. Por estos días celebramos un aniversario del triunfo de Vietnam sobre los Estados Unidos, pero no podemos desconocer que estos últimos figuran entre sus más importantes socios económicos, con TLC incluido. Los hechos, en definitiva, resultaron muy distintos a como se pensaban.

La historia no puede escribirse de antemano, y la realidad siempre será más rica que las mayores fantasías. La diplomacia rusa y china viaja por Asia, África y el Oriente  Medio, se reúne con líderes de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, trabajando por poner fin a la hegemonía del dólar en el comercio mundial. Los expertos coinciden en que, si eso logra consolidarse, será un golpe contundente para el poder de los Estados Unidos.

Que puede poner fin a su primacía desde finales de la Segunda Guerra Mundial y a su unilateralismo acentuado en grado extremo tras la desaparición de la Unión Soviética. Una reestructuración que dará al mundo una configuración muy distinta. Por decirlo de alguna manera, en Ucrania toma cuerpo esa contradicción de manera física. O la comunidad internacional permanece igual como ha sido hasta hoy, o se transforma.

Con ello se pone de presente que los cambios sí se producen, pero no de la manera como se tenía casi escriturado hace 60 años. Una idea que debería manejar el ELN, hundido en un discurso desgastado que no cala en el país, y más bien genera un creciente rechazo. Su consigna camilista según la cual las vías legales están agotadas y sólo queda la lucha armada, o la resurrección de la decimonónica el que escruta elige, se fueron a tierra con Petro.

________________________________________________________________________________

Las colombianas y colombianos adoptaron un camino diferente a la insurrección armada y la revolución que proclama el ELN

________________________________________________________________________________

Mejor, con la decisión del pueblo colombiano de apoyar el Acuerdo de Paz con las Farc, que esperaba abriera las puertas al fin de la guerra por parte de otras organizaciones armadas, su lanzamiento airado a las calles en 2019 y 2021, y la decisión, pese a todas las triquiñuelas del establecimiento, de votar masivamente por Gustavo Petro a la Presidencia de la República, inclinándose por un gobierno que trabajara anheladas, justas y profundas reformas.

Las colombianas y colombianos adoptaron un camino diferente a la insurrección armada y la revolución que proclama el ELN, coincidiendo con el conjunto de pueblos del continente, que apostaron por procesos democráticos con gobiernos progresistas y de avanzada. Desde luego nada fáciles, con avances y retrocesos, pero señalando indudablemente un camino, como en Bolivia o Brasil. Antonio García afirma que no están de acuerdo con Petro.

Como no lo están Uribe y su corte de fanáticos, Gaviria, Santos, Vargas Lleras o Pastrana, que luchan hombro a hombro con los más poderosos grupos económicos, para detener el proceso de cambios. Es que eso también lo vivimos en Colombia, la lucha entre lo viejo que se niega a morir y lo nuevo que puja por vivir. Que explica claramente cuanto vemos hoy. Nosotros estamos por lo nuevo en el mundo y aquí. Es hora de que el ELN deje de estar con lo viejo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Lo que el pueblo colombiano anhela es la paz

Lo que el pueblo colombiano anhela es la paz

No es cualquier cosa enfrentar al sionismo israelí

No es cualquier cosa enfrentar al sionismo israelí

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--