La izquierda, la nueva religión del siglo XXI

Las ideas de izquierda se han vuelto casi una doctrina religiosa, muchos piensan que es la solución a todos los problemas, sin siquiera cuestionarlas críticamente

Por: Marlene Novoa Alba
marzo 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La izquierda, la nueva religión del siglo XXI

En las posturas políticas de izquierda se presentan algunos relatos un tanto irreflexivos que aparentan una conciencia social elevada, cuyo objetivo central consiste en la superación de la injusticia social, la desigualdad económica y todos los males de los cuales el sistema es el único culpable.  Existe una rebeldía a toda prueba que es alimentada por líderes populistas que movilizan el resentimiento y el odio que, como agujero negro, arrastra a todos los que están cerca del ojo de ese torbellino y hace que se crea en  cualquier mentira como salvación.  Se instala en ellos una retórica en la que el lucro y las instituciones que lo apoyan deben ser rechazados.

Lo más curioso es que esa manera de pensar y su implementación en formas de gobierno ha mostrado su fracaso en muchas partes del mundo.  Las referencias a los países que fracasaron con estos modelos económicos no son prueba suficiente para aquel que cree en que la salvación está en esas ideas de izquierda y que ellos sí van a hacer que ellas funcionen.  Esta ceguera a los acontecimientos del mundo sólo es explicable porque estas ideas políticas se han convertido en las nuevas formas religiosas de la contemporaneidad.

Las divisiones simples y dicotómicas del mundo tienen la función de facilitar los análisis ligeros y dotar el debate político de aires o calificaciones morales.  De esta manera la palabra izquierda se asoció al bando de los preocupados por la justicia, la igualdad, los seres humanos más desfavorecidos y por todo aquello que tenga una demanda social.  Por supuesto estas preocupaciones son atribuidas a aquellas personas, cual secta religiosa, a las que ha caído el espíritu de la decencia, de lo más humano, el don de la sabiduría, la inteligencia, la cultura y el poder de avizorar la salvación, a los que se han tomado el derecho a la franquicia de los buenos.

En estos profetas de nuevos mundos es secundario que el origen de ideas sobre la justicia, la igualdad y el reconocimiento de minorías desfavorecidas haya tenido su origen en reflexiones liberales, así como les es indiferente que muchos de los próceres que se cuelgan en sus escudos hayan profesado ideas diferentes a las de su movimiento ideológico.  Lo que importa es que la idea de mártir, víctima de alguna injusticia, pueda ser retomada para ser usada en ese proceso de adorno de un movimiento particular.  La idea de salvación, criticidad, ahora se dota de sentimientos de sacrificio, entrega e inmolación por una causa casi santa.

Adornados con todas esas palabras que sólo merecen los movimientos salvadores, no es raro que miles de muchachos hayan caído en sus garras.  Ya el pertenecer a una fe es suficiente para que sus miembros cierren los oídos a las críticas ajenas, se hagan los ciegos ante las miles de pruebas de las mentiras de sus líderes.  El espíritu salvador y transformador hace que los discursos absurdos sean glorificados como pruebas más evidentes de lucidez e inteligencia, como ejemplos de criticidad e iluminación.

Las ideas de izquierda tienen un terreno fértil en nuestra cultura.  Cultura que ha creado las locuras más extremas de las guerrillas del mundo occidental, personajes que creen que matando, extorsionando o violando niños, están dando pruebas de su abnegado espíritu.  Representantes que ocultan sus atrocidades a ellos mismos, porque en nuestra cultura llevamos siglos persiguiendo a aquellos que humillaron nuestra historia y  nos quitaron todos los motivos de orgullo y de confianza en el otro y en las instituciones.

Jaime Yáñez-Canal y Marlene Novoa Alba.

-.
0
403
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Estados Populistas de América

Estados Populistas de América

Nota Ciudadana
Los populistas

Los populistas

Las elecciones al parlamento europeo y la realidad colombiana

Las elecciones al parlamento europeo y la realidad colombiana

Nota Ciudadana
El verdadero daño del populismo

El verdadero daño del populismo