La infraestructura verde

Pereira cuenta con una oportunidad importante en esta materia y, en ese sentido, quizá podría ser pionera en Colombia

Por: Juan Nicolás Gaviria B.
febrero 04, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La infraestructura verde
Foto: Wikimedia / CC BY-SA 3.0

Los pereiranos, y se podría argumentar que muchas de nuestras ciudades en Colombia, adolecen de un activo fundamental para el sano desarrollo del ser humano. Si bien tenemos la fortuna de vivir en un territorio de una belleza inconmensurable, con una biodiversidad profusa y tangible, la realidad en los entornos densamente poblados nos cuenta otra historia.

Con lo anterior me refiero al espacio público efectivo, ese indicador con el que todas las administraciones municipales luchan, pero nadie logra dejar contenta a la ciudadanía. Este indicador se traduce o se puede explicar a través de parques, equipamiento de recreación y servicios, entre otros.

Sin embargo, en estas líneas me quiero referir puntualmente a las zonas verdes o parques si se quiere. Con envidia vemos ciudades como Cali o Medellín, donde este tipo de espacio público abunda y es usado frecuente y sistemáticamente por sus ciudadanos, haciendo de ellos un espacio propio y parte de su diario vivir. Desafortunadamente, en nuestra ciudad esa historia aún no la podemos contar con tanto orgullo.

Ahora bien, no me voy a referir aquí a los beneficios de los parques en lo que respecta a espacios para desarrollar actividades lúdicas, o deportivas, no; quiero llamar la atención en cuento a los otros beneficios y servicios que podemos recibir de este tipo de espacios, pero que no conocemos, y tampoco entendemos bien.

Los servicios ecosistémicos, o servicios “ocultos” que derivan de espacios verdes dentro de la ciudad, son diversos, pero, aún más importante, son vitales para garantizar la estabilidad del territorio. Servicios como la reducción del efecto isla de calor, mejoras en calidad del aire, generación de corredores ambientales que garantizan la existencia de diferentes especies de nuestra fauna y flora, las cuales actúan como controladores biológicos y finalmente, y tal vez critico para la competitividad de nuestro territorio, la capacidad de infiltración y retención de agua lluvia para su posterior contribución en la recarga de acuíferos.

Sobre lo anterior, en un estudio bastante juicioso adelantado por la Universidad Tecnológica de Pereira y el grupo de investigación GIAS, titulado Alternativas para el manejo de aguas subterráneas en las zonas de expansión occidental de la ciudad de Pereira, Colombia, se concluye que si queremos conservar la capacidad de infiltración del suelo y protegen la solvencia y prolífica capacidad de acumulación de agua subterránea que tiene nuestra ciudad, la planeación de la ciudad y su desarrollo deberá, desde ahora, pensar en mecanismos innovadores, no solo para la construcción de parques y zonas verdes, también para garantizar los demás servicios ecosistémicos de estas zonas verdes.

De esta forma se introduce el concepto de infraestructura verde. La infraestructura verde, entre otras cosas, pretende minimizar los impactos derivados de la acción humana en el medio ambiente y el entorno; además conservar y mejorar los servicios ecosistémicos. Finalmente busca mantener los ciclos ecológicos en operación dentro del tejido urbano y complementar a la infraestructura gris en los entornos densamente poblados.

Las superficies duras e impermeables ocupan cada vez más área dentro de las ciudades. Esto en el mundo ha derivado en una serie de problemáticas urbanas, historias que otros territorios ya están viviendo y que nosotros aún podemos prevenir. Problemáticas como, la mínima recarga de mantos acuíferos y una creciente escasez de agua para consumo debido a la reducida infiltración de agua, aumento en las escorrentías que provoca inundaciones, pérdida de suelo y daño de infraestructura por depósito de sedimentos (Implan, 2017).

El problema de la escasez de agua nos llegará, si bien hoy contamos con un gran río en 60 años ese río no dará abasto, tendremos que innovar y desarrollar nuevas fuentes de abastecimiento, por ejemplo pensar en la cuenca del río Consotá, o tal vez pensar en agua subterránea.

Lo anterior nos invita entonces a mirar el espacio público de otra forma. Ya no podemos pensar en los parques simplemente como espacios para el disfrute de los ciudadanos, nuestro problema como sociedad es más profundo y de esta forma su solución mucho más compleja.

Los nuevos diseños tanto de parques como de urbanismos o áreas de sesión deberán incorporar algún tipo de infraestructura de este tipo, incluso los proyectos privados deberían empezar a abordar estas necesidades desde sus estrategias de responsabilidad social y estrategia corporativa.

Si queremos prevenir una situación de estas características, o incluso los colapsos de los sistemas de drenaje y las terribles afectaciones que derivan de ello, los constructores, arquitectos e ingenieros, deberán ahora presentar, diseños, modelos y estrategias que logren compensar de forma efectiva e innovadora los impactos negativos en el ecosistema y de esta forma mitigar los riesgos derivados del cambio climático.

Cabe resaltar que el gobierno nacional atreves de su plan de desarrollo 2018-2022, el Compes 3934 Política de Crecimiento Verde y finalmente la Estrategia Nacional de Economía Circular se refieren al tema, e invitan a las administraciones territoriales a avanzar en ese frente, advierten facilitar recursos y ofrecen acompañar este tipo de iniciativas, sola falta formular los proyectos y definir un líder que despliegue la estrategia, para eso una entidad como Aguas y Aguas bien podría ser ese líder que necesitamos.

Pereira cuenta con una oportunidad importante con el fin de dar un paso adelante en este sentido, y quizá ser pionero en Colombia en esta materia. Es así como surge una oportunidad interesante con la reciente recuperación de predios que viene adelantando la Alcaldía, en un trabajo juicioso y diligente que bien puede dar más frutos de lo anticipado.

Los constructores y desarrolladores urbanísticos, la administración municipal y todos los ciudadanos tenemos una obligación moral con nuestro entorno, esta es tan solo una de las formas en las que podemos pensar en un entorno sostenible y ambientalmente respetuoso.

-.
0
100
Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

Angela Merkel, despedida con honores militares en Alemania

"No me arrepiento ni de la guerra ni de la paz"

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Los 2000 jóvenes que ven en María Fernanda Cabal la salvación de Colombia

Policías y civiles armados, una alianza en Cali a la que la justicia le puso le ojo

Policías y civiles armados, una alianza en Cali a la que la justicia le puso le ojo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus