La homofobia en la iglesia cristiana: el caso de Kika Nieto

La polémica youtuber, escudada en su religión, ha dado mucho de qué hablar con sus comentarios sobre las parejas del mismo sexo

Por: Juan David Cruz Duarte
septiembre 03, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La homofobia en la iglesia cristiana: el caso de Kika Nieto
Foto: Captura de video YouTube Kika Nieto

Hace un par de meses, la joven youtuber Kika Nieto causó cierto revuelo en redes sociales al expresar su opinión acerca del homosexualismo. Palabras más palabras menos, la joven dijo en su canal de YouTube que, debido a sus valores cristianos, no puede ver el homosexualismo como algo bueno. Sus palabras causaron una oleada de reacciones en redes sociales: mientras otros youtubers la recriminaban por expresar su homofobia, otros defendían su derecho a ejercer su libertad de expresión y su libertad de culto. El asunto se le complicó a Nieto cuando Mariángela Urbina de Las igualadas, un canal feminista en redes sociales asociado a El Espectador (canal que, en lo personal, me gusta bastante) también hizo un video condenando la posición homofobia de su colega. Nieto, sintiéndose atacada, decidió tomar cartas en el asunto y le puso una tutela a Urbina. Afortunadamente, la presentadora de Las igualadas salió bien librada del asunto, ya que en el juzgado se determinó que a Nieto no se le había vulnerado ningún derecho; al fin y al cabo, era Nieto quien estaba incentivando un discurso de odio.

Aunque estoy de acuerdo con el fallo del juzgado en este caso, creo que atacar a Kika Nieto por sus palabras es quedarse en la superficie del problema. Nieto es una persona muy joven, alguien que está, como muchas personas de su edad, desarrollando su conciencia política. A su edad, el sistema ideológico de una persona todavía está formándose. Esperemos que en el futuro la joven youtuber entre en razón. Lo que resultaría más beneficioso es preguntarnos qué hace que una joven del siglo XXI adopte una visión tan retrógrada y prejuiciosa de las relaciones interpersonales. En otras palabras, lo importante no es lo que piense la señorita Nieto, sino identificar las causas que pueden llevar a jóvenes como ella a pensar de esta manera.

Algo que llama la atención es que Nieto dice en su video “tolerar” a los homosexuales, y tener amigos y amigas que se identifican como tales. Pero esto, por supuesto, no quiere decir que una persona no sea homofóbica. Es la misma lógica mediocre y perezosa de quien dice no ser racista porque tiene amigos negros. Lo que hace que alguien sea racista u homofóbico es tener una serie de ideas negativas acerca de un grupo determinado de personas; estas ideas pueden o no verse manifestadas en acciones condenables, pero es el hecho de tener dichas ideas lo que determina la existencia del prejuicio. De nuevo, el fin de este breve artículo no es atacar, y mucho menos defender, a Nieto; lo que quiero lograr en este espacio es denunciar el sistema ideológico que genera este tipo de ideas. Como la misma Nieto lo indica, sus prejuicios son fruto de su educación cristiana. Ella argumenta que “Dios creó al hombre y a la mujer” para que estén juntos, etc. No debería sorprendernos que Nieto piense así. Si una persona crece oyendo en la misa o el servicio que ser homosexual es malo, si alguien se toma a pie juntillas todo lo que dice La Biblia, es de esperarse que dicha persona tenga ideas negativas de la homosexualidad. Y no es posible, como dice Nieto, estar en contra del homosexualismo, pero a favor de los homosexuales. Eso es como estar en contra del judaísmo (es decir, ser antisemita), pero a favor de los judíos. Esta es una premisa absurda en sí misma.

El cristianismo contemporáneo está lleno de esas falacias: “odia el pecado, pero ama al pecador.” De hecho, el cristianismo en todas sus formas está plagado de falacias; el mito cristiano en sí mismo es del todo ilógico y absurdo: un cristiano debe creer que Dios es tres entidades pero un solo ser, que una mujer virgen quedó embarazada, que Cristo murió por nuestros pecados pero resucitó al poco tiempo (lo cual no invalida el sacrificio), que un Dios omnipotente tuvo que enviar a su hijo (que es él mismo) para ser sacrificado y así poder perdonar las faltas que nosotros los seres humanos hemos cometido (gracias al libre albedrío que él mismo nos dio). Solo hay una manera de creer profundamente en algo que sabemos que es absurdo o ilógico: la fe. La fe, por definición, es una creencia que no se basa en un proceso lógico o en evidencia tangible. Es esa fe, esa creencia ciega que nos ha sido inculcada por nuestros padres u otras figuras de autoridad (el cura, el pastor, etc.), lo que nos permite creer al mismo tiempo en dos cosas que son en principio excluyentes. George Orwell, en su célebre novela 1984, describió con excepcional maestría este malabarismo lógico con el término double-think (algo así como “pensar dos veces”). Este fenómeno consiste en, a través de un ejercicio inconsciente de voluntad, creer en algo que en el fondo sabemos que no puede ser verdad. Creer, por ejemplo, que 2+2=5. Creer, por ejemplo, que Dios odia el homosexualismo y ama a los homosexuales.

Sí, Kika Nieto es homofóbica. Para ser un homofóbico no hay que andar persiguiendo homosexuales por la calle con un palo en la mano. La homofobia de Nieto es más peligrosa, porque parece más civilizada, y porque (a través de su presencia en redes sociales) puede llegarle a mucha gente. Pero nada se saca con atacar a Nieto, cuya ideología es, a fin de cuentas, tan solo el producto de una educación cristiana (con todos los prejuicios que esto implica). Nieto es muy joven, y espero que algún día se dé cuenta del daño que han hecho sus palabras, y que se tome el tiempo de evaluar su sistema de creencias. Distinto es el caso de personas como Oswaldo Ortíz (a quien considero como la cara misma de la homofobia y la estupidez en Colombia) y el exprocurador Ordóñez (uno de los hombres más peligrosos de la política nacional), que en su calidad de adultos y de figuras públicas se han dedicado a incentivar la homofobia y el odio en el país.

-.
0
5225
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿La función del comunicador social sigue siendo objetiva?

¿La función del comunicador social sigue siendo objetiva?

Nota Ciudadana
La libertad de expresión, derechos y deberes

La libertad de expresión, derechos y deberes

Nota Ciudadana
La purga de Twitter

La purga de Twitter

Nota Ciudadana
Del periodismo y la libertad de expresión y prensa

Del periodismo y la libertad de expresión y prensa