La heroína de esta historia soy yo

Marinella es una joven que decidió regresar al Caquetá, no por venganza sino para dar ejemplo a su región. Esta es su historia

Por: Faiber Susunaga
enero 27, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La heroína de esta historia soy yo

Tres hombres interrumpen la tranquilidad de una de las fincas de la vereda San Pedro en Valparaíso, Caquetá, preguntan por don Gustavo Cedeño, y tres de sus hijos atienden a los sujetos que se identifican como paramilitares, cuando don Gustavo sale a atender a los hombres le recriminan por negarse a colaborar y le disparan en repetidas ocasiones sin importar que sus hijos de 8, 9 y 11 años, vieran la cruel escena; trascurría el año de 1998 donde la violencia y la entrada de los grupos paramilitares dejaban una senda de horror y muerte.

La orden era abandonar el territorio de manera inmediata, solo logran tomar su ropa y a don Gustavo Cedeño sin vida, un camión que trasportaba ganado accede a llevarlos al casco urbano de Valparaíso, Caquetá, el odio y la venganza invade los sentimientos, y la tragedia vuelve a aparecer, la muerte se aferra a su familia; nueve años después, el joven de 11 años Arlinzon Cedeño que presenció la muerte de su padre, muere asesinado al lado de su tío en el año 2007 a sus tan solo 20 años de edad, en El Doncello, Caquetá, al norte del departamento, una zona donde los grupos paramilitares y de guerrilla, se disputaban el control del territorio por el comercio de la cocaína.

¿Qué pasará con el resto de la familia Cedeño? ¿Seguirá la tragedia acechando? La capital del Caquetá se convierte en su hogar, y una nueva familia empieza a tomar forma, llega un hombre alto, fuerte que asume como padrastro, pero la ilusión se derrumba y el maltrato hacia la familia regresa, lo que hace que la familia se separe y la niña de 8 años, Marinella Cedeño que ahora tiene 15, no aguanta los maltratos y decide abandonar su hogar y emprender una nueva lucha, la primera es dormir en la calle con un costal de abrigo, pero Marinella tenía claro que había más que sufrimiento, y al ver como el cuadro que estaba colgado en la sala de la foto de su padre roto y en pedazos como resultado de un ataque de ira de su padrastro, en vez de destruirla la fortalece y emprende lo que hoy se podría llamar en busca de la grandeza.

Marinella contacta a su profesora de la infancia y viaja a la capital de Colombia, llega a trabajar cocinando, lavando y atendiendo las necesidades que tenía la familia de la profe, sin olvidar su sueño que es estudiar. Gracias a su trabajo y esfuerzo logra iniciar sus estudios de Comunicación Social, los cuales le permiten crecer y sanar muchas de las heridas que el pasado ha dejado, a diferencia de muchos que huyen de los recuerdos, Marinella con valentía decide regresar al Caquetá, y a enfrentar los fantasmas del pasado, hoy trabaja para reconocidos medios de comunicación de la región, realizando trabajos de investigación y contando las historias de otros caqueteños que son ejemplo de superación, además, tiene un próspero negocio familiar, y como todo lo que hace es controversial y épico, en una zona machista y cerrada de mente, abren la tienda erótica ‘Sexo sin Tabú’.

Nada de lo que vivamos puede en la vida por difícil que parezca inmovilizarnos al punto de no poder avanzar, por más miedo que tengamos, tenemos que enfrentarlo, y si de excusas se tratara Marinella y la familia Cedeño las tendrían todas para quedarse quejándose y viviendo su desagracia, pero este caso es todo lo contario son un ejemplo de berraquera y crecimiento, y jamás la violencia y el miedo podrá ser el protagonista de esta historia o como tiene Mary tatuado sobre su piel “La heroína de esta historia soy yo”.

-.
0
3861
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Una noche en la casa del terror del Caquetá

Una noche en la casa del terror del Caquetá

Nota Ciudadana
Nos falta pelo pa'l moño en la defensa del agua

Nos falta pelo pa'l moño en la defensa del agua

Nota Ciudadana
Campesinos del Caquetá, un ejemplo de resistencia contra la explotación petrolera

Campesinos del Caquetá, un ejemplo de resistencia contra la explotación petrolera

En el Caquetá nace el descendiente del dragón

En el Caquetá nace el descendiente del dragón