La familia bogotana que le hace botas al Ejército y las puso de moda entre jóvenes gringos

La familia bogotana que le hace botas al Ejército y las puso de moda entre jóvenes gringos

Los Wilches llevan más de 10 años calzando a los militares colombianos, sus diseños han llegado a la Semana de la moda de New York donde ya tiene buena clientela

Por:
diciembre 09, 2023
La familia bogotana que le hace botas al Ejército y las puso de moda entre jóvenes gringos

En unas cuantas cuadras del Sur de Bogotá están las fábricas donde se hace el 35% del calzado que se confecciona en Colombia. A mediados de la década del treinta, producto de la expansión de Bogotá hacia el Sur, nació el Barrio el Restrepo, en honor al presidente Carlos E. Restrepo. Siempre fue un barrio de obreros, de emprendedores. La gente que día a día ocupa los cientos de fábricas donde se trabaja el cuero, tienen sentido de pertenencia con este barrio que forma parte de la localidad Antonio Nariño. Una de las empresas de calzados que más se destaca es industrias W. Wilches.

Las puertas de esta empresa se abrieron en el 2006 y hoy ya tiene 70 empleados. Wilson Wilches, desde la década del ochenta, empezó a aprender un arte que sus abuelos han hecho pasar de generación en generación. Mientras otros niños jugaban con Ataris o partidos de fútbol en la calle para sacarse de encima las extenuantes horas de clase.

A Wilson sus papás, Antonio Wilches y Angelina Rodríguez, le enseñaron a confeccionar zapatos con pocos elementos. En vez de revelarse al niño le gustó. Y antes de graduarse en el colegio ya trabajaba de guarnecedor en una empresa. El guarnecedor es el que coche los zapatos. Es tal vez la labor más importante en una fábrica.

Intentó poner varios negocios y en todos fracasó. Lo intentó todo hasta que, en el 2006, con apenas dos empleados, abrió Industrias Wilches en la dirección que está ahora, la Cra. 26b #28-66 sur, en Bogotá. La decisión que partió su vida fue inscribirse a un curso que daban en la Universidad Javeriana. El curso estaba destinado a personas que querían hacer calzado para gente que estuviera mucho tiempo de pie. Ellos ya confeccionaban botas para militares, pero aún no se habían convertido en el principal proveedor del ejército nacional.

En el curso aprendieron que uno de los secretos para que líderes como Fidel Castro o Hugo Chávez dieran discursos tan largos estaba en el diseño de sus botas militares. La disciplina es más fácil de cumplir si se cumplen con los estándares tecnológicos que se necesitan. Dentro de la Javeriana conocieron a un profesor llamado Jorge Reynolds Pombo quien realizaba una investigación titulada El soldado del futuro, buscando diseñar aún mejor los trajes y botas militares de nuestros soldados.

Ejército

Era el final del segundo periodo de la Seguridad Democrática y la guerra contra las FARC era política de estado. Habían más de 20 mil soldados rasos en las Fuerzas Armadas que necesitaban ser vestidos. El gran problema que tradicionalmente ha tenido el Ejército, incluso desde la campaña libertadora hace más de doscientos años ha sido la humedad en los pies.

Los soldados han tenido que internarse en selvas de pantanos infectos en donde hongos, garrapatas y parásitos entran por la tela mojada de su calzado. Las tradicionales botas de plástico no eran suficientes para repeler la humedad, la tela tampoco. Sometidos a caminatas interminables los pies eran carcomidos por infecciones y enfermedades. Antes que a las emboscadas de la guerrilla los soldados les temían a unos pies mojados

Reynolds Pombo creía tener la solución. Trajo de Alemania un hijo antihongos y antibacterias. El soldado quedaría forrado ante cualquier tipo de aguas. Wilches no se quedó sólo con esa información metió un proyecto al programa Impulssa de ProColombia y obtuvo financiación para seguir perfeccionando sus botas. Hoy en día está a punto de sacar una línea de botas hiperinteligentes, capaz de detectar dispositivos de bombas con sus rayos inflarrojos.

Hoy no sólo es el proveedor oficial del Ejército, sino que exploran otros mercados como el del Medio Oriente donde el conflicto está desatado.

Pero el negocio dio un volantazo. El diseñador David Ben David, de la marca Sprayground, especializado en vestir a jóvenes hípsters, se interesó en el diseño de Wilches. Quiere pasar esas botas, acostumbradas a las selvas más agrestes del planeta, a la selva de cemeno de Nueva York. En el 2020 pidieron 1.500 botas para que viajaran a la Gran Manzana. La campaña de expectativa tan sólo bastó cuatro días. En cuarenta y ocho horas Sprayground vendió todo lo que llevaron de Colombia. Sprayground ya es un cliente habitual de los Wilches, incluso sus botas, diseñadas para cubrir los pies de los soldados, se han lanzado en varias semanas de la moda en Nueva York.

Ahora lo único que piensan es en expandirse. No sueñan con grandes almacenes, sólo consolidar sus ideas, que han resultado revolucionarias, en las guerras y, por qué no, en las mejores plataformas de moda del mundo.

También le puede interesar: MAR-10, la fábrica de barcos cartagenera que le hizo al presidente Daniel Ortega 4 lanchas ambulancias

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
¿Rector John Jairo Arboleda está presionando para aferrarse a la rectoría de la U. Antioquia?

¿Rector John Jairo Arboleda está presionando para aferrarse a la rectoría de la U. Antioquia?

La amarga decisión de los dueños de Alkosto y Codiscos: tener que venderle a los Gilinski

La amarga decisión de los dueños de Alkosto y Codiscos: tener que venderle a los Gilinski

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus