Opinión

La euforia de Bogotá cultural

ArtBo cumple 15 años, con sus espacios tradicionales y una novedad: en los Referentes un curador internacional que le dio dignidad a las peripecias absurdas de los curadores locales

Por:
septiembre 21, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La euforia de Bogotá cultural
Alejandro Otero, Ala solar (maqueta). De la bella escultura, símbolo de Venezuela, donada a Colombia en 1976, solo queda el andamio.

 

En estos momentos de euforia, todo sucede. La desgracia del mal tiempo ha disminuido la asistencia, pero los entusiastas llegan a pesar del tiempo que los retrase el tráfico colapsado. El 45 Salón Nacional de artistas que se encuentra en diferentes lugares de la capital. Evento que por fin junto en una ciudad mostrará las diversas manifestaciones de artistas regionales. Es un acierto del Ministerio de Cultura porque lo ha desmembrado y reducido durante 14 años.

La feria de Barcú en la Candelaria presenta un avance en su organización y se toma la Candelaria. Se encuentra en Fragmentos de Arte y Memoria los planteamientos de Doris Salcedo y Clemencia Echeverri sobre la violencia y los duelos en Colombia. Las actividades de cada galería que muestran sus actividades y materiales didácticos. La décima edición del premio Luis Caballero en el Museo de Arte Moderno que se lo ganó María Elvira Escallón con su trabajo En el fértil suelo- La travesía. Cada Museo tiene su propio encuentro con las artes plásticas por no decir: etc…

Hoy nos interesa ArtBo. Feria Internacional de Arte de Bogotá que cumple 15 años de permanencia. Esta vez con sus mismos capítulos: La Principal donde 55 galerías exponen a sus artistas. Proyectos,  Referentes, Sitio, Artecámara y Foros.

Sobre los invitados especiales que son los importantes coleccionistas se tuvo la impresión y se recibieron críticas que, a pesar de que son personajes invitados con todo pago por la Cámara de Comercio, ellos tuvieron una agenda complicada con un componente de relaciones públicas, turismo, festejos múltiples y comidas en lugares exclusivos que, no tuvieron mucho tiempo de comprar. ¿Cuánto cuesta esa actividad?

Pero, hay participantes interesantes como siempre la Galería León Tovar, que siempre ha sido la mejor, nos trajo un lastimoso testigo: La maqueta del Ala Solar de Alejandro Otero. Esa bella escultura que fue el símbolo de la Venezuela pujante que tuvo su correspondiente movimiento cinético en Bogotá fue donada por el país vecino en 1976. Sus aspas en aluminio que se movían con la brisa y con el brillo del sol cambiaban su armónica presencia.  Hoy, queda solo el andamio. Chatarrizaron la escultura sin vergüenza ni respeto y dejaron el andamio en el olvido en la calle 26 con la Avenida de las Américas. Lo mismo va pasando con las que realizamos en la avenida El Dorado. Los actos de arte público que son educación y cultura, no se respeta para los demás.

El Delta Solar que es una escultura casi idéntica, se encuentra intacta en los jardines del Museo del Aire y el Espacio en Washington DC. Se requieren componentes humildes para entender que la cultura, el respeto y la voluntad política son maneras para demostrar como la cultura hace parte del comportamiento donde lo público es de todos.

En el área de Referentes dentro de Artbo, el cambio fue total porque el curador internacional le dio dignidad a las peripecias absurdas de los curadores locales. Krist Gujthuijsen aprendió del arte colombiano.

 

Fernando Botero, Virgen de Fátima

Como yo lo he hecho, quiso unir lo precolombino con lo moderno y reunió brillantes artistas contemporáneos. Ahora, algo irresponsable comparar a Beatriz González con Fernando Botero. Algo sin precedentes e imposible de pensar es que hombre que conquistó al mundo desde su provincia desde 1970 tenga comparación con la pintora que hasta ahora tiene un reconocimiento mediático por su compromiso político.  Una mala pintora que conquista la sabiduría en la torpeza y que es ser Pop mientras entiende la situación del país mediante lo medios de comunicación, no tiene nada que ver con el ser humano que nos representa en el mundo por su magia y sus logros plásticos que vienen de un profundo aprendizaje del arte. Nada vamos a resolver en dos párrafos pero indigna que un extranjero venga a atreverse a imaginar que nosotros no pensamos.

 

Hernán Díaz, Marta Traba

Mejor, sigamos con el precedente del reconocimiento de un gran fotógrafo como fue Hernán Díaz que mostró y descubrió la otra sociedad intelectual sofisticada mientras que Fernel Franco conquistó la calle.  Me interesa también la denuncia en luz neón de Adriana Martínez . Y más allá, un aporte en su paralelo con la literatura sin el realismo mágico.

Adriana Martìnez

En Proyectos, Fernando Arias es un artista inteligente que ha estado en constante contacto con las realidades humanas. Las entiende y las proyecta. Esta vez sigue los minutos en que desaparecen los líderes sociales.

Fernando Arias

A la entrada o al final se encuentra un muy viejo trabajo del chileno Alfredo Jaar. Brillante en su época cuando lo realizó en Nueva York y denunciaba con fuerza que América es un continente. Hoy, casi 20 años después, se quedó atrás y no avanzó en su camino sin precedentes.

También:

Villamil & Villamil, Economía Naranja, performance premiado

Argote

Andrea Galvani

 

-Publicidad-
0
104
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ensamblar lo diferente

Ensamblar lo diferente

¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

La ventana de la felicidad

La ventana de la felicidad

La vida encapsulada

La vida encapsulada

Entre la memoria y el olvido

Entre la memoria y el olvido

La otra cara de la moneda

La otra cara de la moneda

La falsa ilusión de la verdad

La falsa ilusión de la verdad

El desafío de lo contemporáneo

El desafío de lo contemporáneo