La espía colombiana que trabajó para la CIA

Pilar Suárez Barcala sirvió como anzuelo para capturar a un policía secreto ruso

Por: Víctor Hugo Marenco Boekhoudt
diciembre 22, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La espía colombiana que trabajó para la CIA
Foto: montaje con archivo abierto del KGB

Nuestra heroína, si es que así se puede llamar, responde al nombre de Pilar Suárez Barcala, quien, por el año de 1976, trabajaba como funcionaria del Instituto Colombiano de Cultura. Una activa joven intelectual, deveniente de una familia prestigiosa e inmersa dentro del submundo pretencioso y mordaz de la rancia aristocracia bogotana. Tenía buenos contactos a todo nivel y también excelente relación con los activos gendarmes gringos de la embajada estadounidense, dignos exponentes de la CIA. La dicharachera Pilar se prestó para un juego de espías para la época, y hay que reconocer que lo hizo a las mil maravillas. Para reclutar un agente existen tres métodos: por convicción ideológica, por dinero o por chantaje. Ella enamoró al representante cultural de la Embajada Soviética de entonces, Alexander Ogorodnik, de manera sutil, con todos los atributos de su belleza como se muestran en las fotografías. Le mostró la ciudad capital, sus museos, sus parques y lo conectó pausadamente con la crema y nata de la flema insuflada de la época. Ella, instruida por sus íntimos amigos de la CIA, con quienes sostenía una relación de amplios ámbitos, se prestó para ser fotografiada en escenas íntimas con Alexander. Luego al tipo le mostraron las instantáneas y le manifestaron que era necesario "colaborar" con la causa gringa. El tipo, chantajeado, se vio forzado a aceptar.

Lo más interesante y curioso es que Ogorodnik prosiguió su relación con la bogotana de alta estirpe. La CIA no se equivocó en este prospecto y tenían su confianza fundada en un cuadro de este estilo, quien,  sin lugar a dudas, ascendería por las escaleras de jerarquía del Ministerio de Relaciones Exteriores, a cargo de Gromiko, para conseguir información. Después del tórrido romance con Pilar, Alexander Ogorodnik fue llamado de regreso a su país. Uno de los contactos de la CIA que gestionó los nexos con el soviético se llamaba Aldrich Aimes, quien fue capturado en 1994 como uno de los grandes espías que tuvo el KGB en Estados Unidos. Aldrich también quiso con denuedo a Pilar, y de ahí el gusto del gringo por las colombianas.

Ogorodnik siguió su intensa colaboración con la CIA. En los diálogos de paz de Ginebra en el año 1977, este espía le replicaba a los norteamericanos toda la información secreta que Breshnev y Gromiko se entrecruzaban para el acuerdo de negociación de los cohetes de mediano alcance en Europa. Carter contaba con todo el material infidente de parte de los Soviéticos, y desde antes sabían de qué manera les haría las contrapropuestas. Lo que el moscovita no contaba era que cuando empezó a trabajar para el KGB el afamado Aldrich Aimes, a quien primero denunció como agente infiltrado para la CIA en la Unión Soviética, fue precisamente a él. Por lo tanto, el KGB lo filmó, lo siguió en sus andanzas y ante las incuestionables evidencias lo capturaron en su apartamento a orillas del río Moscú, en el malecón. La captura se realizó de manera normal y descubrieron los documentos secretos: cámaras fotográficas diminutas en forma de encendedores, dinero en dólares, rublos y un dispositivo para enviar mensajes cifrados a la embajada localizada en las cercanías. Ogorodnik solicitó redactar y firmar una declaración con el fin de reconocer sus faltas; lo que no sabía la escuadra del grupo Alfa del KGB, encargada del arresto, es que cuando destapó su plumero, sacó una ámpula de cianuro y se la llevó a la boca. Ogorodnik falleció tres días después sin revelar detalles de sus acciones.

Pilar quizá no sepa de la suerte de su amado, es posible que el olvido haya hecho sus estragos en su memoria. Ella vive en España ahora, probablemente pensionada, y con un grado de psicóloga especializada en educación infantil y muchas publicaciones en ese tema.

@VictorMarenco
Trino sobre el tema: https://twitter.com/VictorMarenco/status/677316415951659008

-.
0
8152
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ramón Isaza un final entre el Alzheimer y el Parkinson

Ramón Isaza un final entre el Alzheimer y el Parkinson

Nota Ciudadana
El limbo de ser clase media en esta pandemia

El limbo de ser clase media en esta pandemia

El regreso exitoso y sin bulla de Diana Uribe

El regreso exitoso y sin bulla de Diana Uribe

Nota Ciudadana
Caricatura: ChuzaDas

Caricatura: ChuzaDas