La esperanza, mi mejor aliada en tiempos de pandemia

Como dijo Carlos Ruíz Zafón: “Nada sucede por casualidad, en el fondo las cosas tienen su plan secreto, aunque nosotros no lo entendamos”

Por: Carol Dayana Alarcón
octubre 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La esperanza, mi mejor aliada en tiempos de pandemia
Foto: Pixabay

Nadie se hubiese imaginado que en pleno siglo XXI, donde la tecnología y la ciencia han avanzado tanto, ocurriera una pandemia como esta. Es muy cierta la frase que dice que estamos en este mundo, pero no somos de aquí. Somos huéspedes temporales de este planeta,

Aun así, todo lo que ocurra en él nos beneficia o afecta a todos de maneras y proporciones diferentes. Así nos está ocurriendo a todos con la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, más conocido COVID-19 o coronavirus. La pandemia produjo una cuarentena y la cuarentena, un sinnúmero de historias por contar.

El encierro, como es catalogado por muchos, ha permitido la “reinvención” en muchos aspectos de la vida. Las empresas, las instituciones educativas, las iglesias y el comercio han tenido que modificarse, al igual que las relaciones interpersonales. Además, la manera en que se estaba acostumbrado a realizar ciertas tareas, las cuales exigían la presencialidad, ahora ha tenido que modificarse: deben llevarse a cabo a través de una pantalla.

Para muchos no ha sido fácil adaptarse a estos cambios y esto ha acarreado consecuencias negativas para la salud. En mi caso en particular, al comienzo de la cuarentena, influenciada por el miedo a contraer esta enfermedad, realicé todas las actividades desde mi lugar de residencia, permaneciendo en este las 24 horas durante casi 39 días. Este encierro comenzó a generarme una depresión leve y pasé por mucho estrés.

Recuerdo tanto que uno de esos últimos días de confinamiento total era un domingo. En la tarde, luego de haber estado baja de nota durante todo el día, me fui a bañar... era día de lavarme el cabello. Comencé con mi rutina y al masajear el champú enjuagué con abundante agua, pero al ver al piso quedé asustada y pasmada: había un bojote de cabello en el hueco del sifón.

Inmediatamente, dejé de lavarlo y lo sequé con la toalla. Salí del baño corriendo para mi cuarto y llamé a mi mamá. Su consejo y apoyo consistió en que yo misma, con ayuda de un tutorial de YouTube, me lo despuntara para que se fortaleciera. Sin embargo, al final tuve que ir en busca de un profesional para que me ayudara, ya que había quedado trasquilada.

Seguía a la espera de ver o escuchar algo que trajera buenas noticias como la desaparición del virus, o al menos un aliciente de esperanza, pero los días pasaban y nada mejoraba. Al contrario, durante seis largos meses esto empeoró. Pero de todas las situaciones difíciles, de aquellas que parecen no tener salida, que pensamos que nunca van a terminar y que parecen eternas, siempre salen cosas buenas. Como dice el autor Shoshan: “Siempre habrá un nuevo día. Aún después de la noche más oscura, el sol saldrá de nuevo. Si el corazón es lo bastante fuerte, el alma renacerá con cada nuevo día. Vida tras vida; época tras época, para siempre”.

Esto mismo ocurrió luego de una larga y necesaria terapia y conversación sobre la vida y lo sucedido. Se prendió una nueva luz de esperanza que revivió la motivación y la alegría, dio color a lo que estaba gris, sacó a relucir lo bonito de la vida y visibilizó lo aprendido durante esta etapa. Ahí se mostró lo fuerte que se podía llegar a ser sin saberlo, se aprendió el verdadero significado de la resiliencia y se permitió un completo conocimiento de mí misma para de esta manera comenzar de nuevo y con una nueva perspectiva frente a la vida.

De esta manera, y gracias a los aprendizajes vividos durante esta etapa de la vida y la cuarentena, el día de hoy, a pesar de que aún hay pandemia, hemos aprendido a vivir con esta, cuidando siempre de nosotros y de los nuestros. Ahora todos los días se están disfrutando de la mejor manera. Es por esto por lo que como seres humanos debemos disfrutar todas y cada una de las situaciones que la vida nos presenta, pensando que estas siempre nos dejarán una enseñanza.

Finalmente, terminamos con una reflexión de Carlos Ruíz Zafón: “Nada sucede por casualidad, en el fondo las cosas tienen su plan secreto, aunque nosotros no lo entendamos”.

-.
0
102
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Escenarios de futuro: contigo, sin ti o a pesar de ti

Escenarios de futuro: contigo, sin ti o a pesar de ti

Nota Ciudadana
Subdesarrollo más pandemia, un cóctel para el desastre

Subdesarrollo más pandemia, un cóctel para el desastre

En redes
Taxista se masturba frente a pasajera en Medellín

Taxista se masturba frente a pasajera en Medellín

Nota Ciudadana
Panorámica de la actual crisis en la Colombia profunda

Panorámica de la actual crisis en la Colombia profunda