La educación no puede detenerse

Pueden parar las aulas, los cursos, las bibliotecas, los seminarios, los congresos, la virtualidad, pero el aprendizaje no

Por: Sergio Chica Vélez
marzo 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La educación no puede detenerse

Dada la actual crisis global y las medidas de confinamiento, considero que se debe pasar de la visión de la educación como servicio a la educación como cuidado. Y cuidar y servir no son sinónimos. El cuidado antecede al servicio y se basa en estructuras de protección, confianza, atención, procuración, afecto, compromiso, conocimiento, comunicación, colaboración, cooperación, participación, tutelaje, respeto y corresponsabilidad. El cuidado es una acción social valorativa y afectiva que no necesariamente se basa en el intercambio, como si sucede con las estructuras de servicio. El cuidado no es como tal una contraprestación en correspondencia a un pago, trueque o favor realizado. El cuidado está estrechamente relacionado con el desarrollo de la dignidad humana y se expresa en tres dimensiones: el cuidado de sí mismo, del otro y del mundo.

La educación como estructura de cuidado busca preservar de manera integrar la dignidad humana, la cual se materializa en el goce efectivo de otros derechos. Son múltiples los enfoques humanistas frente a la educación, pero todos confluyen en la educación como ejercicio de la libertad. Educarse es un acto de libertad, el fin de la educación es que vivamos libres de la necesidad, libres del miedo y libres para vivir con dignidad. Toda buena educación es preventiva y prospectiva y, ante todo, repito, busca desarrollar sujetos y colectivos libres, pero también responsables que tengan la capacidad de pensar, sentir, hablar y actuar por cuenta propia.

La buena educación nos permite cuidar de nuestra psiquis (el mundo interno), del cuerpo biológico y la naturaleza, y de nuestro vínculo con la cultura y la sociedad (el mundo externo). Nos brinda elementos para estar sanos mental, física y socialmente.

La educación no puede parar. Decretar que pare la educación es desproteger nuestro mundo interno y vulnerar la sociedad. Hoy como nunca necesitamos del cuidado de la educación, si nuestro mundo interno es invadido por el miedo y terror, la libertad humana caerá. Se puede estar en encierro total, en confinamiento como tantos años lo paso Mandela, pero con un libro en las manos, serás libre.

Como educador mi misión, mi propósito en la vida es cuidar de otros para que logren ser libres de sus necesidades, del miedo y que gocen de una buena vida en dignidad gracias a la aplicación del conocimiento. Pero ante todo contribuir a que encuentren su propósito en la vida. Obtener un título, un empleo, crear una empresa o comprar una casa, no son propósitos de vida, son medios, importantes puede que sí, pero no son finalidades de vida.

Esta crisis global es un buen momento para pensar en cuáles son nuestros propósitos de vida. ¿Cuál es tu propósito como padre o madre, como hijo(a), como esposo(a), como estudiante, como profesor(a), como ciudadano(a), como administrador(a) público(a)?

Si el propósito como estudiantes es graduarse, pues déjenme decirles que no tienen un propósito, no saben para dónde van, están perdidos. Cuando se gradúen otros decidirán por sus vidas, espero que caigan en buenas manos.

La educación no puede parar. Pueden parar las aulas, los cursos, las bibliotecas, los seminarios, los congresos, la virtualidad, pero la educación no puede parar. Puede cambiar, claro que sí. Y eso es lo que la realidad nos impone, que cambie de manera profunda la educación. La educación que requeriremos a partir de esta década, pues el COVID-19 es solo el inicio del paso del cambio climático a la crisis climática:

  1. Deberá centrarse en el estudiante y no en el profesor.
  2. Deberá ser personalizada, al ritmo y conforme los medios de cada estudiante y basada en la confianza.
  3. Se planteará en modos abiertos y colaborativos, centrada en proyectos conforme a los propósitos de cada participante.
  4. Se desarrollará en modalidades mixtas que integre lo presencial con lo virtual.
  5. Tenderá a ser desterritorializada y global. Estudiantes y profesores de diferentes partes del mundo se juntarán de manera virtual, mediados por proyectos para compartir y formar equipos de aprendizaje.
  6. El acceso a internet será un derecho humano promovido principalmente por el mercado y la sociedad.
  7. Buscará certificar conocimientos, competencias, habilidades y prácticas, más que titular.
  8. Hará énfasis en los procesos de evidencia basados en análisis de datos, argumentación y uso de las tecnologías de la cuarta revolución.
  9. Buscará conectar gente dispuesta a aprender y experimentar con gente experta que ya ha recorrido el camino.
  10. Buscará resolver problemas reales para personas reales.
  11. Propenderá por no dejar a nadie atrás, pues alguien que no se eduque pondrá en riesgo la supervivencia de toda la especie.
  12. Superará las estructuras de pago o gratuidad. Se pagará por participar en procesos de formación e investigación. Se pagará por estudiar. Dado que la educación será medida en cuanto su creación de valor real, generando modelos de distribución de valor económico, social y público.
  13. Se romperán los principios organizacionales clásicos en especial aquellos ligados al orden, disciplina y centralidad. Ya no habrá un lugar para cada cosa, ni las cosas estarán en su lugar (deslocalización y flexibilización del consumo y la producción).
  14. El respeto jerárquico, el conocimiento de las normas y los reglamentos formales ya no serán la regla, por el contrario, tenderá a primar la informalidad, la empatía y la intuición, que interactuarán con algoritmos computacionales en las acciones educativas.
  15. La autoridad educativa no se concentrará en unos pocos directivos. El poder de decisión estará en las multitudes y se fomentará la democratización abierta.
  16. Se pasará de un modelo de educación estado céntrico a uno de tipo socio céntrico, sin que el Estado pierda capacidad de regulación.

Frente a las medidas de confinamiento y aislamiento, como sociedades marcadamente urbanas, estas tenderán a ser empleadas con posible frecuencia frente a los efectos de la crisis climática y serán complementadas con otras formas de control social y económico.

Aspectos como la mala calidad del aire, los azotes de los inviernos y veranos, la emergencia y retorno de enfermedades de tipo viral que afectarán especies vegetales y animales incluida la vida humana, las crisis alimentarias, el incremento de los niveles del mar, entre otros efectos medio ambientales, obligarán a cambios acelerados en los modos de vida, producción y consumo de las sociedades capitalistas. Debemos estar preparados para prevenir y prospectar el futuro para lograr una vida armónica entre el planeta tierra y la humanidad.

Esto no es una guerra mundial contra un virus (Sars CoV 2), es solo un efecto epidemiológico que se agudiza producto de una sociedad en exceso urbana e interconectada. El modo de producción y consumo del siglo XX, le declaró hacen décadas la guerra al planeta tierra, esto que estamos viviendo en solo una manera sistémica que la tierra tiene para hacernos entrar en conciencia planetaria.

La educación no puede parar, pues de ella depende que esta generación y las futuras cambien sus modos de vida y creen el nuevo espirito del siglo XXI (Zeitgeist) o de lo contrario tenemos nuestros años contados.

-.
0
6502
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Ataques a la ciencia en Venezuela?

¿Ataques a la ciencia en Venezuela?

Los cuatro periodistas ecuatorianos que murieron informando

Los cuatro periodistas ecuatorianos que murieron informando

Médicos españoles cantan en la UCI para no desfallecer

Médicos españoles cantan en la UCI para no desfallecer

"El plan del gobierno no puede ser que nos digan: de malas, muéranse"