La Dulce Aniquirona, mujer y palabra eterna

Para Winston Morales Chavarro, ella es la mujer eterna y la que desea seducir con sus palabras, pero también es la poesía que lo eterniza para la historia

Por: Guiomar Cuesta Escobar
febrero 25, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La Dulce Aniquirona, mujer y palabra eterna

Nos asomamos ahora a La Dulce Aniquirona, el libro de poemas del escritor Winston Morales Chavarro, en la bella edición de Trilce Editores. Desde el título, nuestro poeta nos lleva por una constante pregunta, develando un sendero misterioso y sorprendente: universo poético tejido y sustentado, a través de todos los poemas, como si se tratara de uno solo, hecho a la amada inmortal, la única, la extranjera, la Penélope de sus sueños: la poesía. El lenguaje claro y diáfano que utiliza Winston Morales Chavarro nos asoma al mito, lo anuda y desanuda, lo recrea, lo reta y enaltece a lo largo y ancho de esta obra.

La creación de un mito es tan antigua como el hombre mismo, está estrechamente ligada con la magia: metamorfosis y transformación constante del texto, cada lectura es distinta, cada recreación nos sugiere otros significados, es la lúcida y penetrante búsqueda del lenguaje imposible y siempre al alcance de la mano y el pensamiento.

La lucha de este poeta por sobrevivir en nuestra Colombia violenta y dura desde hace tantas décadas, inventa una isla-palabra, país-amante: Aniquirona, que le permite ser inmune a la muerte. Durkheim y sus discípulos establecieron que el mito busca sus modelos no en la naturaleza, sino en la sociedad misma. El mito es la proyección de algún aspecto de nuestra vida, es país: Schuaima: “El reino del gran más allá”, como lo describe el poeta, lugar ideal, orilla redentora que le permite la eternidad. En el poema XVI Winston nos dice:

Justo en este espacio

He vuelto a dar contigo

La brisa y la lluvia de los tallos

Te han traído hasta mis días

El miedo al miedo ya no existe

Como tampoco existe

El miedo a Schuaima...

A ti

Mujer de reinos luminosos

Te debo el conocer

La infinidad de orillas que posee la muerte

La orilla amarilla de la muerte

Esa muerte que me seduce y apasiona.

Los griegos, maestros de la mitología, hicieron uso de ella, para poder soportar la dureza y crueldad de la naturaleza en aquellos tiempos, primeros siglos de su deslumbrante historia.

Winston Morales Chavarro comienza su trabajo poético, en un país iluminado de palabras Schuaima, del que guarda un mapa transparente en su bolsillo. Cito otra parte de este mismo texto:

... tierra de los sueños y las luces

de los ecos y las voces

la tierra que es tuya y es de nadie

que es tuya y es de todos

no me pertenece.

Extraña contradicción, posee sus coordenadas, el mapa por el cual camina, entra y sale de él a su gusto, pero no le pertenece, es comarca de todos y de ninguno.

Cuando el poeta llega a este paraíso nos dice:

Estoy en Schuaima

He llegado con la brisa

Solo su silencio musical me satisface

Aniquirona

¡Hablemos de poesía!

Este lugar maravilloso, Schuaima, mítico totalmente, donde se encuentra con Aniquirona para entablar el diálogo con su único y más anhelado tema: La Poesía.  El epígrafe de Dostoievski, que abre el libro: “Creo en la vida eterna en este mundo/ hay momentos en que el tiempo se detiene de repente para dar lugar a la eternidad”. Este universo eterno, sin límites, en el que no existe ni la bala ni la muerte, en el cual se muere de otra forma solamente cuando la soledad y el dolor desgarrado del poeta lo aniquila.

Al final del III Poema, Winston Morales Chavarro cifra:

¡Silencio, silencio!

Voy prendido al viento

Floto

Y me doy cuenta

Que la muerte es música

Y a la muerte hay que escucharla

Con los oídos despiertos.

Esta muerte que ama el poeta, a la que se abraza para escuchar su canto y entregarnos su lenguaje, misterio insondable, asombro de recursos y sugerencias. No busca deslumbrar ni recurre a los juegos poéticos, ni a la estridencia ni al artificio. En la sencillez del lenguaje cotidiano, desnudo y simple, aparece la magia extraída de ese contacto con la otra orilla de la muerte o de la vida.

En el poema I del libro es bien evidente cuando nos dice:

Y estoy buscando las voces del camino

Para traducirlas

Seguro llevarán tu nombre

He aprendido a interpretar la voz del viento

Esa misma que arrulla las hojas entreabiertas de tu árbol.

El paisaje de hojas, ríos y árboles, limpio como su tierra o su región nativa, es el telón de fondo de Schuaima, campo sagrado para la eternidad de la palabra.

Palabra mágica Aniquirona, con la cual Winston Morales Chavarro, se defiende de la ira de los dioses y de la violencia del mundo que le ha tocado vivir. Es su blasón contra la adversidad y la congoja, rito a través del cual exorciza la obscuridad y los demonios. Como bien dice Ernst Cassirer, desde los egipcios la concepción mágica y mítica del universo, debe interpretarse como una negación constante y obstinada del fenómeno de la muerte. Es según, James Breasted, la rebelión de la humanidad contra la gran oscuridad y el silencio del que nadie vuelve.

Anaquirona es, según nuestro poeta, la mujer eterna, la que desea seducir con sus palabras, pero también es la poesía que lo eterniza para la historia. Por ella, mujer de carne y hueso, a la que le hace el amor cuando le dice:

Con la misma intensidad

Con la que se honran las alturas

Honraré tu sabio cuerpo Anaquirona

Como se honra un muelle,

Una collera

Un océano nocturno

En los plácidos ámbitos del tiempo.

Esta mujer, su amante, es un escudo contra la muerte, ella le entrega sus conocimientos más hondos y sagrados.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Winston Morales y 'De regreso a Schuaima'

Winston Morales y 'De regreso a Schuaima'

Nota Ciudadana
La poesía es mi patria

La poesía es mi patria

Nota Ciudadana
'La Dulce Aniquirona', el poemario de la muerte bella

'La Dulce Aniquirona', el poemario de la muerte bella

Nota Ciudadana
Viaje por Schuaima

Viaje por Schuaima