La dolorosa cruzada de Hildebrando Vélez, el papá de la ministra de Minas

Hoy es asesor en la sombra de su hija Irene y aún está viva su lucha para encontrar a Sandra Cuellar, una ambientalista que fue desaparecida en Cali hace 11 años

Por:
septiembre 13, 2022
La dolorosa cruzada de Hildebrando Vélez, el papá de la ministra de Minas

Todos en el mundo de los ambientalistas conocen a Hildebrando Vélez, pero no como el académico que es sino como luchador de causas complicadas, a veces imposibles. Acompañó a Francia Márquez en las luchas en el Cauca contra la minería, como parte del Palenke Alto Cauca del Proceso de Comunidades Negras, hace ya muchos años cuando era un movimiento de base para lograr pequeños triunfos que terminaron creciéndose.

Desde la consulta del Pacto Histórico, este ingeniero de la Universidad Nacional se ocupó del tema ambiental del movimiento que el vio nacer Soy porque somos y que apoyó en el recorrido que llevó a Francia Marquez a la vicepresidencia. Alguien de quien es tan cercano que  en la tesis de doctorado que presentó Vélez en la Universidad del Valle, titulada “Despojo hídrico del pueblo negro en la formación histórica del Alto Cauca”, se lo dedicó a su discípula e inspiración, Francia Márquez Mina. Pero ella no fue la única guerrera que el aguerrido papá de la ministra de Minas ha acompañado y por la que se ha jugado. .

El 17 de febrero del 2011 se enteró de un hecho trágico que lo marcaría. Su  discípula querida y amiga muy cercana Sandra Viviana Cuellar había desaparecido. Salió de la casa donde vivía con sus papás  José Dumar Cuellar y Maria Elena Gallego en el barrio Sucre de Cali  para desplazarse a la facultad de agronomía de la Universidad Nacional de Palmira a dictar su clase.

Sandra Cuellar en su fundación Sobreviviendo, dándolo todo, hasta la última gota de sudor

Era ambientalista y había trabajado durante años en la organización CENSAT Agua Viva y eran muchas las marchas que junto a Hildebrando Velez había acompañado para defender el medio ambiente. En la casa del profesor  funcionaba Sobreviviendo la fundación en la que Sandra Viviana trabajó hasta el último día de su vida.

No era este su único compromiso con la lucha ambiental; había trabajado también en un proceso con indígenas de la etnia Yanacona para la defensa del Rio Cauca. Su compromiso era tal que se refería al gigante hídrico con el nombre raizal, el original Caucayaco, antes de que los españoles lo rebautizaran. Pero nunca se sintió amenaza. Esperaba un bus de transporte intermunicipal en el Puente del Comercio cuando pasó el horror. Solo se supo que la recogieron y quienes se la llevaron dejaron sus documentos y su celular debajo de ese puente.

El revuelo fue total y el profesor Hildebrando Velez tomó la desaparición de Sandra como causa propia. Visitó las autoridades para asegurarse que la búsqueda fuera en todos los rincones del Valle.

Visitó la Defensoría del Pueblo donde recordó uno de los últimos trabajos de Sandra Milena, en donde dio detalles de sus últimas actividades en las que  estaba más que comprometida, prácticamente se había trasladado a vivir en un reserva natural cercana al municipio de Yumbo, donde con su lucha pisaba cayos de poderosos intereses.  Lo sucedido era tan dramático como contundente.

El caso de la desaparición de Sandra Viviana Cuellar llegó a la Comisión de la verdad. Fue su mamá Maria Elena Gallego, quien tomó la vocería y escribió a mano alzada el drama que la familia carga:

Santiago de Cali, agosto 2 de 2019

Estimado amigo o amiga ¿cómo estás? Espero que bien.

Escribo esta carta porque quiero que sepas de lo que ha sido mi vida. Soy una mujer humilde, nacida el 17 de marzo de 1961 en Versalles (Valle). Tengo unos padres muy echados pa’ lante, muy responsables y nos dieron estudio a todos. Fuimos 10 hijos y los que supimos aprovechar el estudio lo hicimos.

Cuento que la mejor época de mi vida fue cuando fuimos estudiantes y empezamos a tener novio; los paseos de campo, las fiestas navideñas, los regalos del Niño Dios, las visitas de allegados, todo eso lo disfruté. Ya para llegar a la ciudad a buscar trabajo, mi madre nunca me dejó por ser mujer y la menor, lo que tuve que hacer fue casarme para poder salir de ese mundo de pueblo.

Me casé, al mes quedé en embarazo, tuve la primer hija y solo duró viva ocho horas y falleció. Con la tristeza y pena con mi esposo de que no iba a servir como madre, volví a quedar en embarazo; tuve otra hija por la cual luché y traté de darle estudio en lo que más le gustaba: ser ingeniera ambiental. Trabajó en el referendo por el agua, defendió las talas de árboles, la recuperación de los humedales, hacer trabajos sociales y culturales, era una gran danzadora.

Hablo de Sandra Viviana Cuellar Gallego, desaparecida el 17 de febrero de 2011 en la recta Cali-Palmira. Desde ese entonces mi familia se desintegró y me he puesto en la tarea de indagar por ella. Ir acá, ir allá, ir a talleres a aprender cómo buscar a mi hija porque lo que más deseo es que aparezca, que me den razón de ella, ya que es muy importante para la humanidad el trabajo que ella hacía.

En este momento trabajo con mi otro hijo para poder salir adelante y poder darle estudio y que pueda ser un hijo de bien. Si alguien lee esta carta y sabe quién habla y quiere responderme o darme un consejo, bienvenido sea.

No siendo más por el momento, les deseo buena suerte, un abrazo inmenso, mil bendiciones, muchos éxitos en sus metas.

Atentamente: María Elena Gallego Ríos. Una mujer sufrida que busca a su hija.

Si quiere responder a esta persona, puede hacerlo a través de este número de WhatsApp, por medio de un texto, un video o un audio: 3188273862  También, puede dejar un mensaje en redes sociales utilizando el numeral #RenocemosSuBúsqueda.

Hildebrando Vélez no dobló la página, por el contrario la mantiene  abierta y una forma de honrar la memoria de  es probablemente la continuidad de su lucha ambiental en la que el compromiso con la causa que ha defendido el movimiento Somos porque somos, liderado por Francia Márquez ha sido clave y ahora tendrá un nuevo escenario con Francia Márquez en la vicepresidencia de Colombia.

Pero también con su hija Irene Vélez en el Ministerio de Minas, un cargo de responsabilidad extrema y que Hildebrando Velez piensa dejar abandonado a su suerte. Con los últimos ataques en redes a la ministra, ha asumido una actitud beligerante a través de su cuenta de twitter que mantenía muy inactiva y él es su asesor en la sombra, adhoc, compartiendo conocimiento, información y contactos en una causa que los une a todos: la defensa de la vida.

-.
0
19000
Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Las poderosas mujeres que rodean al alcalde Jorge Iván Ospina

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Bogotá le perdonó casarse con un condenado: la resurrección de Viena Ruiz como la reina de las rumbas

Así aprenden chino los niños de los barrios más pobres de Bogotá

Así aprenden chino los niños de los barrios más pobres de Bogotá

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus