“La docencia no puede ser un escampadero”: Ganador Premio Compartir al Maestro en el Valle

El profesor Jorge William Patiño se enfrentó a los jurados de este premio y logró su cometido: la victoria

Por: Robert Posada Rosero
abril 01, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
“La docencia no puede ser un escampadero”: Ganador Premio Compartir al Maestro en el Valle
Foto subida por autor

Con una propuesta que mezcla filosofía y artística, el profesor Jorge William Patiño, se enfrentó a los jurados del premio regional Compartir al Maestro; tenía que superar 1.006 propuestas, un reto muy inferior al que tuvo que sacar adelante cuando empezó a trabajar en su proyecto.

Corría el año 2008 cuando entendió que la filosofía, catedra que dicta desde hace más de 25 años no seducía a sus estudiantes, por ello decidió cambiar el ‘Chip’ para adaptar la enseñanza a las nuevas necesidades de los muchachos.

“Las propuestas que llevamos al aula no seducen, hay que llegar con cosas que asombren, pero hoy en día el que sale asombrado de lo que ve en su aula es el maestro”, expresó con convicción.

La misma que llevó a este  Licenciado en Educación Religiosa con énfasis en Filosofía a entender que sus estudiantes no querían ingresar a su clase, pero si lo hacían cuando dictaba artística, materia que también tuvo que asumir para llenar la carga laboral. En ese momento entendió lo que les gustaba.

Entonces comenzó una búsqueda que lo llevó a inventarse ‘Danzarte, una expresión de identidad’, propuesta que empezó a trabajar desde hace 8 años y que dividió en tres etapas: expresión, exploración y Colombia ritmo y sabor.

En la primera hace un diagnóstico de los estudiantes, buscando entender qué comunican a partir de sus gestos, miradas y actitudes; cuáles son sus gustos, por qué están estudiando, cuál es su proyecto de vida, a qué le dan sentido, si es consumidor, por qué lo hace.

Una vez definidos estos temas comienza un proceso de exploración, en el cual el muchacho investiga, en un trabajo articulado con la Casa de la Cultura de Tuluá, lo autóctono, la idiosincrasia, las raíces, lo que significa ser colombiano.

Para finalmente, llegar a ‘Colombia ritmo y sabor’, etapa en la que los estudiantes plasman lo que aprendieron en el proceso, representando expresiones culturales como el desfile de Silleteros de Medellín, dependiendo de la zona de Colombia que les tocó trabajar.

El clímax de su propuesta se vivió en el año 2015, cuando la institución educativa Gimnasio del Pacífico sacó 1.200 estudiantes a las calles de Tuluá, desde preescolar hasta grado 11, “es que la docencia no puede ser un escampadero. Formar seres humanos no puede quedar en manos de alguien que diga, es que no me quedó nada más que hacer”, cuestionó Patiño.

El educador, no oculta la pasión que siente por su proyecto, le brillan los ojos cuando dice que su propósito es lograr que el 100 por ciento de los muchachos estén en clase y extiendan su actividad creativa más allá del aula, por ello los participantes están asociados a las casas de la cultura de la ciudad para que ocupen el tiempo libre.

Con esta propuesta llegó a la final, donde compitió con otros 16 educadores, representando a la única institución pública del Departamento del Valle que alcanzó esta instancia. Tras ganar el reconocimiento ahora llevará su iniciativa a la final nacional que tendrá lugar 26 de mayo en Bogotá.

El minuto que tuvo para dirigirse al jurado y a los asistentes tras recibir el reconocimiento como el mejor Maestro del Valle del Cauca lo uso para la autocrítica. “Así como el eslogan de mi ciudad es ‘Tuluá Enamora’, Danzarte también enamora, para que los estudiantes se sientan con pasión y vivan con pasión, porque el educador que no enseñe con pasión en el aula está haciendo que el estudiante quiera retirarse o evadirse”.

-.
0
2484
Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus