La diáspora derechista de la Venezuela Socialista

"Los migrantes venezolanos son víctimas de este gran entramado derechista que busca recuperar su gran finca de las garras del progresismo y el cambio social"

Por: Carolina Martínez
febrero 17, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La diáspora derechista de la Venezuela Socialista

Investigar en este país (Colombia) es un acto de repudio para la "gente de bien" que sabe qué es lo que necesita este país. Y súmele la pandemia.

La enorme franja fronteriza colombo-venezolana y la decepción de un Estado asistencialista disfrazada de socialismo han promovido una diáspora basada en un derechismo odioso y mezquino a los hechos y a la realidad. Varios países latinoamericanos han visto cómo desde la Venezuela socialista se expulsa una ola anticomunista, antiizquierdista, antiprogresista y antitodos aquellos fantasmas y monstruos que nos heredó el Tío Sam en sus mejores momentos.

En Chile, por ejemplo, en medio de una larga lucha social por el cambio constitucional, las redes "sociales" (digitales*) se inundaron de videos de venezolanas y venezolanos pidiendo a las y los chilenos que rechazaran el cambio "político" que buscaba el plebiscito constituyente, porque se iban a convertir en la desastrosa Venezuela socialista, dejando de lado que la sociedad chilena tiene su propia historia, su propio contexto, sus propias luchas.

Y ni qué decir de Colombia. Para nadie es un secreto que Duque ganó gracias a la carrera propagandística que resucitaba los viejos demonios de la Guerra Fría y el fanatismo gringo: "Si no gana Duque, nos volvemos como Venezuela", más que una realidad, el logo político del Centro Democrático.

El bonus de esta historia es que, para Colombia, la franja fronteriza con la maltrecha y adolorida Venezuela, se ha convertido en la cadena perpetua de la política autoritaria y derechista que ha sido dueña de Colombia desde siempre. Castas de gamonales mezclados con su malinchismo colonial han sucedido generación tras generación el poder del país y hoy no están dispuestos a ceder ni compartir. Vemos año tras año como la camándula de odios entre diferentes grupos de la sociedad repite la guerra bipartidista de principios del siglo XX, ahora con otros nombres y otros credos.

Es allí donde entra como el arma que le dará unos cuantos tiros al "comunismo mamerto", la decepción de cientos de venezolanas y venezolanos con todo lo que sea de "izquierda", un odio que penetra la ya autoritaria política de la mayoría de estados latinoamericanos y que alimenta la necesidad de un autoritarismo paternal, pero severo que acabe los horribles deseos de ver satisfechos los derechos que se tienen por ser ciudadano de un país.

¿Y eso qué tiene que ver con el problema de hacer investigación en Colombia? Pues que a puertas de una "nueva" oportunidad de cambiar la política del país (elecciones presidenciales 2022), el deterioro de la derecha ha sido inminente, de tal forma que suscitó a muchas y muchos venezolanos a "cedularse" urgentemente en el 2018 con el fin de ayudar a Colombia a no convertirse en la arruinada Venezuela votando y haciendo campaña a la "benevolente" derecha colombiana.

En nuestra idiosincrasia y forma de ser, el tramitador es una figura muy popular y generalizada. Para hacerme entender, apelo a un trámite conocido por todas y todos. Conseguir la licencia de conducción requiere varios requisitos que son puestos con el fin de garantizar buenas y buenos conductores; uno de ellos es el tomar un curso en una escuela debidamente certificada por Ministerio de Transporte. El cursito puede costar entre 800 a un millón de pesos. Pero, ¡yo ya sé manejar, para qué hacer el curso! Y pues sí, ahí es donde entra el tramitador. Ya no pagas 800.000 sino 300.000. ¡Ufff! Lo que me ahorré, qué abeja. Pues bueno, de esa misma manera, obtener cédulas, diplomas, etc. etc., está al alcance del "consumidor".

"Solo vamos a vacunar a venezolanos que estén 'legales' o con doble nacionalidad". Muchas y muchos. Qué bien. La primera decisión bien tomada por Duque, y lo que se ve como una medida para evitar la llegada de más comunidad migrante realmente escondería detrás, en mi opinión, una necesidad de cedular votantes que por su realidad política ayudaría a perpetuar el despotismo derechista colombiano. Ya sucedió en 2018 y al buscar datos, testimonios y demás, para "hacer las denuncias pertinentes", las amenazas, los silencios y el miedo a la deportación, fueron los mejores cómplices para dejar en el aire un fenómeno que indiscutiblemente ayudará a definir el futuro de este país, pues es bien conocido por todos los pagos de votos y la contratación de muchos en campaña para atemorizar a sus hermanos colombianos con el coco del "comunismo".

Posdata. Cuando se intenta sobrevivir, cuando no se está en su tierra, cuando el hambre es una constante, y cuando te convencen de que no hay esperanza, cualquier ser humano se entrega a condiciones que le mejoren su situación. Las y los ciudadanos venezolanos son víctimas de este gran entramado derechista que busca recuperar su gran finca de las garras del progresismo y el cambio social.

¿Qué hacer?

-.
0
200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El poder de las mujeres en Venezuela

El poder de las mujeres en Venezuela

Tiembla Maduro: Álex Saab extraditado a Estados Unidos

Tiembla Maduro: Álex Saab extraditado a Estados Unidos

Maduro nombra a Alex Saab embajador de Venezuela en África

Maduro nombra a Alex Saab embajador de Venezuela en África

Luis Parra, el opositor disidente que el chavismo impulsó contra Guaidó

Luis Parra, el opositor disidente que el chavismo impulsó contra Guaidó