La depresión, el enemigo mayor de Aida Merlano en El Buen Pastor

La excongresista que lleva 11 meses detenida, se derrumbó al punto de intentar quitarse la vida. Una historia de éxito que terminó en tragedia

Por:
Marzo 12, 2019
La depresión, el enemigo mayor de Aida Merlano en El Buen Pastor

La depresión se convirtió en el enemigo mayor de Aida Merlano durante sus 11 meses en la cárcel. Estaba acostumbrada a los halagos, no solo por su estética, sino por el respaldo del poderoso Julio Gerlein y el reconocimiento que obtuvo como figura política. Sin embargo, a finales de 2018 un médico la diagnosticó con un cuadro de depresión severa. Nadie se iba a imaginar que una de las senadoras más votadas el país, y dueña de un capital político en la Costa Caribe que muchos caciques envidiaban, iba a terminar tras las rejas.

En Barranquilla, Merlano se hizo un nombre al lado de los poderosos Gerlein. Su simpatía y atractivo le abrieron camino en la costa. Comenzó amarrando votos para los operadores de base del conservador Roberto Gerlein en el barrio Buenos Aires juntó a su papá, Domingo ‘El Monchi’ Merlano. Su trabajo convenció y ella impresionó muy especialmente a Julio, el Gerlein empresario y megacontratista dueño de Valcron, base económica de la familia para financiar las campañas electorales.

Tuvo un ascenso meteórico en la política. En 2012 decidió dar el salto a la Asamblea departamental del Atlántico con el espaldarazo de Julio Gerlein, quien siempre la tuvo entre sus afectos, dentro de las listas conservadoras. Su votación fue histórica: 42.000 votos. Luego convenció a Roberto Gerlein para que se la llevara como fórmula a la Cámara en el 2014: esta vez sacó 67.000 votos.

Merlano se llenó de poder y dejó claro que la vanidad, el nombre y la presencia física mandaban en su personalidad. Fue pillada haciéndose una trenza en pleno debate de control político sobre la Comunidad del Anillo cuando el general Jorge Nieto, entonces director de la Policía y a quien tenía en la silla de al lado, daba su testimonio. Pero no fue la única vez que Merlano puso su imagen por delante.

Con cada campaña Merlano iba haciendo de su imagen la lanza necesaria para convencer a los votantes. Desfiles, camisetas, tarimas y afiches con su rostro y nombre adornaban cada evento político. Si sus votantes se ponían una camiseta rosada, ella resaltaba con un poderoso vestido azul. Aida era la que mandaba y su habilidad política la llevó hasta la cima. Durante su última empresa electoral, empapeló la popular Vía 40 de Barranquilla con miles de carteles con su rostro. Para llevar a cabo su cometido, le pagó $ 4o.000 pesos a decenas de jóvenes. Esos mismos carteles los encontró la policía el domingo 11 de marzo cuando hallaron en su principal sede política, conocida como la ‘Casa Blanca’, $ 261 millones en efectivo, dos revólveres, una pistola, una escopeta y certificados electorales en una bolsa. La Fiscalía también descubrió que Merlano rastreaba los votos a través de unos códigos QR para saber en qué mesa se habían registrado.

Su relación con Julio Gerlein, que viene desde sus años en el barrio Buenos Aires, le dio el poder para ir a tocarle la puerta al clan de los Char, quienes tienen negocios empresariales y relaciones contractuales de la Alcaldía de Alejando Char con la contratista Valcron de los Gerlein. Para garantizarse la curul que dejó Roberto Gerlein, hizo un acuerdo con Fuad Char y el alcalde Alex Char, y le garantizaron votos en otros departamentos a cambio de que apoyara informalmente a Lilibeth Llinás, quien quería llegar a la Cámara con el aval de Cambio Radical, pero se quemó. Al final, Merlano consiguió sus 73.000 votos y los Char se convirtieron en el grupo político más poderoso del Atlántico.

Sin embargo, cuando Aida fue capturada, el mundo se le derrumbó. A los pocos días fue programada una primera audiencia para imputarle cargos, pero tuvo que ser suspendida cuando argumentó que sufría de depresión. El golpe había sido muy duro, y Julio Gerlein, su mayor respaldo y el que podía sacarla de la cárcel, la dejó sola.

Desde abril del año pasado no se ha podido avanzar mucho en la investigación contra Merlano precisamente por su estado de salud, que compromete su integridad y la verdad alrededor del fraude electoral. Según el fiscal Martínez, existen todas las pruebas que confirman la existencia de una empresa criminal para la compra de votos en la que estarían involucrados más de 2.000 personas. Precisamente, Julio Gerlein sería uno de los financiadores privados de esta gran red de corrupción electoral. En noviembre la Fiscalía le imputó los cargos al empresario barranquillero por superar los topes electorales además de la financiación irregular, pero Gerlein, acompañado de su abogado Jaime Lombana, no aceptó ningún señalamiento.

En la noche del 11 de marzo Aida Merlano, hundida en su celda, intentó quitarse la vida. Tomó una sobredosis de medicamentos y se hizo varias cortadas en los brazos. Los guardias de El Buen Pastor la trasladaron inmediatamente a la Clínica Santa Clara donde permanece en observación y bajo supervisión médica.

Merlano, la poderosa congresista del Atlántico, vio cómo su imperio político se derrumbó ante sus ojos, imperio que construyó sobre su mancillada imagen.

-Publicidad-
0
25186
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Acorralado por la Fiscalía, Julio Gerlein está abocado a dar incómodas explicaciones

Acorralado por la Fiscalía, Julio Gerlein está abocado a dar incómodas explicaciones

El ostentoso matrimonio de la nieta de Julio Gerlein en Barranquilla, VIDEO

El ostentoso matrimonio de la nieta de Julio Gerlein en Barranquilla, VIDEO

“Vayan a ver si la puerca puso”: la grosería de Julio Gerlein

“Vayan a ver si la puerca puso”: la grosería de Julio Gerlein

El poderoso empresario Julio Gerlein en la mira de la Fiscalía

El poderoso empresario Julio Gerlein en la mira de la Fiscalía