La democracia contra sí misma

"Cada vez más es el rechazo a los desatinos de muchos 'honorables' congresistas que pretenden legislar a espaldas del pueblo"

Por: LINDON YANI VÉLEZ JIMÉNEZ
marzo 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La democracia contra sí misma

He querido titular esta columna La democracia contra sí misma, al mejor estilo del libro del filósofo francés Marcel Gauchet, con el propósito de reflexionar sobre el más reciente episodio relacionado con el acto legislativo fallido, presentado la semana pasada por 23 congresistas que pretendía unificar elecciones populares y modificar periodos de autoridades públicas (incluyendo el mandato actual del presidente Duque).

En su libro, Gauchet afirma que la democracia ha entrado en crisis por la falta de credibilidad, causada principalmente por el antagonismo de los intereses, la inestabilidad de los poderes electos y el repudio del personal político, encarnado, por ejemplo, en sus representantes elegidos popularmente. Colombia no es la excepción a esta tendencia. Cada vez más es el rechazo a los desatinos de muchos “honorables” congresistas que pretenden legislar a espaldas del pueblo, atentando no solo contra la constitución nacional, sino además contra la democracia.

Con el pretexto gaseoso de “fortalecer la capacidad de gestión de las diferentes autoridades públicas, ampliando su margen de acción para la ejecución de políticas, programas y proyectos”, los ponentes de la iniciativa pretendieron “vender” su abominación como una necesidad imperiosa de la República, que al ser afectada por la pandemia del COVID-19, requiere de manera impostergable reformar la constitución, dada la crisis económica por la que atravesamos.

La propuesta de reforma incluía, entre otros endriagos, la eliminación de las elecciones atípicas de gobernadores y alcaldes, la ampliación de periodos de autoridades públicas elegidas popularmente; así como de los organismos de control y la ampliación de periodos a autoridades judiciales.

Lo anterior constituye indudablemente un atentado contra la democracia, en el sentido de que devela un conflicto de intereses por parte de los congresistas ponentes y un modo soterrado de querer modificar la constitución en detrimento de la institucionalidad en forma de “golpe de Estado” como lo califican algunos.

La democracia Colombia no puede ser más debilitada por acciones como estas, que socavan la legitimidad y alejan a sus representantes de sus electores. Si el pueblo votó por un periodo determinado, no está bien pretender cambiar las reglas de juego en procura de satisfacer demandas personales o partidistas. La famosa premisa de Lincoln “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” tiene que dejar de ser una entelequia para convertirse en una realidad. De lo contrario, los ciudadanos se distanciarán aún más de sus compromisos políticos, dejando las decisiones más trascendentales de la nación en manos de truhanes.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Le dieron la

Le dieron la "Orden de la Democracia" a uno de los senadores golpistas

Maduro enfrentado a ríos de gente: ¡No más!

Maduro enfrentado a ríos de gente: ¡No más!

Nota Ciudadana
Reformismo y revolución, democracia y socialismo

Reformismo y revolución, democracia y socialismo

Nota Ciudadana
Sobre lo fundamental

Sobre lo fundamental