Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Por qué la delincuencia no acaba en las cárceles?

“La corrupción y el crimen organizado son causa de la disfuncionalidad de las cárceles, donde no se sabe quiénes son más peligrosos si los reclusos o los guardias”

Por: Julian Peña Reyes
Agosto 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué la delincuencia no acaba en las cárceles?
Foto: contagioradio.com

Para iniciar debo decir que la pérdida de fuerza institucional, en este caso la del sistema penitenciario, no es un fenómeno solo local. Si vemos a nuestro alrededor Venezuela, Brasil, México, por nombrar algunos, son países con índices de corrupción similares o mucho mayores a los de Colombia. Tal vez el origen de todo esto puede ser el subdesarrollo económico y más que eso el cultural, ya que la llamada “malicia indígena” de la que gozamos los latinos puede ser la respuesta del por qué.

Se pregunta uno si realmente la corrupción y la delincuencia se reutilizan en el país. Según Mauricio Beltrán, abogado PHD de la Universidad Externado de Colombia, la corrupción y el crimen organizado son causa de la disfuncionalidad de las cárceles, donde no se sabe quiénes son más peligrosos si los reclusos o los guardias. Contado por él mismo, si un patio desea acceder a telecomunicaciones se deben asegurar pagos de $50.000.000 semanales en llamadas (reventa de tarjetas prepago), dice que si los Nule hubiesen encontrado este negocio antes no se complican a licitar con el estado.

“En Colombia no hay manzanas podridas, la canasta está podrida”, es así como Mauricio autor del libro Por qué se reciclan la corrupción y el crimen organizado en Colombia expresa de manera muy diciente que vivimos en una sociedad donde las instituciones han perdido total credibilidad y que muchas veces el buen servidor público llega a cansarse de luchar toda la vida contra la corrupción hasta que ella misma lo vence y lo hace parte de sí misma. Una canasta podrida es el Inpec, que pareciera una institución al servicio de los delincuentes y no del estado,  en la cual la mayoría de los presos continúan delinquiendo y en donde no hay una reformación, sino una escuela para volverse más criminal.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
573

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La emergencia carcelaria es la crisis del modelo neoliberal

La emergencia carcelaria es la crisis del modelo neoliberal

Reclusos de la cárcel Doña Juana en Caldas se lanzaron a la pugna por sus derechos
¿Qué está pasando en las cárceles colombianas?

¿Qué está pasando en las cárceles colombianas?

"Son muchos los hijos, hijas, padres, hermanos y hermanas, que han perecido ante la indolencia estatal de la prisión tortuosa"
La cárcel: señal de venganza en un metro cuadrado

La cárcel: señal de venganza en un metro cuadrado

"La sola existencia de la cárcel como lugar de castigo para invalidar al ser humano y someterlo tendría que producir vergüenza colectiva"
Una cámara se coló en las cárceles donde están los 30 indultables de las Farc. VIDEO

Una cámara se coló en las cárceles donde están los 30 indultables de las Farc. VIDEO

Son 9000 los presos de la guerrilla, que al igual que los 130 mil reclusos que hay en el país, viven en condiciones deplorables; un preso de las Farc las grabó