La dejación de armas de las FARC: un paso más hacia la paz

"En la paz completa caben todos, por ello no solo debemos apoyar el proceso de paz con las FARC, sino que también debemos apoyar el proceso de paz con el ELN"

Por: Juan Camilo Caicedo M.
junio 30, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La dejación de armas de las FARC: un paso más hacia la paz

El pasado martes 27 de junio, Colombia vivió un hecho histórico y muy esperado por la sociedad: la entrega de las armas por parte de las FARC. Esto es importante, pues el surgimiento de este grupo insurgente se dio por la desigualdad social y un previo conflicto político, el cual se centró entre los dos partidos de la época: el Partido Liberal y el Partido Conservador. De ese conflicto surgió en gran parte la guerrilla de corte liberal.

Es un paso muy importante para la paz de nuestro país que las insurgencias estén en proceso de salida negociada del conflicto armado, pues su lucha por la vía armada ha durado más de 50 años, en donde las consecuencias de la guerra generaron más violencia, sumado al abandono estatal que hoy día continúa a lo largo y ancho del territorio colombiano.

No hay que dejar de mencionar que la violencia política en Colombia no solo es de las insurgencias, pues estas han tenido unas razones y un ideario para tomar las armas, que en su concepción mejorarían al pueblo. Los otros actores que han generado la violencia política se encuentran en los ejércitos privados de terratenientes y ganaderos, grupos paramilitares, autodefensas, y los abusos de la fuerza pública por parte del Estado, en ciertas ocasiones de la historia de Colombia.

Para entender lo que significó la dejación de armas para las FARC, fue suficiente con ver, retratar y hablar con los excombatientes que el pasado martes culminaron el proceso de dejación de armas, en la Zona Veredal Mariana Páez, en Mesetas, Meta. Y la situación no era para menos, pues con la dejación de armas se iba la historia de lucha de ellos, toda una vida entregada a la insurgencia. Se les veía un vacío, el cual sólo lo puede llenar la paz, a la cual le han apostado sin miedo, y con la seguridad de que ya no volverán a la vía armada, y que su lucha ahora será en el escenario político, de las armas a las palabras.

La sociedad civil en las ciudades capitales se manifestó y salió a las calles en celebración de la dejación de armas de las FARC, algunos de los que pertenecemos a grupos y/o movimientos de paz, tuvimos la posibilidad de viajar a la Zona Veredal de Mariana Páez, sin embargo, al llegar allí, por lo menos a mí me generó un choque muy fuerte, pues como dicen por ahí: “una cosa es lo que se ve en noticias, otra cosa lo que se ve en las redes sociales, y otra muy diferente lo que uno presencia en vivo y en directo”.

Contrario a lo que los uribistas han afirmado a través de sus redes sociales, las zonas veredales están en condiciones precarias, puras trochas, cambuches, y baños improvisados, sin chef, ni instalaciones de hoteles 5 estrellas. Como raro el uribismo está mal informado.

Evidentemente las FARC no se van a dejar morir, ellos vivieron siempre en condiciones difíciles, pero la diferencia del antes y él ahora es una sola, el proceso de paz en curso. Y es que pareciera que al interior de las zonas veredales, el gobierno no estuviese interesado en generar y crear las condiciones necesarias para el mínimo vital de los excombatientes, no sé si lo que voy a escribir a continuación sea radical, pero da la impresión que el gobierno lo hace para una “tortura disimulada y humillante hacia los exguerrilleros”.

Nadie niega ni desconoce que las insurgencias se han pasado en las acciones bélicas y en las dinámicas de la guerra, afectando a gran parte de los colombianos, pero si estamos en un proceso de paz, lo mínimo es pasar la página de la guerra, del odio y las diferencias, para construir un país en paz, que es lo que considero que el presidente Santos quiere, al meterse en los dos procesos de paz en curso con las insurgencias. Y que por supuesto quienes queremos la paz y creemos en los dos procesos, le respaldamos esa decisión, a pesar de que varios sectores sociales del país estén en crisis, y el gobierno no les cumpla los acuerdos pactados a sectores como el de los indígenas y campesinos.

Criticar y exigirle al gobierno Santos y defender la paz, ni lo hace a uno uribista ni santista, desafortunadamente la polarización generada por la clase política y los medios de comunicación masivos y tradicionales, han generado un ambiente hostil, de clasificaciones desproporcionadas y equivocadas.

De la visita a la Zona Veredal Mariana Páez debo resaltar la altura y la disposición de la fuerza pública para el desarrollo del proceso de paz, y para el acto de dejación de armas. Y es que el papel que juegan en este momento tanto el ejército como la policía es clave, pues en sus manos está el cuidado de las zonas veredales, así como la integridad y el respeto por la vida de los excombatientes.

El proceso de paz al interior de los excombatientes generó y posibilitó la creación de núcleos familiares, que por las dinámicas de la guerra y el conflicto armado, anteriormente no se podían llevar a cabo con facilidad. Los bebés que han nacido durante el proceso de paz al interior de las FARC, son semillas que llevan el legado y el mensaje de la paz, el perdón y la reconciliación. Son las futuras generaciones que tienen la responsabilidad de construir un país en paz y con justicia social.

Con mis compañeros de Paz A La Calle creímos oportuno la necesidad de conocer los planteamientos de dos de los miembros del secretariado de las FARC, estos fueron: Rodrigo Londoño (Timochenko) y Ricardo Téllez (Rodrigo Granda).

Ellos nos expresaron la importancia que tiene la sociedad civil en la continuación de este proceso de paz y le enviaron un mensaje a la sociedad civil:

Timochenko: “Muchachos y muchachas de Paz A La Calle, hombres y colombianos que nos acompañaron después del 2 de octubre, y nos dieron ánimo y entusiasmo para llegar hasta donde estamos, aquí para allá les digo: necesitamos mucho más apoyo, mucha más fortaleza, necesitamos llamar a todos aquellos escépticos, o que no quieren creer, a convencernos, porque necesitamos sacar a Colombia adelante, no es las FARC, no es Timoleón Jiménez, es Colombia la que necesitamos sacar adelante con la paz”.

Rodrigo Granda: “Este es el momento histórico más importante de la vida republicana del país, cesa una confrontación fratricida de 53 años, y de todas maneras Colombia sigue siendo uno de los países más inequitativos, hemos logrado dejar las armas, tanto para el Estado colombiano como para las FARC, y al resto de los movimientos armados y al resto del país creemos que deben apoyar la paz. Paz A La Calle, entendimos desde el primer día que salieron a respaldar el Sí en los acuerdos, que es gente muy joven, muy dinámica y que se insertarán en la nueva Colombia”.

Así como la sociedad civil le exigió a las FARC que se acogieran y sacaran adelante el proceso de paz, así como los ciudadanos que nos movilizamos previo al plebiscito y posterior al 2 de octubre le exigimos a las partes que cumplieran con lo acordado y pactado, así como recibimos con satisfacción y entusiasmo la dejación de armas de las FARC, así mismo, en esta etapa de los acuerdos de paz debemos retomar el respaldo y el acompañamiento a este proceso, que no ha sido fácil, pero que traerá grandes frutos para el desarrollo y la estabilidad de nuestro país, así como evitará el derramamiento de sangre y la pérdida de vidas a causa del conflicto armado.

Hay algunos grupos de organizaciones sociales y de estudiantes de universidades que han visitado varias zonas veredales, es una labor muy importante, y como sociedad civil debemos respaldar y sumarnos a estas visitas, ya que no debemos descuidar a las 26 zonas veredales que hay en el territorio colombiano. No solo por el hecho de ir y ver que hay allí, sino también para hacer veeduría a dichas zonas, pues lo cierto es que están en unas condiciones bastante precarias, y la adecuación de las mismas pareciera que nunca se hubiese iniciado. Sería bueno evaluar la posibilidad de hacer brigadas para llevar insumos, ropa, materiales de educación, juguetes para los niños y elementos de salud, entre otros.

Hace más de 6 meses que está en proceso la amnistía y el indulto para los excombatientes, sin embargo el proceso ha avanzado muy lento, y por ello varios exguerrilleros de las FARC adelantan una huelga de hambre al interior de los centros carcelarios, y varios se han cosido la boca en protesta contra las demoras del Gobierno.

La paz completa es que haya una salida negociada del conflicto armado tanto con las insurgencias, como que el gobierno garantice la paz con justicia social, pues como bien lo explica el profesor experto en conflicto, Pedro Valenzuela: por paz se entiende no sólo la ausencia de la guerra sino la presencia de condiciones deseadas en términos de equidad y libertad. Es decir, si mañana se callan los fusiles en Colombia, esta sigue siendo una sociedad sin paz porque el 60% de los colombianos viven en la pobreza, porque seguimos siendo una sociedad bastante excluyente. La paz solo se consigue mermando las inequidades, abriendo los espacios políticos para todos los sectores, y progresando en el reconocimiento a la diversidad que caracteriza a nuestro país”. (Tomado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-848995)

Y esa paz que explica el profesor Valenzuela es la que más esquiva es, la paz con justicia social. El Estado debe esforzarse por llegar a todas las regiones del país y por garantizar unas condiciones de vida dignas, y un mínimo vital para la sociedad colombiana. En la paz completa caben todos, por ello no solo debemos apoyar el proceso de paz con las FARC, sino que también debemos apoyar el proceso de paz con el ELN, en el cual las partes estudian a través de una comisión el punto 5f; sobre acciones y dinámicas humanitarias; la posibilidad de pactar el cese al fuego bilateral y el cese de hostilidades.

¡La paz completa debe ser ahora!

-.
0
888
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El encuentro de Santos, Timochenko y Raúl Castro en La Habana

El encuentro de Santos, Timochenko y Raúl Castro en La Habana

Cadenas de oración por la vida de Herbin Hoyos

Cadenas de oración por la vida de Herbin Hoyos

De secuestradores a Padres de la Patria

De secuestradores a Padres de la Patria

Alfonso Cano, el ausente

Alfonso Cano, el ausente