La corrupción, única salida para los venezolanos

La reventa a mayores precios de los productos que subsidia el gobierno de Maduro es una de las prácticas para obtener ingresos de la gente de la frontera con Colombia.

Por:
noviembre 10, 2014
La corrupción, única salida para los venezolanos

Los comerciantes y contrabandistas de la frontera colombo-venezolana sostienen que la Guardia Nacional suele ser, en el ámbito de la corrupción, más organizada que la Policía Nacional de Colombia.

—Usted le paga a un mando de la Guardia una determinada cantidad por un contrabando de cualquier cosa y él le informa a todos los colegas que están en la ruta para que ninguno le haga un segundo cobro hasta llegar a la frontera –contó un funcionario de la Cámara de Comercio de Cúcuta.

—¿Y eso en qué forma supera la organización de la Policía Colombiana?

—Apenas un contrabandista ingresa a Colombia, los policías le aplican tarifas fijas en los puestos de control pero no garantizan que 300 metros adelante no haya otro retén recién instalado cobrando su propia mordida. Nadie sabe cuánto le va a costar cada día el tránsito por Colombia pero sí por Venezuela –concluyó.

La frontera terrestre de Colombia con Venezuela tiene una extensión de 2.219 kilómetros y es la más convulsionada de América después de la de Estados Unidos con México, de acuerdo con Naciones Unidas.­ El fragor comercial, lícito e ilícito, entre los dos países suramericanos­­ tiene su zona más caliente en la parte que divide al estado Táchira del departamento colombiano de Norte de Santander. En este sector, el puesto de paso principal está en el puente Simón Bolívar, entre las ciudades de Cúcuta y San Antonio.

La corrupción generalizada de las autoridades militares y de la policía de los dos países llega al punto de que los mandos bajos y medios pagan coimas fijas a sus superiores para poder mantenerse en las rentables plazas de “control” a las que han sido asignados y les permiten obtener utilidades muchas veces más altas que sus sueldos reglamentarios. De no ser así, no habría cómo explicar por qué la gasolina que entra a Colombia de contrabando desde Venezuela muchas veces logra llegar hasta 600 kilómetros adentro a mercados como Medellín y Bogotá en las estaciones de servicio.

Un litro de gasolina en Venezuela cuesta US$ 0.01 (el precio más barato del mundo) mientras en Colombia es de US$ 1.15. La diferencia permite que el contrabando hacia Colombia sea hoy día mejor negocio que el mismo tráfico de cocaína, que también fluye como agua hacia Venezuela en busca de puestos de embarque y rutas de distribución de las que, igualmente, se lucran las autoridades.

Llenar el tanque de gasolina de una camioneta de 70 litros cuesta en Colombia alrededor de $170.000. En Venezuela, en cambio, es de apenas $150,5 (un caramelo en cualquier tienda colombiana vale alrededor de $200).

Militares y policías de ambos países son los únicos encargados de impedir el contrabando de mercancías lícitas y el tráfico de productos ilícitos. No obstante, hacen parte de las redes de corrupción. Fuentes consultadas en San Cristóbal contaron que los Guardias Nacionales aplican una tarifa de 100 bolívares ($2.500) por cada bolsa de comida de contrabando que dejan pasar a Colombia.

El gobierno de Venezuela pareciera ignorar que el contrabando sale de su país como consecuencia de la corrupción, pues desde hace dos meses lo combate cerrando la frontera en las noches y, obviamente, el problema continúa. El viejo truco de vender el sofá para impedir que la esposa siga siendo infiel.

Un taxista explicó que el contrabando fluye a torrentes durante el día, y en las noches pasa por trochas abiertas entre las breñas fronterizas. Como regimientos de hormigas provistas de linternas de mano, millares de personas cargan los alijos sobre sus espaldas mientras los pasos fronterizos formales permanecen cerrados.

El taxista contó que no solamente transporta pasajeros desde Táchira hasta Cúcuta sino que aprovecha cada viaje para introducir gasolina a Colombia y regresa con el combustible estrictamente necesario para volver a llenar el tanque cuya capacidad fue agrandada artesanalmente.

Otro taxista aseguró que cuando los militares venezolanos no exigen mordida para dejar pasar la mercancía, es porque simplemente se la roban.

“Los militares hacen parte de la mafia y mantienen el negocio del contrabando”, puntualizó.

Una de las organizaciones más poderosas de la cocaína en Venezuela la conforman generales y es conocida como “El Cartel de los Soles”.

Foto 3

Venta de gasolina ilegal en Cúcuta

Hay quienes empiezan vendiendo gasolina con una moto. Invierten menos de $50 para llenar una cantina mediana, pasan a Colombia y regresan con $4.300. Esta operación la repiten varias veces al día y el negocio es tan rentable que da para sobornar Guardias Nacionales y policías en todas las áreas de control. Con una inversión tan baja, las ganancias, obviamente, superan las de la cocaína.

El presidente del Concejo de San Cristóbal, Eduardo Delgado, expuso que cada camión cargado con contrabando tiene asignada una tarifa para pasar dependiendo de si lleva alimentos, gasolina o materiales de construcción. Las tarifas se cobran en los puestos fijos de control, llamados alcabalas en Venezuela.

“Las cuotas se dividen entre los altos jerarcas gubernamentales que en su mayoría están relacionados con las fuerzas armadas. No es un secreto, es algo que funciona de manera abierta y ellos son los que realmente se están beneficiando de la política de controles y del deterioro de la economía venezolana”, aseguró.

Un camión atiborrado de alimentos paga $217.000 en cada uno de los siete puestos de control que hay entre San Cristóbal y la frontera. La tarifa para los camiones cargados de gasolina oscila entre $320.000 y $430.000.

De alguna manera la frontera también tiene ribetes de zarzuela: mientras dirigentes políticos oficialistas y burócratas se ufanan de las restricciones impuestas por el presidente Nicolás Maduro, al cruzar el último retén, en los primeros 30 metros dentro de Colombia ya se encuentran para la venta todos los productos subsidiados de la cesta básica venezolana, así como los botes de gasolina.

Como la gasolina venezolana es subsidiada, la inversión es mínima, comparada con los beneficios que deja su venta de contrabando en Colombia. Por ejemplo, un tracto-camión con 30 toneladas de gasolina se llena en la planta de PDVSA con $32.500, lo que valen seis cajetillas de cigarrillos. Con solo pasar la frontera y ser llevado a venderlo al interior de Colombia su precio sube a $47.250.000 La rentabilidad es del 10 mil por ciento, indicó Delgado.

Cabe aclarar que los precios varían dependiendo del valor del bolívar en Cúcuta, pero las ganancias siguen siendo exorbitantes.

Sin embargo, Delgado agregó que si el Estado venezolano le vendiera legalmente la gasolina a Colombia como estrategia de un intercambio comercial sano, podría generar cerca de 100 millones de dólares al año.

Un contrabandista de compotas que conversó con esta periodista, contó que con el paso de productos en la frontera en un día todos los Guardias Nacionales diseminados para “controlar” pueden ganar alrededor de 30 millones de pesos.

“Ya conozco a todos los policías y cuando paso por los puestos de control me hablan en clave para pasar mis cosas con tranquilidad”, aseguró.

En carro, a pie o en moto, la gente pasa por la frontera productos de todo tipo. Las ganancias se multiplican hasta 10 o 20 veces sobre valor del artículo. El negocio es de tal magnitud que una nueva forma de contrabando consiste en adherirse los artículos al cuerpo con el uso de fajas y así pasarlos sin ningún tipo de revisión.

El colapso económico y la disparidad cambiaria que hay entre Colombia y Venezuela reflejan la debilidad creciente del bolívar y de las políticas públicas que llevaron a la ruina al país de la “revolución bolivariana”, explicó Eduardo Delgado, presidente del Concejo de San Cristóbal, Táchira.

“La disparidad cambiaria es tan alta que la gente prefiere llevar cuatro vasos, dos champús, tres jabones y venderlos en Colombia, que trabajar normalmente dentro de los cánones establecidos en la economía venezolana”, aseveró Delgado.

IMG_4673

Las filas para echar gasolina en Venezuela son extensas y los conductores deben disponer de horas para esperar ser atendidos

Por su parte, Ómar Hernández, presidente del Consejo Legislativo del Táchira, imagina que son las casas de cambio de moneda de Cúcuta las que determinan el valor universal del bolívar en función del dólar callejero,  paralelo al que controla el Gobierno mediante precio ficticio impuesto por decreto.

Mientras tanto, Delgado reaccionó diciendo que en concordancia con la actual visión militarista venezolana, “no les queda otra cosa que inventarse que hay una guerra económica; que desde Colombia se impone el valor de la moneda cuando sabemos que eso no es cierto: el valor de la moneda lo determinan nuestras reservas internacionales”.

Delgado puso como ejemplo el fortalecimiento de la economía colombiana hace 20 años, cuando los venezolanos eran quienes iban a Cúcuta a comprar. En esa época la economía incentivó su desarrollo en la producción y hoy en día la moneda es fuerte, a diferencia de la venezolana.

“Hoy, los colombianos son vistos como contrabandistas, como enemigos, ‘bachaqueros’ [traficantes] que se llevan lo que tenemos, cuando deben ser vistos como nuestros grandes aliados, nuestros amigos comerciales que vienen a invertir en la zona de frontera”, agregó Delgado.

El presidente de Fedecámaras Táchira, Daniel Aguilar, se mostró en desacuerdo con el cierre de la frontera alegando que la solución no está en aumentar los controles y los cierres sino en incrementar la producción para que haya empleo y mayores ingresos.

“Usted no consigue repuestos, no consigue vehículos, no consigue materia prima y todo está paralizado; da pena que un país petrolero como el nuestro no tenga papel sanitario”, se lamentó.

En el país con las mayores reservas de petróleo del mundo se empezó a importar el crudo por primera vez desde Argelia. Además de tener una enorme deuda con el Fondo Internacional Chino, también escasea la gasolina, que debe importar desde Brasil y otros países por graves problemas en sus refinerías, indicador de que PDVSA (Petróleos de Venezuela) está en ruinas.

La industria automotriz también viene presentando serios problemas en Venezuela al punto que cayó en un 83 por ciento en lo que va corrido del año. Pocas agencias venden carros nuevos, razón por la que los vehículos usados cuestan más que los nuevos.

“No se encuentran repuestos de carros y si alguien tiene, los vende hasta diez veces más caros”, aseguró un taxista en el Táchira.

“Hace tres años no tenemos carros nuevos y si los hay tienes que pagar más de lo que valen. Por ejemplo, si te cuesta 300 mil bolívares, hay que darle a la persona que te lo venda 200 mil más”, indicó Erasmo Rosales, periodista.

La gasolina y el petróleo no es lo único que escasea. Es difícil conseguir gas doméstico. El cilindro grande de este combustible cuesta $4.300, pero si no hay, puede llegar a costar hasta $17.300.

El presidente del Concejo de San Cristóbal, concluyó que el Gobierno no ataca la causa de lo que generó la crisis económica, sino la consecuencia, que es el contrabando.

“El contrabando es la respuesta al fracaso económico, el gobierno debe atacar la causa del problema, que es la falta de capacidad que tenemos para producir y para importar”, aseguró.

Foto 5

¿Qué tan rentable es el contrabando? Comparativo de precios entre Venezuela y Colombia*

 

Producto Precio en San Cristóbal, Venezuela Precio en Bogotá, Colombia
Harina de trigo $400 $3000
Huevos (12 unidades) $1600 $4000
Leche 1 litro $800 $2000
Crema dental $250 $4500
Azúcar 1 kg $500 $2100
Arroz 1 kg $472 $3000
Café 200 gr $190 $4000
Aceite $630 $3500
Pasta 1 kg $420 $4500
Mantequilla $380 $4700

 

* Los precios pueden variar dependiendo de la marca y el establecimiento donde se compre el producto en Colombia.

Espere en la cuarta entrega de Venezuela en ruinas

La libertad escasea tanto como los alimentos y las medicinas

Junto con Cuba y Ecuador, Venezuela está a la cabeza de los países americanos en donde la libertad de expresión y de prensa propiamente dicha prácticamente no existe. Han sido cerrados canales de televisión, crecen en la web los controles de corte estalinista, arrestos arbitrarios, agresiones y persecuciones sistemáticas a periodistas. Algunos medios han cerrado por falta de insumos y las protestas públicas contra el gobierno no pueden ser transmitidas en directo. Los periodistas solamente se pueden referir a ellas entre las 11 de la noche y las 5 de la mañana.

Notas relacionadas:

En Venezuela es más fácil conseguir un revólver que una medicina
La guerra por la comida en Venezuela

Por @dianalzuleta

-.
0
4876
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La minería ¿finalmente es la salvación o la maldición para este país?

La minería ¿finalmente es la salvación o la maldición para este país?

Miguel Díaz-Canel sucede a Raúl Castro en el Partido Comunista de Cuba

Miguel Díaz-Canel sucede a Raúl Castro en el Partido Comunista de Cuba

Sigue la pelea entre Martin Santos y Vicky: dura pulla del hijo del expresidente a Semana

Sigue la pelea entre Martin Santos y Vicky: dura pulla del hijo del expresidente a Semana

Vicky Dávila, la piedra en el zapato de Juan Manuel Santos

Vicky Dávila, la piedra en el zapato de Juan Manuel Santos